26 de julio de 2008

Un poco de narrativa poética


¿No te has despertado nunca con la sensación de haber gritado su nombre en sueños? Sí, ese nombre que tienes totalmente vetado y además de tener aún impregnado el aroma de su piel en tus labios, de saber que, aunque está prohibida para ti, es la fruta que más ansías probar, de sentir aún el embrujo de sus ojos azotando tus pensamientos, zarandeando los cimientos de tu alma...

Y tu mente te dice que no debes, que no puedes siquiera pensar en ella... y sin embargo, tu corazón y tu sangre sólo anhelan el momento de sentirla cerca, de rozarla suavemente, de amarla. Y aunque te dices que no, sabes que los sueños son libres y que en ellos sólo podrás estar con ella y con nadie más.

¿No has soñado nunca con beber un almibar venenoso? ¿Un brebaje que puede llevarte a la muerte pero que sabes será más sabroso que cualquier néctar que hayas probado anteriormente? Todos los poros de tu piel, tu sangre, tu propia alma saben que será tu última cena, tu error más certero y tu final seguro... pero todo te indica que, tarde o temprano, acabarás rozando sus labios, besando su cuerpo, amando su rostro, soñando. Y, de no hacerlo, te arrepentirás de ello por siempre.

¿Nunca has soñado que volabas por los cielos? ¿Y que cuándo se lo quieres mostrar a los demás resulta totalmente inútil el intentarlo? Así es como se siente tu alma acomplejada, tu espíritu rebelde, aunque aún un tanto timorato.

Ahora, alúmbrate con sus iris ardientes que han quedado grabados en tus propias retinas eternamente, siente el tacto de su piel aunque nunca lo hayas sentido en realidad y siente remordimientos por el error que sabes que cometerías sólo con proponértelo o con que ella te lo propusiera. Hazlo aunque no lo hagas nunca, por que tú sabes que ya estás perdido, aunque nunca te llegues a perder.


Sí, está muy bien eso de escribiros sobre todo lo que me ocurre, pero ya tenía ganas de darle un poco a la prosa algo más elevada, sé que, como soy yo el que escribo, tampoco es que sea como para tirar cohetes, pero al menos es algo más especial que hablaros sobre mi fin de semana, espero que os guste. Un saludo.