30 de octubre de 2008

Tercera intervención en El Bosque de las Palabras


Continuamos deambulando por los mundos de la Literatura Fantástica. Si en los primeros programas hablamos de La Historia Interminable de Michael Ende y de El Hobbit, del insuperable JRR Tolkien, la sucesión lógica sería hablar de otro famoso best seller internacional, otro clásico moderno del género, seguro que tus oyentes más avezados en esto de la Fantasía estarían esperando que hablara de libros como El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia, Harry Potter o alguno de la importante saga fantástica Dragonlance, grandes títulos todos ellos de la Fantasía internacional. Pero no, creo que para esta tercera intervención de este humilde experto en Fantasía, es bueno que colemos un título de la escritora española más exitosa en este género que tenemos, la jovencísima Laura Gallego, una creadora que tiene a sus espaldas un buen número de libros de literatura fantástica, traducidos a varios idiomas y una legión de seguidores, sobre todo en edad adolescente, una edad en la que es una misión casi imposible el captar un lector. Sí, es nuestra pequeña Rowling y vamos a aprovechar su éxito para colar uno de sus títulos entre los primeros de nuestra serie.

La verdad es que los libros más conocidos y exitosos de esta valenciana de 31 años son los que componen la trilogía de Las Memorias de Idhum, pero tengo que reconocer que aún no los he leído y mientras pueda hacerlo, procuraré recomendar sólo libros que yo mismo haya disfrutado. No sería un buen guía de viaje por cualquier reino fantástico si no conociera de primera mano los itinerarios a seguir ¿verdad? Claro, por eso vamos a hablar de una de las últimas novelas de esta escritora, una publicada el año pasado, La Emperatriz de los Etéreos, una bonita historia de amor oculta tras las aventuras de una chiquilla apegada a la realidad que tiene que partir en busca de un sueño.

Habrá quien piense que una novela de fantasía no puede ser una novela de amor, pero si miramos bien, en casi todas las novelas que conozco hay una historia de amor como fondo... y la novela fantástica no es una excepción. No me voy a poner aquí a enumerar a los amantes de la novela fantástica, pero bastará con decir que haberlos hailos y en una cantidad impresionante.


La emperatriz de los Etéreos

Bipa es una niña de las Cuevas, el lugar al que han sido relegados los pocos humanos que habitan en el mundo de la Emperatriz de los Etéreos, que vive en el Palacio Helado situado más allá de los Montes de Hielo y la Ciudad de Cristal, un lugar donde no existe el sufrimiento, ni el hambre, o el frío al que están tan acostumbrados los hombres de las Cuevas.

Preparad un buen abrigo de pieles, una bufanda, un gorro de lana y unos esquís, porque partimos hacia un mundo gélido, cubierto de hielo y nieve. Aquí, por suerte o por desgracia, no hay dragones de los que ocultarnos, pero sí que hay un mal que acecha a todo aquel que abandona las Cuevas, un mal volátil que ataca sólo a aquellos que desean algo más que una vida de pastoreo y duro trabajo en las cavernas, a aquellos capaces de soñar.

Aer es uno de esos extraños soñadores, y digo extraños porque vive en un mundo donde lo más importante es lo práctico, un mundo en el que no hay bosques o plantas, un mundo en el que sólo se puede sobrevivir. Aer y Bipa son totalmente opuestos, pues a la ensoñación de Aer se opone firmemente la voluntad férrea y la practicidad de Bipa.

Cuando Aer, un chico huérfano de padre, desaparece en busca del Palacio de la Empeatriz, Bipa sólo puede sentirse malhumorada con él por abandonar a su madre en el pueblo. Sin embargo el muchacho regresa con un obsequio para ella y el vínculo entre ambos queda trenzado, aunque a la muchacha no le haga demasiada gracia. Pero Aer vuelve a desaparecer, los deseosos de ver a la Emperatriz no pueden permanecer en las Cuevas mucho tiempo, el anhelo por verla es demasiado fuerte. Y la chica no tiene otra opción que ir a buscarlo.

Con una imaginación asombrosa que nos recuerda en muchos casos a la maestría creadora de Ende, de la que la escritora se confiesa lectora, Laura Gallego nos describe ese mundo helado que Bipa tendrá que atravesar en busca de su amigo perdido, para encontrarlo tendrá que evitar a multitud de seres extraños, cruzar ciudades imposibles y fronteras peligrosas y escapar de golems de toda clase y condición.

Ya os he dicho que en esta novela no hay dragones, pero eso no es inconveniente para que existan seres extraordinarios en cada página de este libro. Y nos viene muy bien para que os presente otro tipo de personaje fantástico muy importante. Los Golems, criaturas animadas a través de la magia en cuerpos de materia inerte. Aquí, en el libro que tenemos en las manos, los hay de hielo, de nieve, de cristal... incluso de esmeralda, pero en la bibliografía fantástica los podemos hallar de oro, de arena, de barro, de piedra... la lista es casi interminable. Los golems suelen ser guardianes protectores de objetos o personas, si un golem se fija en ti como un peligro, será muy difícil que seas capaz de escapar de él, por lento que sea, así que ten cuidado con las personas u objetos que pretendas tocar sin permiso y más si estás en un mundo fatástico.

A primera vista, los libros de esta escritora parecen estar destinados a chicas o a adolescentes, sin embargo, todo aquel al que le guste la literatura fantástica y lea uno de sus libros, se convertirá automáticamente en un asiduo lector y en un fiel seguidor de Laura Gallego. A mí me ocurrió con la Emperatriz de los Etéreos, me parecía un libro demasiado fácil de leer o con poca perspectiva al iniciarlo, pero una vez que te metes en la historia es imposible de abandonar a medias. Os recomiendo La emperatriz de los etéreos, no es el típico libro de batallas, viajes infinitos y héroes, pero guarda en su interior una buena parte de todo ello, narrado desde un punto de vista diferente, mucho más tierno que al que estamos acostumbrados, pero lleno también de esa emoción que nos trasmiten siempre las novelas de aventuras.

Y si os adentráis en este mundo de hielo y nieve, tened la precaución de no olvidar vuestra vida real y vuestras pertenencias y necesidades terrenales si no queréis acabar perteneciendo al pueblo de los etéreos, aunque a lo mejor a alguno de vosotros le gustaría pertenecer a ese pueblo... quién sabe, sólo con la lectura del libro podréis decidirlo.

Yo os dejo buscando a la Emperatriz y me voy a Solace, a comer unas patatas picantes de Otik al calor de un buen fuego en la taberna colgante El último hogar, se está fraguando una reunión que cambiará para siempre el destino de Krynn, y no quiero perdérmelo, os lo contaré la semana que viene.

¿Queréis escuchar la reseña? Pincha aquí

3 comentarios :

Manuel L. Rodrigues dijo...

Interesantísimo blog!!

Es la primera vez que entro aquí y me he quedado encantado. Espero no sea la última. También he escuchado un trozo del programa de rádio.

Un saludo e a seguir adelante

Javi dijo...

Muchas gracias por tus palabras Manuel, seguro que podremos leernos en más de una ocasión (aunque para mí sea algo más difícil entender el galego que para ti el castellano). Un saludo y mil gracias.

FRANCISCO LEGAZ dijo...

Animo a todos los devoradores de blogs y de libros, a leer a Javier Fernandez. Y ahora también a escucharle. Yo creo que estamos descubriendo a alguien qe encierra dentro un pequeño secreto, y es que tiene algo que contar. Y seguro que ese algo es mucho, como se puede comprobar en sus libros, ya publicados.
gracias Javier