El blog de Javier Fernández Jiménez

Microrrelatos en 3 Capítulos

Textos locos, sinuosos, extraños y aventureros surgidos de estados de Facebook

Poesía

Pues sí, también escribo algo de poesía...

Artículos de Opinión

A veces no está mal eso de reflexionar un poco y contar aquello que crees... ¿no?

#MalditaGuerra

Porque la guerra siempre es una equivocación

Una década en la prensa comarcal

Impulsando la Cultura de la Sierra Oeste de Madrid desde el Periódico A21

La Radio, un elemento de cambio

Trabajando desde la Radio para cambiar el mundo

La Noche del Cetrero

Disfruta de una gamberrada literaria con fantasía, sangre y criaturas monstruosas

La Gran Aventura de Sir Wilfredo

Adéntrate en Telluón y disfruta de una aventura de princesas y caballeros... diferente

El Solitario

El Oeste Americano puede resultar un lugar divertido... ¡y peligroso!

17 de julio de 2018

Seguirá mereciendo la pena


Gritar
emponzoñarse

desgarrarse en costuras infinitas
morir un punto
y sentir que sentir es tontería

y dejarse llevar
y lamentarse

desgarrarse en azules y borrones
ante el horror de lo certero
de la verdad sencilla y absoluta
de esa que mancilla y desconsuela
vivir entre tachones y recuadros
procurando hablar
y gritar y dolerte y saberte no escuchado

querer tachar el mundo
garabatearlo
y ver que se enturbia lentamente
pero sin variar el rumbo
que no cambia sino a peor

querer contarlo
y notar el aliento del que manda
del que estorba y desalienta

creerse inútil
baldío
escaso

Y, de repente, encontrarlo

ese verso
 ahí
   en esa línea
¡esa palabra justa que te encuentra
y te grita que la escribas!
Que te obliga a dejarla para siempre en tu cuaderno

Y, entonces
un día más
decir que ha valido la pena
que la vale
y que, a pesar de lo que digan
la seguirá valiendo siempre

Y, entonces
un día más

gritarte
seguir gritándote
que escribir, a pesar de lo que digan
del éxito o del fracaso

continuará valiendo la pena.

16 de julio de 2018

Escribir


Y seguir escribiendo
y luchando
y buscándote a ti mismo

Procurando hallar tu voz
tu palabra

tu mirada entre el bullicio

Aunque sigas sin descifrarte por completo
sin saberte
sin adivinar tu intransferible giro inesperado

Tus ideas
tu propia visión de los hechos

A pesar de que los otros
casi siempre
te sigan observando de reojo
continúen teniéndote entre aquellos
que viven para siempre en el delirio.

De paso por "Poesía en las Ondas", en compañía de Carlos Reviejo y Pilar Arias


Aprendiendo de los que saben

Lo de hacer radio te ofrece la oportunidad de conocer a personas increíbles y de poder coincidir con ellas en mil y una aventuras. Mi compañera y amiga Pilar Arias es la directora y presentadora de un programa de radio pequeñito pero lleno de creatividad, emoción y talento, "Poesía en las Ondas". Por allí han pasado poetas tremendos como Luis Alberto de Cuenca, Miguel Florirán, Miriam García, Rocío Ordóñez, Primitivo Oliva o Mariana Feride, por poner algunos ejemplos y, en un par de ocasiones, he tenido el lujo y el honor de ser invitado.



El programa que viví con Pilar hace meses fue una experiencia maravillosa, en esta ocasión he tenido la suerte de estar en compañía de unos de esos poetas enormes y humildes, vecinos y estrellas, maestros y, a pesar de todo, cercanos. Carlos Reviejo fue invitado a participar y recitar en el programa y yo, como un niño con zapatos nuevos, tuve la suerte de coincidir con él en los micrófonos, el espacio y el tiempo.

Gracias Pilar por hacerlo posible, gracias Carlos por ser tan grande, gracias Radio 21 por dar oportunidad a que existan espacios como este.

10 de junio de 2018

La Radio del SEI Nuestra Señora de la Concepción, todo un curso de radio escolar


Un proyecto que solo acaba de empezar

Hace dos Ferias del Libro de Navalcarnero conocí a José Agustín Vicente, director del colegio SEI Nuestra Señora de la Concepción. José Agustín me propuso un reto, hacer radio en su colegio. Como es lo que hago habitualmente no me asusté nada hasta que me dijo que su idea no era que me acercase un par de mañanas a su centro para hacer radio, no... su idea era algo más amplia y estable: hacer radio durante todo el curso escolar, con todos los niños y niñas del centro y con todas las clases de primaria.

Un director con ideas
un profesorado con ganas
un locutor bastante loco
y unos alumnos estupendos
¡eso es La Pizarra!

Ahí sí me asusté un poco, porque requería de un proyecto sostenible en el tiempo y que se fuese adaptando, casi día a día, a todos los alumnos de primaria que iban a pasar por los micrófonos... elaboré una primera idea, presupuesté lo que supondría económicamente comprar un pequeño equipo de radio para el colegio, buscamos un rincón adecuado para poder grabar cada semana, me reuní con José Agustín con mis ideas y... ya estamos a punto de terminar el primer y fabuloso primer curso de "La Pizarra del Nuestra Señora de la Concepción", un proyecto radiofónico, comunicación y educación que ha conseguido hacer pasar por sus micrófonos a decenas y decenas de niños de entre primero y sexto de primaria durante todo este curso escolar y
que, por el momento, tendrá continuidad en el curso que viene.

Durante todo este curso he ido amilanando los terrores de los profes, los nervios de los alumnos, las ganas de quedarse en silencio de los más asustadizos... y he ido descubriendo todo lo que puede ofrecer un solo colegio. Todas las aventuras, proyectos, trabajos, excursiones, vivencias, sonrisas, locuras y fiestas que constituyen la cotidianidad de un nutrido grupo de alumnos y de alumnas, desde la posibilidad de ganar un premio nacional en Medio Ambiente a la de participar en unos Juegos Olímpicos de su centro educativo.

El primer curso en el SEI 
ha sido todo un descubrimiento, 
lo mejor de todo es que todavía 
quedan muchas cosas 
por descubrir y disfrutar


Es impresionante lo que he podido descubrir en este curso de un solo colegio, lo que he aprendido con todos los que han pasado por los micrófonos, los amigos que he ido conociendo durante todos estos meses y lo que estoy disfrutando de una idea peregrina que se ha consolidado y parece ser un elemento que ha calado en los niños y en las niñas (muchos han dicho que la radio es su aventura favorita de este curso). Haciendo este programa de radio en el SEI Nuestra Señora de la Concepción me he llevado un par de pequeños disgustos, pero sobre todo, me he ganado un montón de buenos momentos. He conocido a gente excepcional, me he sorprendido con la mayoría de los alumnos, me he ganado un montón de abrazos y me he llevado un montón de miradas alegras y sonrisas.

Ahora estamos a cuatro programas de acabar el primer año de esta locura llevada a la realidad y ¿sabéis qué es lo mejor de todo? Que tengo la sensación de que va a ir a más, de que el curso que viene va a ser todavía más grande todo y de que me quedan muchas cosas por descubrir y disfrutar.


PD. Un proyecto como este no se podría llevar a cabo sin la locura de un director de centro, sin el trabajo diario (y de más, en muchas ocasiones) de todas las profes y todos los profes, sin la ayuda de los familiares de los peques y, por supuesto, sin las grandes y geniales voces, ocurrencias, esfuerzo y simpatía de los niños y de las niñas que se convierten en locutores de primera división cada vez que se ponen ante nuestros micrófonos de colores. Muchas gracias a todos por hacer posible un proyecto tan inusual, ocurrente y útil como este. GRACIAS.


13 de mayo de 2018

Uno de mis poemas en vídeo


Hace unos años tuve la suerte de que Libra M. (Dolors Sans) cogiese uno de mis poemas y lo recitase en voz alta, tenéis el vídeo en Youtube, pero me lo traigo por aquí, por si os apetece escucharlo. Ayer me preguntaban ¿pero también escribes poesía? Pues sí, a veces, aunque a lo mejor no es poesía lo que escribo, dejo correr la tinta azul a través de los versos... espero que os guste.

 

Estaré firmando en Fuenlabrada


Lo bueno de tener amigos por todas partes es que uno no deja de recorrer rincones, conocer lugares y disfrutar de espacios que en los que nunca habría pensado. Dentro de unos días arranca la XXXIII Feria del Libro de Fuenlabrada, de la que todo el mundo me ha hablado maravillas, pero que me suele coincidir con otras aventuras literarias, personales o laborales que no me dejan visitarla.

Bien, pues este año, gracias a Manuela Bravo y a la Librería Bravo ¡por fin! Voy a conocer una de las ferias más conocidas y reconocidas de la Comunidad de Madrid. Estaré por allí en la mañana del domingo 3 de junio, a partir de las 12.00 de la mañana.

Estaré con "La gran aventura de Sir Wilfredo", con "#MalditaGuerra" y con "La noche del cetrero", diversos géneros y diversos libros para cualquier tipo de lector.

Espero veros.

En la Feria del Libro de Tres Cantos...


El 12 de mayo tuve la suerte de ser invitado por la Librería Los Trigales de San Agustín a pasarme una tarde en su caseta situada en la Feria del Libro de Tres Cantos. Lo pasé fenomenal, vi a muchos amigos y conocí a unos libreros con muchos kilómetros a sus espaldas. 

Estuve por allí con La Noche del Cetrero, publicada por la editorial Leibros y tuve la suerte de coincidir con muchos amigos, en la foto me veis con Noelia Alegre y Adolfo Pascual, pero por allí estaban Ana Coto, Elena Martínez, Pedro Mañas... tuve la suerte de conocer a nuevos amigos, de charlar con algunos curiosos e incluso de firmar algún libro... el viernes que viene, 18 de mayo, volveré a estar por Tres Cantos, en esta ocasión para repetir con Menudo Castillo en su caseta de actividades. 

Aunque vaya con la radio, siempre llevo algún libro en el coche, así que... o, mejor aún, pedidlo a Los Trigales o a Serendipias y lo tendréis allí el fin de semana que viene.

Y en unos días estaré también en la XXXIII Feria del Libro de Fuenlabrada, gracias a la majérrima Manuela Bravo y a su estupenda Librería Bravo, será el domingo 3 de junio a partir de las 12.00 de la mañana, ¿nos vemos?

6 de mayo de 2018

Cambiar el mundo


Todos podemos cambiar el mundo, aunque pensemos lo contrario

Dicen que cada uno de nosotros tiene en sus manos el poder suficiente como para cambiar el mundo, quizá no seamos conscientes de ello o pensemos que hacerlo resultaría un imposible o una locura y sin embargo… hay quien se decide y se limita a hacerlo, sin más, sin pensarlo demasiado, sin buscar excusas, sin dejar de empujar para que su vida y la de sus alrededores sea cada día un poco mejor. 

El otro día tuve la suerte de ser testigo de primera línea de una de esas acciones que cambian el mundo de un plumazo, de un día para otro. Una de esas locuras que muchos miran sonriendo de soslayo o incluso con malhumor pero que, sin que uno apenas se dé cuenta de ello, habrán cambiado todo para siempre.

Cenicientos es un pueblo endeudado desde hace años, diversas gestiones y errores le han llevado a ser uno de los pueblos más terriblemente empeñados de toda España y a ser señalado con superioridad por otro montón de localidades y gestores. Un municipio tiene que funcionar todos los días y deber varios millones de euros no ayuda a que el día a día sea sencillo para sus regidores y vecinos… y, sin embargo, el pasado viernes 27 de abril inauguró su nuevo centro de lectura. En pleno pago de la deuda, en pleno proceso de búsqueda de nuevos modelos de inversión y de intentos de eliminar gastos y pagos… Cenicientos ha invertido en un nuevo centro de lectura y para mí esa es una hazaña difícil de igualar en Cultura y en Educación en la comarca.


Con esta inauguración el ayuntamiento de Cenicientos ha enviado un mensaje muy claro a sus vecinos, "nos tomamos muy en serio nuestra Cultura y nuestra Educación"

Cenicientos ha decidido cambiar el mundo, su mundo, y hacerlo de un modo valiente y decidido. No ha tenido que gastar demasiado dinero para ello, creo que la inversión no ha superado los 6.000 € y, sin embargo, estoy seguro, va a lograr un rendimiento espectacular, porque ha dejado un mensaje muy claro para todos los vecinos del municipio, “nos tomamos en serio vuestra Educación y la de vuestros hijos, creemos en la Cultura”, solo así es posible entender que en momentos de vacas flacas un ayuntamiento decida invertir en sus niños, en sus libros, en su Cultura. Que en pocos años haya pasado de ser un pueblo que no ofrecía noticias culturales de ningún tipo a ser uno de los focos de atención culturales de la comarca, de ser un municipio del que sus alumnos apenas salían a ser uno de los que más empeñados están en sacar a los chavales de su pueblo en actividades y salidas continuas, de ser una referencia en crisis económicas y gestiones discutibles a ser reconocido como un punto geográfico e histórico a tener en cuenta.

Y, por fin, después de mucho tiempo, Cenicientos tiene Centro de Lectura y si algo llevamos demostrando por aquí en los últimos años es la importancia que tienen estos rincones para los niños y niñas de cualquier municipio, en la importancia de las bibliotecas y centros culturales para el rendimiento económico, para el apoyo, para la realización cultural de sus vecinos… sí, amigos y amigas, con actos como este se puede cambiar el mundo y en Cenicientos han decidido dar un vuelco al suyo y lo están haciendo dando mensajes muy claros y definidos a sus niños con inversiones en Cultura y en Educación, con la imaginación como elemento principal y con el empeño de todo un municipio en ser cada día un foco noticiable por asuntos muy diferentes a deber un buen puñado de millones.




30 de abril de 2018

El Lobo con Botas...

Vencer a un ogro sin espada
batirse en un duelo con un fiero caballero
enamorar a una furiosa princesa
y jugar al ajedrez con los enanos herreros
capturar al más furioso dragón
y meter en la cárcel al gigante más tragón.

Estas y más aventuras
había tenido que vivir
el lobo feroz de los cuentos
para lograr conseguir
salir de su historia de siempre
y hacia otros continentes
poder enseguida partir.

Y lo consiguió con esfuerzo
y tesón y pasión y con mucho corazón
y aunque no os lo creáis
también con un buen cuaderno
donde iba escribiendo
todas las hazañas que iba consiguiendo.

Cuando el Rey leyó todo lo que había hecho
nombró al lobo Gran Hidalgo del Reino
y de premio le dio unas botas
capaces de saltar de uno a otro cuento
decían que eran de un gato
pero al lobo eso le importó un pimiento.

Y con sus botas calzadas
héroe de solteras y de mujeres casadas
el lobo se fue de un salto
a otros mundos imposibles
donde, infeliz, no sabía
todo lo que le esperaba…

29 de abril de 2018

Charlando con tres enormes escritores en Fundación Telefónica


Una tarde fantástica en compañía de tres grandes creadores

Hace unos día recibía una invitación... "¿te apetece presentar un encuentro con tres autores estupendos?" Claro, ni me lo pensé ni pedí más detalles ni me planteé que podría tener un poco de lío en el día del encuentro... me sentí muy halagado y muy orgulloso, me lancé a la piscina y terminé de rematar una quincena literaria brutal, que me ha zarandeado y hecho trabajar muchísimo, en la que me he metido varios cientos de kilómetros, nombres y locuras para el cuerpo, pero en la que he aprendido y disfrutado muchísimo, de verdad.

El encuentro fue en el Espacio Fundación Telefónica, el público todo el mundo (estábamos en streaming a través de la web) y los autores invitados... tres pesos pesados en esto de la Literatura Infantil y Juvenil (en la Literatura en general): Rosa Huertas, Alfredo Gómez Cerdá y Santiago García-Clairac, que acaban de publicar tres de esos libros que hay que leer sí o sí si te gusta la buena literatura: "Un balcón a la libertad", "El vértigo de los canallas" y "El Principito se fue a la guerra".

La invitación vino de parte del equipo de Loqueleo, que es la primera gran editorial que confía en mí (están bastante locos) para un evento como este. Sí, es cierto, ya me he llevado a unas cuantas editoriales de paseo por todas partes y muchos autores se han venido hasta la radio de parte de todos, pero esta es la primera que monta un evento grande y me llama para que lo presente yo... y, en fin... que gracias.

Si queréis saber qué pasó por allí os invito a entrar en este enlace y a ver el vídeo resultante, creo que lo vais a disfrutar bastante (si os gustan estos autores y os gusta la Literatura, claro).


6 de abril de 2018

Los niños de la Guerra


Sentado sobre el barro
frente a la frontera
      abrumado
perdido
solo
Abandonado
a su suerte por el mundo.

¿Qué puede hacer un niño ante una valla?
¿Qué ante una frontera?
¿Qué ante el desamparo de aquellos que lo tienen todo
y olvidan a quienes no lo tienen?

Perdido
     solo
    abandonado

Así estaba

sentado ante una barrera levantada por el miedo
y el egoísmo.

Bajo las estrellas.

Los sueños rotos, las esperanzas abandonadas en el mar…
los dientes de leche perdidos en el fondo de los botes.

¿Es que su sangre no valía?
¿Es que era menos niño que otros niños?
¿Es que no tenía una vida que vivir?

Un niño, solo un niño
luchando frente al llanto
después de una promesa de no llorar de nuevo.

Y, de repente, allí, junto a él

otro niño,

muy rubio, muy blanco, azul, casi luminoso

Un príncipe con 75 años de historia
(aunque eso él no lo sabía)

Pintaba un cordero en el suelo
con una ramita, en el barro, un cordero. Eso pintaba.

Dos niños que se encuentran en la noche
que cruzan sus miradas
que ven a otro niño a su lado

Y que hablan
como solo los niños saben hacerlo

sin mentiras, sin rencores
sin odios aprehendidos

Y una conversación se desata
y llegan las sonrisas

Zorros sin domesticar, planetas en paz
universos repletos de rosas sin espinas…

Y en el suelo
entre ambos
un sombrero de aviador
antiguo
de cuando el mundo era muy viejo
y sus guerras se libraban entre todos
cuando se luchaba por la libertad en alianza.

Cuando había quien buscaba un mundo sin espinas,
que los zorros fuesen libres
que los hombres fuesen capaces de encontrar elefantes
en lo más profundo de un sombrero.

Cuando un príncipe blanco, rubio, azul incluso…
podía jugar sin reparos con un niño moreno, muy oscuro
muy gris en su mundo de cenizas…

Dos niños
nada más

dos niños de la guerra
en busca
              de amor
                           de esperanza
                                                de sueños
                                                                de Paz.

29 de marzo de 2018

El fútbol, ese terrible enemigo de los libros


Es curioso este mundo, curioso y preocupante en muchos momentos. O, al menos, preocupante para mí, a veces incluso terrible. Fijaos, hace unos días saltaba la noticia, la Liga de Fútbol Profesional y el Ministerio de Cultura llegaban a un acuerdo, un acuerdo provechoso para el fomento de la lectura, para los libros y para todos los amantes de la Literatura, o eso pienso yo. La idea es sencilla y muy fácil de explicar: algunos jugadores de la Liga de Fútbol Profesional Española van a grabar una serie de vídeos en los que van a leer, sí, van a leer. Y no van a estar leyendo un periódico deportivo o una revista del corazón, qué va, van a leer párrafos de libros. Puede que incluso recomienden algún título y alaben un libro. 

Se me ocurre, igual que se les ha debido de ocurrir a las personas que han puesto esta idea en marcha, que la repercusión de los futbolistas puede ser muy útil para que más personas lean, porque estos jugadores son importantes, son iconos, modelos a seguir por muchos ciudadanos de cualquier ámbito social. Ha llegado la hora de que promocionen algo más que una vida disoluta, alguna marca que les patrocine o un coche impresionante con una cilindrada demasiado superior a la recomendable. Cobran mucho dinero de sus clubes deportivos, de los patrocinios y, a veces, incluso de nosotros cuando acuden a la Selección Española para representarnos por todo el mundo. Mucho. Y está muy bien que lo hagan, porque si lo cobran será porque lo generan. Porque nos convierten a todos en soñadores o en seleccionadores, porque hemos decidido montar una sociedad en la que ellos son unos privilegiados, gracias a todo lo que nos ofrecen partido tras partido, que no es poco. Por eso a mí no me molesta que cobren tanto, aunque cada uno de sus sueldos multiplique en mucho el que cobro yo en una década... o en varias. Los niños y los mayores, todo el mundo se fija mucho en lo que hacen, en cómo lo hacen, en qué dicen, en qué invierten su tiempo libre… ¡y hay muchas miles de personas que deciden imitar algunos de sus actos, maneras de ser o diversiones! Por eso me parece tan importante que hablen, además de hacerlo de muchas otras cosas, de libros, porque será muy fácil que alguien compre uno que ha leído o ha dicho leer su jugador favorito.

Pero eso no es lo que me preocupa, no… de hecho me parece muy bien que el Ministerio tire de cualquier recurso bien seleccionado para fomentar la lectura, porque estoy seguro de que se seleccionará muy bien qué jugador lleva un libro y qué libro lleva. Lo que me preocupa es la cantidad de rencor que me he encontrado con este asunto. De envidia o de rivalidad extrema o inventada. 

Muchos amantes de los libros han levantado la voz en contra de esta propuesta, ofendidos, según he entendido, porque para ellos todos los futbolistas profesionales son una panda de egoístas analfabetos que no saben ni lo que es un libro. Creo, en primer lugar, que es injusta esa generalización. Es probable que haya futbolistas analfabetos, futbolistas egoístas o incluso futbolistas a quienes los libros les importen más bien poco… o nada, pero ¿son todos así? Y aunque lo fuesen, ¿no serían un recurso igualmente estupendo? ¿Es que para hablar de libros hay que ser un erudito o de una pasta especial? Porque entonces sí que estaríamos haciendo un flaco favor a la Literatura, estaríamos afirmando que solo unos pocos privilegiados pueden leer o pueden hablar de libros o pueden recomendar aquellos títulos que, por unos motivos o por otros, les han cautivado.

Y no estoy hablando de prescripción, para eso hay grandísimos profesionales que se dedican a ello, pero en una aventura como esta cualquier ayuda es buena, ¿no os parece?

Me ha fastidiado ese odio de clase que me he encontrado contra los futbolistas por el mero hecho de serlo. Me sienta muy mal ese odio poco disimulado por un mundo entero, el mundo del fútbol y yo, que suelo ser más de aliados que de enemigos, además de un amante (cada vez menos pasional, también es cierto) del balompié, siento que tenemos demasiado terreno perdido que no sabemos ganar. O, lo que sería más preocupante, que no nos interesa ganar. Parece que preferimos estar acampados en nuestro propio campo, en nuestra propia cueva y todo lo que venga de fuera o nos parezca ajeno tiene que ser dañino por definición. Un ataque contra el exquisito mundo del libro…

Y me jode que esa distinción de clase, ese odio o ese rencor descarado venga de un mundo que se dice culto o que se cree culto… es de risa, ¿no os parece? La literatura habla de libertad, de mundos extraños, de vacíos interiores, de encuentros con desconocidos y provoca que nos sintamos en la piel de personas que son muy diferentes a nosotros. Todos los escritores y los lectores soñamos con hallar esa galaxia irreal, totalmente nueva y en la que todo es posible, que moldeamos a nuestro gusto o que hollamos con la curiosidad como punto de partida… y sin embargo, cuando se presenta la oportunidad de acercarnos a un mundo que parece lejano y desconocido… de tener nuevos aliados en el fomento de esos que amamos tanto… bueno, hay quien solo ve maldades y enemigos.

El fútbol no es enemigo de la literatura, los futbolistas no lo son. De hecho pueden ser unos aliados increíbles de los escritores y de los libros, ¿por qué entonces querer tenerlos alejados? ¿Por puro rencor? ¿Por qué ese menosprecio e incluso ese odio visceral? Por favor, seamos más inteligentes y menos rencorosos, abramos las puertas y dejemos que los “otros”, los que son tan, aparentemente diferentes, se conviertan en nosotros y nosotros, disfrutemos de su amistad y compañía. Será un buen gol en favor de la lectura.

21 de enero de 2018

Perdiendo el miedo


En algún rincón de París un niño se asomó a la ventana en plena noche. El sonido de un avión lo había despertado. El pequeño se asomó y sonrió. Ese día habían llegado rumores al orfanato que afirmaban que toda una división de soldados aliados y carros de combate se acercaban sin respuesta de los nazis.

Abrió la ventana con cuidado de no despertar a sus compañeros y se sentó en el cerco. Miró al cielo nocturno e imaginó que en aquel avión oculto bajo el manto de la noche viajaban un aviador y un niño que conversaban sobre zorros domesticados, rosas y corderos...

Aquella noche soñó con un pequeño planeta en mitad del universo y, por primera vez en mucho tiempo fue incapaz de tener miedo de los soldados alemanes.


Este microrrelato es un minúsculo homenaje a un libro que cambiará la vida y la manera de ver un libro de muchos niños y niñas en todo el mundo. Mi más sincera enhorabuena al autor que ha escrito un libro redondo. Muy bueno Santiago García Clairac, muy bueno. En unos días te quiero en la radio.

No os perdáis la lectura de "El Principito se fue a la guerra"

15 de enero de 2018

Una década de Cultura


Hace diez años que estamos por aquí y, sin duda, antes de la existencia de A21 había una producción cultural riquísima en todos y cada uno de nuestros municipios, aunque no estoy seguro de que fuese una Cultura que trascendiese nuestras fronteras o llegase más allá de a nuestros vecinos más cercanos. Un elemento tan fundamental en la vida de las personas como la Cultura, pero a la vez tan fácil de obviar o menospreciar por algunos estamentos sociales, precisa de la fuerza de los medios de comunicación para acumular toda la fuerza y proyección que necesita, para llegar tan lejos como se merece, para ser tan conocido como debe. A21 ha servido, entre otras muchas cosas, para que vecinos de diversas localidades conociesen la actividad del pueblo vecino, para que copiasen, en el mejor sentido de la palabra, lo que otros ya estaban haciendo, para que muchos hayan comprendido la fuerza social y económica que significa la Cultura cuando se trabaja con el respeto que necesita, para que, en la mayor parte de los casos, deje de ser una de las asignaturas pendientes de muchos de nuestros municipios o, por lo menos, que sea una “hermana menor” mucho mejor mirada y atendida.

Durante esta década que llevo al frente de la sección de Cultura de A21he conocido a personas y colectivos muy preocupados por la actividad cultural de sus municipios, he visto los intentos de trascender, de ir más allá de las personas a las que se llega habitualmente, de romper las barreras de la comunicación… personas y colectivos que se daban de bruces ante barreras infranqueables pero que, poco a poco, se han ido franqueando y disolviendo (aunque queda mucho por superar y por romper aún).

Las Asociaciones Culturales han sido las grandes impulsoras de la Cultura comarcal en estos diez años, amén de algunas de las Bibliotecas Municipales y Centros de Lectura. Los ayuntamientos y grandes instituciones, siendo muy importantes y necesarios para realizar cualquier actividad, se han apartado ligeramente del camino en favor de todas estos colectivos y fuertes personalidades, que han tomado las riendas y han tirado del carro siempre que ha sido necesario.

No me gustaría dejar a ninguna atrás, pero creo que la Asociación Cultural Las Palabras Escondidas Acción Poética Colmenar del Arroyo y la Asociación Cultural Teatro Sierra Oeste han sido las que más han llamado la atención en esta década, aunque también hay otras más pequeñas o que tuvieron mucha repercusión en el pasado y han ido perdiendo importancia mediática poco a poco. Hemos disfrutado del nacimiento de una nueva sociedad teatral que me parece importantísima gracias al colectivo La Solidaridad a Escena y de un movimiento novedoso y cada vez más conocido, como Alberche de las Artes. El folklore ha seguido siendo muy importante en nuestra comarca (especialmente en Cenicientos, San Martín de Valdeiglesias, Robledo de Chavela y Navas del Rey) y la historia y la arqueología han empezado a hacerse un hueco muy importante, gracias a los esfuerzos de Cadalso de los Vidrios, San Martín de Valdeiglesias, Cenicentos, Navas del Rey o Pelayos de la Presa. En cuanto a colectivos y centros culturales destacaría la Biblioteca Municipal de Chapinería, el Centro Cultural de Aldea del Fresno y la pequeña pero respondona de Fresnedillas de la Oliva. Y si hablamos de personas… sería imposible destacar a muchos por encima de otros, por lo que voy a mencionar, solo por hacerlo a media docena de creadores y agitadores culturales que han removido culturalmente nuestra comarca: Rocío Ordóñez, Concha Salazar, Andrés Ruiz, Luis Santos, Mónica Fraile y Rafael Rodríguez… aunque son muchísimas más las personas que podrían estar en este grupo de agitadores.

Nos falta mucho para ser un colectivo cultural potente de verdad. Lazos de unión, coordinación, medios que nos permitan recorrer toda la Comarca y mucha más atención de las instituciones públicas y los ayuntamientos, pero, para eso, tendremos nuevos agitadores, creadores y enamorados de la Cultura que, poco a poco, empiezan a tener nombre, repercusión y fuerza.

Tuvimos un par de intentos importantes para ser referentes culturales, patrocinados y protagonizados por Navas del Rey cuando, hace ya varios años, se puso en marcha una Feria del Libro Comarcal pero, a día de hoy, la gran mayoría de nuestros gobiernos locales han optado por, en casi todas las ocasiones, el individualismo y se trabaja como colectivo, sí, pero llevando los eventos a cada municipio, por separado, en vez de buscar lazos de unión. 

Ojalá dentro de diez años podamos todavía más de una actividad cultural que no para de crecer y mejorar año tras año. Será la mejor de las noticias.

Artículo publicado en A21 en la Edición Especial 10 años

17 de diciembre de 2017

Las Bibliotecas, cada día más vivas


Si pensamos en una biblioteca, lo primero que se les vendría a muchos a la cabeza es el siseo agudo y casi estruendoso de una bibliotecaria, apoltronada en una silla lo mejor engrasada posible, que no para de instar a todos sus usuarios a permanecer en silencio. Y sin embargo, las bibliotecas ya no son ese reducto cuasi monacal en el que hablar estaba terminantemente prohibido y en el que incluso había que tener mucho cuidado a la hora de pasar la página del libro que estabas leyendo para no molestar al que tenías cerca.

No es la primera vez ni, seguro, es la última que hablo de las bibliotecas del Siglo XXI, esas que se han convertido en mucho más que simples almacenes libreros, sino que son centros culturales repletos de actividad, rincones llenos de vida en los que, a veces, no pasa nada por levantar la voz o incluso en las que se hace necesario hacerlo. La Cultura, si es que alguna vez pareció que era así, ha dejado de ser únicamente para una minoría elitista y a la que parece molestar que se acerquen a ella personas dispuestas a disfrutar con lo que están haciendo y que no pretenden realizar sus actividades en la quietud ominosa de una atención desmedida, sino que prefieren compartir con el resto lo que saben, lo que viven, lo que quieren con una pretensión fundamental, que otros lleguen a amar, conocer y respetar lo mismo que ellos.

Hace unos días volví a escuchar una pregunta que ya me he encontrado en decenas de ocasiones, “¿para qué sirve una biblioteca?” Una pregunta que parece obvia y que casi no merecería respuesta, si todavía hay alguien a nuestro alrededor, alguien con un mínimo de cultura, que no sepa para qué hace falta disponer de este hogar de los libros y de tantas y tantas propuestas, es que necesitamos que se abran muchísimas bibliotecas más.


Si nos atenemos a la definición del diccionario, una biblioteca es, en su primera acepción, una “Institución cuya finalidad consiste en la adquisición, conservación, estudio y exposición de libros y documentos”. Pero una biblioteca hoy es mucho más que eso, especialmente en nuestros municipios donde, en la mayor parte de las ocasiones, contribuyen a cumplir las necesidades culturales que otras instituciones u otros organismos no terminan de ofrecer. Porque nuestras bibliotecas, al menos la mayor parte de las que tenemos a nuestro alrededor, son los centros culturales y de ocio a los que más asequiblemente se puede acceder desde cualquier edad y desde cualquier poder adquisitivo. Añadiría que, sin las bibliotecas, la Cultura, la Educación y las actividades de nuestros municipios serían mucho menos ricas y mucho más selectivas de lo que ya lo son en realidad. En un sistema social liberal, como este en el que vivimos, las bibliotecas democratizan el saber y permiten el acceso a espectáculos, actividades y propuestas culturales que una gran cantidad de vecinos de nuestros municipios no podrían disfrutar sin su presencia.


No me quiero olvidar de su utilidad como rincones de trabajo y de estudio. Muchos de los niños y niñas con menos recursos y con hogares más complicados a la hora de estudiar o de realizar las tareas diarias, consiguen todos los días terminar sus deberes gracias a las bibliotecas. También son auténticos canales de información, donde cualquier persona puede acceder a prensa diaria, tomar prestados libros, asistir a espectáculos, vivir actividades, usar internet… y todo ello gracias a los impuestos que pagan a diario, sin sobre costes ni repagos, como nos ocurre en otros asuntos que también pagamos entre todos, pero que solo disfrutan algunos, porque se lo pueden permitir.

Tenemos una gran fortuna de contar con las bibliotecas y con los centros de lectura en nuestros municipios, de tener la posibilidad de recibir en nuestros pueblos al bibliobús y de tener un lugar en el que poder acceder a la información y a los libros que muchos no podrían leer o conocer de no ser por estos centros que cada día están más vivos y en los que cada día hay más ruido, aunque, ¿sabéis? Bendito ruido el que provoca que nuestras bibliotecas no sean rincones vacíos y desprovistos de vida.
Todo municipio, por pequeño que sea, tiene que disponer de una biblioteca o de un centro de lectura. En nuestra comarca aún no es así, ojalá pronto podamos afirmar que se ha corregido este contratiempo cultural que parece imposible de admitir en pleno Siglo XXI.

Y ojalá que nuestras bibliotecas, cada día, sean rincones aún más bulliciosos y repletos. Será una grandísima noticia.


PD. Y, ojalá, tuviésemos en España algo siquiera parecido a la Biblioteca Internacional de la Juventud de Munich (el otro día tuve el inmenso honor de entrevistar a su directora y fue una gozada conocer este rincón del mundo tan especial un poco mejor).

4 de diciembre de 2017

Óscar Lamela me regala un artículo impresionante


Que digan estas cosas de uno... pues eso, que es una alegría

Yo no voy a escribir nada en esta entrada, solo quiero dar las gracias a Óscar por venir, por las fotos, por estar y por este artículo tan estupendo y que desprende tanto cariño.

Para leer PINCHA AQUÍ

Gracias Óscar.

Los niños y niñas de Chapinería hacen crecer la exposición #MalditaGuerra


Un proyecto cada día más grande

He cogido la costumbre de hacer que cada uno de los libros que escribo sea mucho más que un simple libro. Intento siempre buscar otra vuelta, hacer algo más y jugar siempre a motorizar ese punto educador que siempre tengo en casi todo lo que propongo con la literatura y la radio. Cuando publiqué #MalditaGuerra lo hice con un propósito, lanzar un grito en contra de la guerra y dejar ver lo que siento cuando pienso en este elemento tan horrible como fundamental en la historia de la humanidad, nada más que esa era la idea.

Pero hay proyectos que, casi sin querer, crecen y se convierten en elementos mucho más grandes y con una capacidad de crecimiento realmente extraordinaria. Ya pasó con "La gran aventura de Sir Wilfredo", que ha servido para que muchos niñas y niñas aprendan a ser héroes o pretendan al menos intentarlo. Una idea que nació poco a poco y que ha recorrido varios rincones de Madrid, Ávila y Toledo. Que ha llegado a colegios, bibliotecas, centros culturales, ayuntamientos... y que aún sigue haciendo que disfrute mucho de un libro con varios añadidos a su escritura.

Ahora con #MalditaGuerra y sin pretenderlo se está formando algo parecido, casi incluso más grande de lo que ocurre con Wilfredo. Y es que al proyecto de este libro se unió primero Samanta Aretino como fotógrafa y después se ha unido -una vez más y para mi suerte- Santiago García-Clairac, que ha realizado unas imágenes estupendas que encajan a la perfección con lo que se cuenta en este conjunt de historias. Unas ilustraciones que han convertido en libro en mucho más que un libro porque ya existe una exposición que circulará por muchos rincones, pero que, hasta fin de año, estará presente en la Biblioteca Municipal de Chapinería.

Y que va a crecer poco a poco, porque hemos pedido a visitantes y curiosos que escriban, dibujen, jueguen y nos cuenten qué les parece la guerra y la propia exposición.

La semana pasada tuvimos la suerte de recibir a niños y niñas de 5º y 6º de primaria del colegio Santo Ángel de la Guarda de Chapinería, nos escucharon, comentaron, debatieron... y consiguieron que este libro sea mucho más grande cada día. 

Gracias a todos los que lo hacéis posible.

Así, lo de escribir, sabe mucho mejor.


13 de noviembre de 2017

Ya puedes ayudar a completar la exposición #MalditaGuerra


Porque te necesitamos a ti

Cada día hay menos noticias en la prensa sobre la guerra o sobre el problema de todas esas personas que huyen de ella en todo el mundo. Las urgencias, los intereses y los problemas propios entierran toda la información que nos está faltando y que evita que luchemos con todas nuestras fuerzas frente a las batallas que se siguen sufriendo en todo el mundo. Quizá por eso nació #MalditaGuerra, un libro que reúne diversos textos sobre la Guerra y sus consecuencias. Quizá por ese se haya convertido en una exposición que requiere de tu ayuda y de tu trabajo para estar completa.

La Biblioteca Municipal de Chapinería acoge desde hace unos días #MalditaGuerra la exposición, un puñado de textos extraídos del libro, agigantados por unas magníficas ilustraciones realizadas por el escritor e ilustrador Santiago García-Clairac. Una muestra que requiere de todos sus visitantes para estar completa, porque pretende que todo el que la vea deje una imagen, un pensamiento, una reflexión sobre los conflictos bélicos y todos aquellos que los sufren.

Todas las Guerras están representadas y queremos que tú también lo estés. Visita la Biblioteca Municipal de Chapinería de manera totalmente gratuita, observa la exposición y completa con tus propias ideas.

¿Te apuntas?

11 de noviembre de 2017

Me entrevista la estupenda Amanda P. Gala




Con motivo del premio, he recibido un montón de felicitaciones, de llamadas, de comentarios de todo tipo... uno de los momentos más bonitos es el que viví en esta entrevista tan estupenda que me hizo una compañera de radio que nos va a dejar muy pronto a la altura de la suela de sus zapatos.

Gracias Amanda por una entrevista tan bonita.

A veces, qué difícil es acertar con las palabras...


Hace unos días tuve el honor de recibir el II Premio Divulgación Cultural, un galardón que entrega desde el curso pasado la Asociación Cultural Teatro Sierra Oeste, una de mis favoritas de todas las que conozco, porque trabajan incansablemente y se dejan la piel por ofrecer un programa de actividades que para sí quisieran algunos centros culturales institucionales y profundamente subvencionados, esta gente, además, como muchas otras personas que aman lo que hacen, se dejan su propio dinero en montar un proyecto rico y muy variado.

Han sido tantas las personas implicadas en que todo resultase una sorpresa, que no voy a mencionar a ninguna, para no dejar a nadie olvidado

Lo dicho, me quisieron homenajear con una sorpresa, convocaron a personas a las que quiero y respeto mucho, prepararon un acto de inauguración de su nueva sede cultural el torno al premio que me iban a entregar y consiguieron que la noche del sábado 4 de noviembre de 2017 se haya convertido ya en una de las más emocionantes y emocionables de toda mi vida (vale, sé que la palabra esta me la acabo de inventar, pero ahí se queda, porque resume lo que fue esa noche en general).

Y aquí vienen los problemas, porque cuando a uno lo premian no puede menos que merecer ese premio. Dicen que trabajo mucho y que estoy por muchas partes, desde el sábado voy a intentar estar en muchas más, porque creo que es lo que debo hacer para seguir siendo esa referencia que me han dicho muchos amigos que soy ahora mismo (y yo con estos pelos). El caso es que mi gran problema es el de encontrar las palabras adecuadas para agradecer el premio, ya no solo el premio, sino la implicación de todos los que lo sabían a mi alrededor y se lo han callado durante un montón de días para que la sorpresa llegase lo más de golpe posible. Nunca sé demasiado bien qué decir cuando alguien me ofrece un halago o me da una palmadita en la espalda (yo creo que para esto se inventó Facebook, para que te puedan decir lo alto, guapo y majo que eres y que nadie te vea sonrojarte o quedarte sin palaras).


Para alguien que se considera un poquito escritor y que usa las palabras todos los días para trabajar es muy jodido eso de quedarse sin palabras o el no encontrar las necesarias para expresar lo que quiere. También sería un grave problema el de olvidar a alguna de las personas que contribuyeron a que la entrega del premio fuese mucho más que eso. Porque sé que había muchos amigos, familiares, compañeros y cómplices entre los que repletamos la sala el día de la inauguración, pero también sé que había muchas personas que querrían haber estado y que no pudieron por diversos motivos. Para mí, unas y otras son igual de importantes, de verdad. Porque ellas me han convertido en quien soy ahora mismo, sin ellas, sin todas ellas, sería muy diferente.

Estar ligado a un momento tan especial para todo un colectivo como es la apertura de su nuevo centro cultural... bueno, es también un elemento muy importante para querer estar a la altura de un galardón como el que acabo de recibir.

Así que, solo me queda pronunciar muy alto y con un nudo en la garganta la única palabra que me salía del todo en estos días al pensar en el premio: GRACIAS.