14 de marzo de 2008

Invasión 2

¡Vaya ¡ El comandante viene acompañado del Poder en persona... ¿estoy sudando? ¿Por qué temo a ese hombre si yo soy la única solución a este nuevo conflicto al que nos enfrentamos? Debería mostrarme arrogante y confiado ante él, demostrarle que soy un hombre capaz de manejar cualquier problema, que soy útil... ¿para qué me engaño si sé que no voy a demostrarle eso? Si aún no he sido enviado a las Fábricas es porque tengo esta inverosímil situación bajo control, lo sé... ya soy viejo para ellos –tengo más de cuarenta años-, así que no me llevarán al nuevo hogar de los hombres, me dejarán aquí para que muera con todos los millones de personas que dejarán atrás. No hay tantas naves... a lo sumo podrán llevarse hasta allí a unos pocos miles... tampoco creo que les interese llevar más, incluso el Poder ha aprendido el gasto que supone la guerra, es más fácil manejar sólo a unos pocos... creo que perdió en ella a toda su familia... aunque no me lo imagino preocupándose por una nimiedad así cuando lo que él busca es el bien mundial... o por lo menos su bien mundial...
¿Qué nos pasó? ¿Cuándo dejamos de ser hombres y nos convertimos en asesinos? ¿En lobos? Alguien dijo una vez que el hombre es un lobo para los hombres... no podía estar más de acuerdo con quien lo dijera... y son hombres como el Poder, el Comandante y yo mismo los que hacemos válida esa cita.
Pobres Megas, ellos vinieron a la Tierra a ofrecernos su ayuda incondicional, su apoyo ante nuestra penurias... fue todo un acontecimiento saber que no estábamos solos en el universo, que había otros mundos habitados, que había nuevas tierras que socavar con nuestro incansable apetito... nunca lo reconocerá, pero sé que desde el primer momento la Nueva Gestapo estuvo espiando a los Megas. Nuestro sistema de espionaje es excepcional, tanto que ni siquiera estos seres superiores se percataron de ello, ni siquiera su inteligencia superior, su talento innato y su tecnología pudo frenar nuestras ansias de conquista. He leído algunos libros de arqueología... los hombres siempre nos hemos comportado así cuando encontramos un nuevo mundo. Lo hicieron los españoles con América o los ingleses con Oceanía... lo hicieron los europeos con África... conquistamos, matamos y destruimos, nos apropiamos de lo que queremos y después nos vamos como si no fuera con nosotros, somos así.