#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

21 de agosto de 2008

Necesito vacaciones ya!!!!

Sí, a día 21 de agosto de 2008, confirmo que me hacen falta urgentemente unas vacaciones, estoy hasta la coronilla de tanto curro, aunque, mirándolo bien, es mejor tener mucho curro que nada ¿no? Bueno, el caso es que este año, con el periódico, el reparto, las compras para el Super, los cuentos, los libros que tengo empezados (y sin vistas de terminar), la preparación del programa de radio, Moisés, Miriam, el fútbol, los entrenamientos de los niños y los 9 blogs, creo que me he ganado una semanita larga de vacaciones.

Me voy a pirar a Galicia, a tomar un poco de aire fresco y a recorrer una vez más todos esos lugares que conocí de niño y se grabaron en mi memoria: el Monte de Santa Tecla (que cambió de nombre hace unos años), Tuy, la Guardia, Bayona, Vigo, la playa de Samil, el Mercado de Piedra, Santiago de Compostela... en fin, las Rías Bajas en general.

Me piraré el 7 de septiembre, así que aún me quedan unos días de infarto... pero ya va quedando menos para ver otra vez el mar... el océano en este caso, el enorme y vasto océano.

19 de agosto de 2008

Yo gané a Rafa Nadal

Diario de un repartidor de pan

Me gustaría comenzar este comentario diciendo que sí, que gané a Rafa Nadal en alguno de esos partidos que tuvo que jugar antes de ser este joven sorprendente capaz de asombrar al mundo con su juego, su coraje y su pasión por la victoria. Me gustaría ser uno de esos pocos elegidos en todo el mundo que pudiesen contar a sus nietos que, una vez, en una pista perdida de Mallorca o de España, o de Europa, o de el Mundo, derrotó a Rafael Nadal en un partido de tenis. Pero sólo he jugado al tenis un par de veces en mi vida y no creo que ganara a este chico ni en un partido de fútbol en la Play Station, mi espíritu competitivo no es tan luchador como para pretender guerrear contra un coloso semejante. Sin embargo, el otro día, mientras repartía, comenzó el partido de tenis en el que el bueno de Rafa se jugaba ser el primer Oro Olímpico español en tenis de la historia y, mientras repartía auguré que el partido acabaría antes de que yo repartiera mi última barra de pan del día... pues bien, no fue así, acabé antes que él y pude disfrutar en la televisión del Super de su último punto, ése que le alzó, un poco más si cabe, en el podio histórico del deporte nacional español.

He comentado muchas veces que este chico es un monstruo dentro y fuera de las pistas, es una sensación que compartimos mucha gente que no le conocemos en persona y que creo no llegaremos a conocerle nunca, pero es un presentimiento que deja entrever con cada nueva victoria, con cada nueva entrevista, trofeo o partido, con cada gesto. Definitivamente ya tengo un modelo con el que enseñar a Moisés cómo se debe ser en la vida. Y creo que mucha gente piensa exactamente igual que yo. Sí, cada uno tiene que ser como es y como la vida le depare, pero con modelos como Rafael Nadal, se hace más fácil ser un buen tipo el día de mañana.

13 de agosto de 2008

Mira cómo escribo

No sé si os he contado en alguna ocasión cómo escribo en los blogs y eso. El caso es que estoy escribiendo en el ordenador del Supermercado y de vez en cuando tengo que dejar el teclado para atender a la gente (de ahí que, de vez en cuando, me pierda o pierda el hilo o deje alguna entrada menos completa de lo que debería). Tiene que tener algún mérito escribir así, pero a mí me gustaría estar sentado ante un ordenador, solo, en mi despacho, con un par o tres de horas libres al día y dedicarme en cuerpo y alma a escribir... seguro que así trazaría mejor mis frases, seguro.

12 de agosto de 2008

Dos de mis canciones favoritas

Resulta que la furgoneta nueva tiene también un kit de conectividad, un enchufe con USB para poder conectar un MP3, o un MP4, o un Ipod... cosas así, modernas. Y el otro día enganché el MP3 que me regaló Miriam hace ya... buf, ni me acuerdo, será que es viejo. El caso es que tenía por allí grabadas unas cancioncillas: la BSO del Señor de los Anillos (trilogía completa, que me escuché enterita, de pe a pa), así como algunas favoritas varias. Entre ellas las dos canciones que considero mis favoritas.

Grande y Libertad sin ira. La canción Grande me recuerda mucho a mí mismo (aunque ya lo hacía antes y sólo este año voy a llegar a 30), aunque pongo una pega, yo no me aburría en las clases de historia... bueno, en las de mi última profesora de historia sí, porque leía del libro y me enervaba los nervios, pues parecía que yo sabía más que ella. La canción me gusta mucho y me divierte mucho cantar a voces mientras la escucho (a solas y en la furgo).

La canción Libertad sin ira siempre consigue que me emocione, y eso que no viví en la época a la que se refiere, sin embargo la letra me hace estremecer y pensar en lo que sentirían las buenas gentes de entonces al escucharla...

Bueno, sé que mis gustos musicales no son demasiado finos para los músicos, pero qué se le va a hacer, es lo que me gusta.

11 de agosto de 2008

Qué pronto se acostumbra uno a lo nuevo


Resulta que hace 1200 kilómetros que tengo una furgoneta nueva, una último modelo, con aire acondicionado, elevalunas eléctrico y cosas semejantes. El caso es que, cuando la conduje por primera vez pensé en lo difícil que me resultaría adaptarme a ella, pues es más grande que la que conducía antes; también me lamenté de lo poco que me entraría en la nueva guantera, que antes tenía repleta de todo; y de lo mucho que me iba a costar aparcar este trasto tan grande y poderoso.

Pues, después de dos semanas con ella, resulta que voy más chulo que un ocho, me he adaptado de maravilla, la aparco como nadie y en la guantera sólo llevo lo indispensable, por lo que no se me llena de tonterías.

Hoy he tenido que coger la furgo vieja para llevar unos andamios a un chalet y al pisar a fondo el acelerador para salir en primera me he dado cuenta de lo vieja que era y de lo chungo que lo pasaría si tuviera que repartir ahora con ella. Creo que todo se hace viejo en cuanto uno piensa que lo es, incluso las personas comienzan a hacerse viejas cuando todos las ven como trastos viejos a los que hay que apartar para comenzar a rellenar sus vidas con otras nuevas y con más detalles de serie.

Diario de un repartidor de pan


No sé si lo habré dejado escrito por aquí, pero soy un tipo de lo más inconstante y vago, fijaos que empecé este diario para tener una excusa y tener la obligación de escribir algo todos los días... pues podéis ver cuánto tiempo llevo sin escribir nada nuevo... pero es que yo soy así y no lo puedo remediar así que... seguro que el día de mañana, espero que dentro de, por lo menos, ochenta años, en mi lecho de muerte, seguiré diciéndome: "mañana haré esto sin falta" y me quejaré al saber todas las cosas que dejé por hacer por pura vagancia.