11 de junio de 2008

El Buscador de Colores 6

-No –se defendió la joven entre risas-, yo no podría hacer eso aunque quisiera, el Arco Iris es un ser vivo y sólo él decide cuando prestar sus colores y a quien hacerlo, en realidad los colores le pertenecen a él y a nadie más, pero decide regalarlos a los hombres, así el mundo es más hermoso, ¿no te parece?
-Entonces, ¿por qué se los ha llevado? –quiso saber Lik que no comprendía las razones para ese acto tan cruel.
-Porque cree que los hombres ya no se merecen poseer los colores –respondió la princesa apenada y con gesto triste.
-¿Y por qué no? –volvió a interrogar el niño.
-Porque están destrozando nuestro hogar –susurró ella y su voz se confundió con la ardiente brisa desértica aunque llegó tan nítida a los oídos del niño como si fuera expresada a voz en grito- matan a los animales y a otros hombres, hacen la guerra, contaminan los mares, el aire, queman nuestros bosques y selvas, mienten, obligan a los niños a hacer cosas que no quieren... los hombres han olvidado lo hermoso que es el mundo y por lo tanto el Arco Iris cree que ya no merecen vivir sino en blancos y negros, ya que su alma se ha tornado tan oscura como un pozo profundo.