15 de mayo de 2008

Hasta las narices de ETA

Y ahora que sigan.

Sí, ahora que sigan campando impunemente por los pueblos y ciudades del País Vasco. Que sigan gobernando en muchos ayuntamientos y atemorizando a la gente para que voten lo que ellos decidan. Que sigan teniendo plazas y calles con su nombre, aunque no es de extrañar, pues aquello que quieren lo tienen y es de su propiedad. Que sigan extorsionando a empresarios para pagar sus crímenes, su trabajo diario de terror y muerte. Que sigan disponiendo de negocios propios para ellos solos, en los que, si entras por equivocación podrás salir escaldado. Que sigan. Sí, que sigan organizando en paz y cuando quieran sus actos y festejos, sus manifestaciones y sus conmemoraciones de atentados. Que sigan. Que sigan poniendo pancartas en sus balcones sin miedo a ser mancillados mientras mancillan los hogares y las vidas de todos los que no piensan como ellos. Que sigan llamando fascistas a los demócratas, colgando cabezas de caballos en los portales de los que los critican. Que sigan imponiendo su política hitleriana a los que ellos llaman “su” pueblo. Que sigan denunciando malos tratos cuando ellos no ponen reparos en poner bombas en lugares destinados a arrebatar la vida a niños inocentes. Que sigan. Que sigan entregando panfletos en las plazas mayores de las ciudades sin nadie que se lo impida. Que la gente continúe cogiendo esos papeles asesinos con temor y hagan como que los leen hasta llevarlos a su casa y, a la protección de sus muros, hagan con ellos lo que buenamente crean oportuno. Que sigan viviendo del cuento de la liberación de Euskalerría, algo que ni ellos mismos se creen ya…

Pero que alguien los detenga, mientras ellos no encuentren oposición seguirán haciendo lo que les venga en gana… sin embargo, en esta ocasión, estas palabras no van destinadas ni a políticos ni a jueces ni a policías. No, demasiadas veces hemos escuchado ya todo esto como para sorprendernos con algo novedoso. Demasiado dolor ajeno hemos sufrido como para que los últimos atentados nos duelan como deberían hacerlo. Ahora es rabia lo que sentimos, no dolor. Estas palabras van destinadas a las gentes de bien del País Vasco y de toda España. Todos los que viven por allá saben quiénes son, dónde están y qué hacen… ¿por qué no los detienen ellos mismos? ¿Por qué cada vez que dos jóvenes se ponen a repartir papeles a favor de ETA o de sus presos no se los arrancan de las manos o se los tiran a la cara? Estoy seguro que sólo es empezar, después ya veríamos quién tenía la razón, quién atemorizaba a quién… ¿por qué no arrancamos las placas que celebran los nombres de los asesinos en las plazas de Euskadi? ¿por qué no desbaratamos sus manifestaciones violentas? ¿Por qué…

Miedo, eso es lo que alegará la mayoría… otros dirán que se debe a que la Democracia terminará por derrotarlos… no, hasta que el pueblo vasco, el de verdad, no se plante en serio y se enfrente con estos desalmados, hasta entonces, no podrá hacerse nada.

3 comentarios :

Silvia dijo...

Aunque me duela decirlo,más de lo que me cuesta hacerlo...no creo que esto termine... Total...siendo todo lo fria que se puede ser en estas ocasiones, seamos francos... dentro de 3 días nadie recordará esto excepto la famlia, amigos y conocidos, el resto, seguiremos con nuestras vidas, como si nada, hasta la proxima vez. Entonces volveremosa escuchar la misma canción : políticos que salvarán el mundo, pactos antiterroristas que nunca llegarán,unión entre los partidos....MENTIRAS..en el fondo...no son más que mentiras.

Mi pregunta es ¿y qué?.. eso es lo que les diría a los sr.políticos...¿y qué?,si pasado mañana todo va a seguir igual, ¿y qué?, si mientras que no nos toque directamente no haremos nada... una manifestación...y qué??..si aunque se hagan miles, no servirán de nada.

Quienes tienen el poder de hacer algo, no lo hacen...ahora, más que ¿y qué?...sólo preguntaría...¿por qué?

Podría escribir no un blog...sino tantos como muertes lleva ETA a sus espaldas... pero seguiría repitiendo lo mismo ¿y qué?, si no creo que llegue a ver el final de esto...

Silvia dijo...

Aunque me duela decirlo,más de lo que me cuesta hacerlo...no creo que esto termine... Total...siendo todo lo fria que se puede ser en estas ocasiones, seamos francos... dentro de 3 días nadie recordará esto excepto la famlia, amigos y conocidos, el resto, seguiremos con nuestras vidas, como si nada, hasta la proxima vez. Entonces volveremosa escuchar la misma canción : políticos que salvarán el mundo, pactos antiterroristas que nunca llegarán,unión entre los partidos....MENTIRAS..en el fondo...no son más que mentiras.

Mi pregunta es ¿y qué?.. eso es lo que les diría a los sr.políticos...¿y qué?,si pasado mañana todo va a seguir igual, ¿y qué?, si mientras que no nos toque directamente no haremos nada... una manifestación...y qué??..si aunque se hagan miles, no servirán de nada.

Quienes tienen el poder de hacer algo, no lo hacen...ahora, más que ¿y qué?...sólo preguntaría...¿por qué?

Podría escribir no un blog...sino tantos como muertes lleva ETA a sus espaldas... pero seguiría repitiendo lo mismo ¿y qué?, si no creo que llegue a ver el final de esto...

Javienci dijo...

Pues lo peor de todo es que tienes razón, y cada vez nos duelen menos estos atentados, o nos sorprenden menos en las noticias, nos estamos acostumbrando demasiado a la muerte de los demás.