18 de septiembre de 2008

De vuelta al curro y sin saber qué proyecto empezar

Siempre digo que soy muy vago y además que, si las ideas pudiesen ser trasferidas al papel tendría ya escritas más de cien novelas (la mayoría bodrios, claro). Mi imaginación es mucho más rápida que yo y me hace no ponerme a escribir por toda la tarea que veo en el horizonte... tengo ideas para escribir un libro de vampiros, otra más sobre nazis, la segunda parte de Wilfredo y la tercera de Galraím, una historia de aventuras medievales en el marco de Villa del Prado y comarca, otra sobre un niño que huye de África hacia la "tierra prometida"... demasiado y además tengo pendiente un cuento sobre un niño y un drágón... ¿Qué hacer ante semejante maraña de historias y fantasías varias? Pues hasta ahora, la verdad, he optado por no hacer nada. Pero vengo con las pilas puestas y eso significa que voy a tope. Además, me he marcado el objetivo de, por lo menos, acabar una de esas novelas antes de cumplir los 30 (hecho luctuoso-festivo que tendrá lugar el próximo 7 de noviembre del año de Nuestro Señor), así que... ya puedo correr.

El caso es que tengo muchas ganas de ponerme, pero luego me topo con el periódico, los blogs y demás, a lo que ahora tengo que sumar el elaborar el album de fotos de las primeras vacaciones de Moisés y su primera visita al Zoo (que quiero presentar como un cuento para niños, lo que lo hace algo más complicadillo..., veremos cómo salgo de esa).

De momento voy a escribir una noticia ahora mismo sobre el mejor deportista de toda la comarca en la que vivo, César Neira, campeón paralímpico y bronce en este mismo año... después... creo que voy a empezar por el cuento para ir cogiendo ritmo y, para dejar constancia aquí, el libro que voy a escribior es el de Irena, sí, el de los nazis (aunque pueda parecer a alguien más de lo mismo si lee el de Hans).

Ah, se me olvidaba, tengo por ahí empezado también un cuento para niños un poco más largo... a ver si me hago con los dos en estos meses. Un saludo.

Deseadme suerte, la voy a necesitar...

1 comentarios :

Yosu Rc! dijo...

A mí también se me llena de ideas la cabeza a veces. Y creyendo que todas merecen la pena.
Pero, en mi caso, las archivo y espero a que ellas mismas crezcan. Que tomen forma y sentido, que formen un argumento. Que demuestren en los próximos días, semanas o meses que merecen la pena. Si no, se olvidan sin más.