23 de octubre de 2007

Telluón

Hay ocasiones en las que se sabe que se tiene algo grande entre las manos. Esa sensación es la que sentí al ver el mapa que había garabateado durante mi clase de matemáticas hace ya diez años, desde entonces no he parado de añadir nuevos y fantásticos horizontes a ese mundo llamado Telluón del que tengo llena la cabeza.Puede que guste o puede que no, pero este es mi humilde homenaje a la mejor literatura, la que nos abre a mundos diversos y culturas extraordinarias, la de los dioses anónimos que son capaces de volar y viajar sin despegarse de su silla, para llevarnos con ellos hasta donde nuestra imaginación nos deje.

2 comentarios :

sr.stromboli dijo...

Pero qué gran prólogo, epílogo, interludio, prefacio, prepucio o lo que lo quieras llamar, xDDD...

Lo que sí que es cierto es que llevas toda la razón del mundo... quién te iba a decir que todas aquellas historias que te venían en medio de las clases del Instituto iban a crear uno de los mejores mundos fantásticos que conozco, y en el cual algún día terminaré por adentrarme finalmente, por supuesto, si tu imaginación te permite abrirme la puerta ;-)

PD: Si ciertas personas se preocuparan más por adentrarse en sus mundos con una pluma y no con un tanque, el mundo sería mejor, seguro.

Javienci dijo...

jo, qué profundo.