12 de agosto de 2008

Dos de mis canciones favoritas

Resulta que la furgoneta nueva tiene también un kit de conectividad, un enchufe con USB para poder conectar un MP3, o un MP4, o un Ipod... cosas así, modernas. Y el otro día enganché el MP3 que me regaló Miriam hace ya... buf, ni me acuerdo, será que es viejo. El caso es que tenía por allí grabadas unas cancioncillas: la BSO del Señor de los Anillos (trilogía completa, que me escuché enterita, de pe a pa), así como algunas favoritas varias. Entre ellas las dos canciones que considero mis favoritas.

Grande y Libertad sin ira. La canción Grande me recuerda mucho a mí mismo (aunque ya lo hacía antes y sólo este año voy a llegar a 30), aunque pongo una pega, yo no me aburría en las clases de historia... bueno, en las de mi última profesora de historia sí, porque leía del libro y me enervaba los nervios, pues parecía que yo sabía más que ella. La canción me gusta mucho y me divierte mucho cantar a voces mientras la escucho (a solas y en la furgo).

La canción Libertad sin ira siempre consigue que me emocione, y eso que no viví en la época a la que se refiere, sin embargo la letra me hace estremecer y pensar en lo que sentirían las buenas gentes de entonces al escucharla...

Bueno, sé que mis gustos musicales no son demasiado finos para los músicos, pero qué se le va a hacer, es lo que me gusta.