8 de enero de 2009

Ni una semana


Pues eso que os digo, que como ya indicó el amigo Cohen (Dani para los colegas) en un comentario escrito en mi anterior entrada, ya he faltado a mi promesa para este 2009 en varias ocasiones. El asunto era muy sencillo, sólo se trataba de escribir algo diariamente por aquí (en mi fuero interno pensaba escribir algo literario, no sé, acabar el cuento que empecé, seguir alguno de los libros que tengo pendientes... lo que fuera). Pero no y esta es la segunda vez que escribo en 9 días...

Pero es que he estado ocupado (no demasiado, esta vez no me puedo quejar). Como llevo ya tres semanas sin salir en el Bosque de las Palabras, tengo preparado el programa desde el año pasado y claro, uno se hace vago y no le da por escribir demasiado. El tema del periódico está en espera de una reunión de "personal" que hay esta misma tarde para cogerlo con más fuerza y más ganas; y el programa de Radio que hacemos Jose y yo tampoco se ha emitido durante las fiestas, así que... hasta el jueves que viene no podréis escuchar nuestras locuciones radiofónicas en torno a la literatura, los libros y los escritores.

Pero buen, he decidido que estaba bien eso de venir a saludaros un rato y a deciros que todo está a la espera de recibir un fuerte impulso por parte de la única persona que me puede impulsar de verdad a hacer las cosas. ¿Sabéis quién? Pues sí, ese mismo, yo.

Así que, a ver si me acabo el truño que me estoy leyendo para empezar el año (la verdad, lo siento por Jane Austen, pero Orgullo y prejuicio es un coñazo...) y me pongo a ello, que al final no voy a aprovechar el tiempo y se me va a fugar el tiempo en contaros lo vago y lo dejado que soy...

Hala, hasta la próxima.

Por cierto, como habéis sido muy buenos, os voy a dejar por aquí la poesía con la que gané el concurso de la Mancomunidad los Pinares, hala. A partir de mañana la podréis leer en estas mismas entradas.

Chao.

PD. Estas navidades sí que sí, tres quilitos que me he metido pal cuerpo (y no precísamente de euros, no).