26 de octubre de 2007

La sonrisa de Moisés

Dedicado a mi chiquitín.

Moisés siempre sonríe. Apenas hace tres meses que llegó a este mundo y aún no sabe lo que es sufrir más allá de tener hinchada la tripita a causa de los gases o de comer un poco fuera de hora. Moisés siempre sonríe. Y no hay un instante en el que me sienta más feliz, en el que mi corazón se sienta más dichoso que cuando su pequeña boquita se ensancha alegre, sus enormes ojitos castaños se entrecierran revoltosos y su garganta emite un pequeño gritito de satisfacción. Es entonces cuando su naricilla se arruga ligeramente y sus mofletes regordetes se inflan, es entonces cuando sus pupilas relucen más de lo común y todo su ser siente la felicidad extrema, es entonces cuando yo me siento el hombre más dichoso sobre la faz de la tierra.
Cuando le veo sonreír olvido cualquier pena o gloria, cualquier mal, propio o ajeno, olvido el mundo en el que estamos... pero son sólo unos segundos... cuando le veo sonreír, tan feliz e ignorante del lugar al que ha venido, pido a dios o a quien quiera escucharme que mi pequeño Moisés siga siendo tan feliz cuando los años hayan endurecido su piel suave, cuando sus ojos acumulen el saber del paso del tiempo, cuando su cuerpo haya sufrido los rigores del calor y el frío; cuando haya visto de cerca la tristeza y la congoja... espero que entonces continúe siendo capaz de reír con ganas, de sentirse, simplemente, feliz.
Moisés siempre sonríe.
Ahora es feliz, no hay ninguna duda, siente el amor que su padre y su madre le tienen, siente el cariño cercano de todos cuantos se le acercan, siente los mimos y arrumacos de sus semejantes... ojalá dentro de un tiempo siga sintiendo sólo eso de los hombres, amor.
Moisés siempre sonríe.
Y yo, sólo pido y espero que siempre siga sonriendo.

7 comentarios :

bled dijo...

Y Mey dijo que debo de sonreír...
Gracias por recordármela...

Javienci dijo...

Siempre hay que sonreír, incluso en los peores momentos.

Rafael Martín dijo...

Hola, Javier Fernández. Pasaba por aquí a ver si habías acabado de pasar la plancha.
Creo que tienes un fondo voluntarioso como escritor, pero vigila un poquito los diminutivos, el gusto por las muletillas adverbiales (-mente) y de las frases manidas y un tanto naif. Así es más probable que alguien quiera editarte. Eché un vistazo a tu novela en Lulu, y oye, tiene buena pinta, pero si en la primera página hay faltas de ortografía, y pones frasecitas del tipo "los tulipanes se abrían en miles de alegres colores" (o algo por el estilo...)pues bueno, ¿es un cuento ifantil?
Bueno, no hace falta que publiques este comentario. Sigue escribiendo, da igual lo que digan los demás, siempre están los amigos y la familia, hombre, que no analizan.

Javienci dijo...

Gracias por tu comentario y sí que voy a publicarla, siempre es bueno que critiquen positivamente tus escritos para mejorar, si me quedara en las cosas que me dice la familia o los amigos... en cuanto a la frasecilla de la primera página quiero decirte que están hablando los recuerdos de un niño y sin ser un cuento infantil si toma esa perspectiva, lo de las faltas es un problema que intento corregir cada día, pero...

Javienci dijo...

Por cierto Rafa, ¿puedo llamarte Rafa? ¿Cuál es la falta? Por favor dímelo para poder quitarla, gracias.

Anónimo dijo...

Estas hecho un padrazo!!!!!!!!!!!

Rudy Spillman dijo...

Hola Javier:

Sólo comentarte que de una cosa estos seguro:
cuando Moisés crezca y tenga uso de razón... lo primero que hará es estar orgulloso de su padre.