viernes, 23 de noviembre de 2007

El caso Guli


Cuando inicias la lectura de "El caso Guli", de Rodolfo Spillman, crees que te estás adentrando en la típica historia policiaca, pero a medida que te sumerges en la locura y desenfreno del asesino en el que crees estar metido al cabo de las páginas, ves que no es así. Apenas tienes aire para respirar y te encuentras acorralado, sin aliento, incapaz de detener la lectura aun cuando sabes que debes detenerte. Identificarse con un loco homicida (o no tan loco) es algo inusual, pero llega un punto en la novela en el que te alías con el psicópata para intentar escapar de la carcel del modo más sorprendente que recuerdo (otra cosa es si consigue escapar, eso lo dejo en el aire). Una locura a la que contribuye el aparente desorden estructural de la novela. Tengo un colega al que le gusta leer más que a mí y que suele ser el mayor crítico con todo lo que escribo. Para él , el primer comprador del libro en el Supermercado, eran necesarias una serie de separaciones entre algunos párrafos, separaciones que permitan al lector digerir lo que ha leído hasta ahora y ahondar más en la trama... para mí ese es el secreto de "El caso Guli", que nunca sabes dónde te encuentras, es un pozo sin fondo del que no ves las paredes hasta que te golpeas con ellas o cuando, sin previo aviso, acaba drásticamente, de golpe.

Una gran novela. Imprenscindible para los amantes de Lulú (que ya somos unos cuantos).


El caso Guli. Rodolfo Spillman.
En el margen izquierdo encontrarás el enlace al blog del autor.