8 de marzo de 2008

Yo sí voy a votar ¿y tú?

Vale, ya sé que hace una semanas dije aquí mismo que no me gustaba la política y que no iba a hablar más de ella, pero en vista de la llegada inminente de las elecciones me reitero en mi elección de ir a votar pase lo que pase, máxime cuando unos cafres fascistas e idiotas como los de la ETA han irrumpido en campaña con la misma tenacidad de los idiotas, ésos que nunca se dan cuenta de que sobran de una fiesta o de una conversación. No tienen cabida aquí, así que, ¿por qué no se recluyen en una isla y nos dejan en paz a todos de una vez?
Bueno, que me ofusco -aunque no sea para menos- el caso es que mañana iré con Moisés a votar, para que se empape de esta Democracia que nos ampara -mal que les pese a los nostálgicos de otras cosas o a los que piensan más allá, en ideales imposibles-. Yo voy a votar y llevaré a mi hijo conmigo y si en el futuro tengo más hijos, también los llevaré conmigo a hacerlo. Porque espero y deseo que ellos siempre tengan el derecho y el deber de ir a votar, que no haya nadie que les diga nunca lo que tienen que hacer.