18 de octubre de 2008

La importancia de la Literatura Fantástica

El otro día os comenté que iba a empezar a comentar libros en un programa literario de radio, pues bien, ésto fue lo primero que dije en él. Ya seguiré con el cuento del dragón, es que, hasta que no tenga internet en casa y pueda escribir tranquilo en mi habitación...


Antes de empezar tengo que hacerte una confesión

Sí, una confesión, porque si empecé a escribir sobre el género fantástico, no fue sólo porque fuese el género que más me gustaba, sino por pura comodidad.

Lo mejor que tiene ser escritor o lector de literatura fantástica, es que nunca sabes con lo que te vas a encontrar más allá, de los límites de las esquinas de la página siguiente.

Como escritor, es muy cómodo serlo del género fantástico, mira, si te encuentras en un atolladero del que no sabes cómo salir, siempre puedes recurrir a la aparición de un dragón, capaz de desbaratar toda la acción en una frase, o al sortilegio sorprendente de un niño convertido en hechicero, que con dos palabras culminen el capítulo, o te lleven a otro lugar desde el que empezar casi desde cero, por poner un par de ejemplos. Si quieres escribir sobre un mundo fantástico sólo tienes que cumplir una norma, una única regla: dejar que tu imaginación vuele lo más alto y lo más libre posible.

Y en el caso del lector de literatura fantástica, tienes también varios privilegios respecto a otro tipo de lectores, entre ellos, que cada vez que abres un libro nuevo te encuentras en un mundo diferente, con personajes variopintos y con héroes imposibles, incluso aquellos libros de Fantasía que procuran ajustarse a los cánones del género todo lo posible son únicos. Ciudades, dioses, países, mundos, criaturas... todo es personal e intransferible en cada nuevo libro dedicado a ese extraño mundo llamado Fantasía.

Y habrá quien me diga que la Fantasía no es un género literario por sí mismo, que las primeras leyendas guardan un resquicio de imaginación desbordada en cada una de sus palabras, o que los mejores cuentos, e incluso las novelas más realistas, o redactadas como si lo fueran, tienen incluidas buenas dosis de inyecciones de eso que algunos osamos llamar Fantasía, con mayúsculas.

Es cierto, ahí tenemos el Drácula de Stoker o la mismísima Odisea de Homero, por poner dos títulos llamativos que ilustren mis palabras. Ambos libros, además de muchos otros clásicos de la literatura mundial, están totalmente cimentados sobre pilares fantásticos. Pero no es esa la Fantasía de la que hablo, yo estoy hablando de la de brujerías y espadas, la de caballeros y dragones… la Fantasía Épica que la llaman, que en los últimos años, además de estar en un momento excelente de crítica y público, han trascendido las fronteras de la literatura infantil y juvenil, llegando a lectores de todas las edades.

Sin duda, en los últimos años la Fantasía se ha adueñado de las estanterías de los lectores de todo el mundo, en especial de los más jóvenes, es verdad, gracias a libros pertenecientes a este género tan antaño denostado, los chavales se convierten en ávidos lectores y son capaces de levantar un segundo la mirada ojeriza de las pantallas de sus ordenadores o soltar los mandos de sus vídeo consolas para asomarse a la Escuela de Hechicería de Hogwarts o darse un paseo a lomos de un Huargo en la Tierra Media. La lista de títulos que arrasan en las librerías de todo el mundo es interminable. Tenemos al insuperable Tolkien con su Señor de los Anillos, llevado de manera magistral al cine por Peter Jackson o podemos regresar a la mágica aventura adolescente del magnate de los libreros, D. Harry Potter, sí, ya hay que llamarle don, en serio. Además de otros títulos como Eragon, la trilogía de Cornelia Funke, Mundo de Tinta, las locas aventuras de un demonio llamado Bartimeo o las Memorias de Hidum de una española subida al carro del éxito fantástico, nuestra pequeña Rowling, Laura Gallero.

Hay centenares de títulos que aún no conozco y varios más que ya he leído, de todos los que podamos hablaremos un poco en esta nueva sección de tu programa.

1 comentarios :

El taller de Maab dijo...

Ayudame a sustentar mi tesis sobre la importancia de la ilustración de relato fantástico en la plástica actual y tendrás una amiga para el resto de los días...ayudame obi wan kenobi...no eres mi última esperanza pero creo q en este momento eres uno de los más adecuados para hacerlo...si decides aceptar.