10 de mayo de 2008

Supongo que sí, soy un poco retorcido en mis ideas

No sé si a tí te pasa, pero a mí me ocurre bastante amenudo. Soy capaz de defender una idea hasta la ofuscación y el extremo durante unos minutos, para después darme cuenta o cambiar de idea de improviso y defender todo lo contrario con la misma pasión.
Cuando era algo más joven pensaba que era algo usual, porque lo veía bastantes veces en los amigos con los que conversaba, sin embargo ahora que soy algo mayor creo que no es nada habitual.
También me ocurrió por entonces que imaginé que carecía de unos principios básicos, por la misma razón, aunque ahora sé que hay cosas con las que no puedo transigir, por lo que creo que sí que tengo un par de ellos. Aunque no tienen por qué ser los correctos o los únicos, soy capaz de adquirir una idea como propia en un segundo y luchar por ella hasta la extenuación. pero también soy capaz de dejar de lado algo en lo que he estado metido hasta la médula, soy así de volátil, qué le vamos a hacer.
Me ha pasado en muchas ocasiones. A veces, cuando debatíamos en clase de ética, me entretenía cambiando de idea según habñaba para confundir a mis "adversarios" de discusión, tan pronto podía defender que todos somos iguales como que las mujeres eran algo más torpes que un hombre... de hecho, muchas veces defendí argumentos con los que no estaba de acuerdo por la propia acción de contemplar cómo era capaz de sostener unos argumentos con los que no coincidía (y para joder, que tampoco estaba de más a veces). Sí, siempre he sido un poco "coñón" y un tanto difuso en mis ideas.
A mí no me ocurriría como a esos patriotas de sus ideas que prefieren morir a pronunciar una frase cualquiera, siendo como soy del Real Madrid, sería capaz de besar el escudo del Barcelona con tal de librarme de una bronca, no sé si me entendéis.
Creo que por eso no pertenezco a ninguna facción política, porque tan pronto defiendo las privatizaciones y construcciones del PP como me ofusco pensando en las desigualdades de los obreros... va, mejor no lo pienso, que si no...