12 de enero de 2008

¿Tú me habrías disparado?

Pongo aquí estos dos primeros párrafos del relato que me valió el primer premio de cuento de la Mancomunidad los Pinares, para abrir boca. A partir del viernes que viene podréis leer el resto de forma gratuita en lulu.com, pondré aquí el enlace.

En un pasillo de aspecto rancio y pasado de moda, de ambiente apolillado y luz apagada aguardaban, en silencio, varios hombres y mujeres. Era un lugar estrecho y carcomido que olía a viejo. Las paredes, repletas de desconchones y grietas, estaban empapeladas con pliegos de colores marchitos y figuras geométricas: aquí y allí colgaban cuadros con imágenes de guerras lejanas o retratos de jefes militares; también podían apreciarse, a lo lejos, un par de apliques de pared, cuya luz mortecina iluminaba tenuemente el corredor. El suelo era de una madera que hacía tiempo que no veía una capa de barniz o siquiera un buen fregado. La escayola del techo estaba descascarillada y amarillenta, en algunos puntos podían adivinarse los restos de alguna gotera seca. A los dos lados del pasillo se estiraban dos delgados bancos de madera crujiente y vieja, sojuzgados por los pacientes ocupantes del pasaje.
Sentado sobre uno de los bancos estaba Rufino, un antiguo soldado republicano sucio y desaliñado. Tenía el uniforme y la piel manchados de sangre reseca y hollín, de barro. Tras la capa de suciedad de su rostro podían apreciarse, si se dedicaba una mirada más exhaustiva, unos rasgos juveniles y apuestos, aunque, en su estado actual pocos habrían podido adivinar que estaban ante un hombre joven y guapo. Los ojos del miliciano miraban hacia el frente sin ningún tipo de sentimiento o brillo, sin esperanza. Nada le importaba, ni siquiera aquella tediosa espera, hacía mucho tiempo que había dejado de sentir cualquier cosa que no fuera ese insistente dolor de riñones instalado en su espalda, eso y la continua amargura de la espera. Llevaba tanto tiempo esperando que ya ni recordaba qué era lo que esperaba.

2 comentarios :

Yosu Rc! dijo...

Me gustan más las historias de Telluon que las de guerra. Te confieso que aún no leí tu novela estrella, pero este fragmentillo me parasitó el gusanillo en el cuerpo...

sr.stromboli dijo...

Pues si quieres te cuento yo, Yosu!!! xDDD

Este fragmentillo guarda todavía buenos momentos de lectura, así que esperálo ansioso jeje. Te diré que es puño españolismo en época de guerra civil, o un poco después... ;-)

Y por un módico precio te paso el relato entero xDDDDDD