2 de enero de 2009

Un año perdido en las Cook


Bueno, ya sé que me he enrollado demasiado, pero es que tengo tantas cosas que decir...

Feliz año nuevo a todos (y espero que alguien pueda hacer valer en este 2009 ese apelativo que suele acompañar siempre al año nuevo, eso del próspero… aunque creo que este 2009 tendrá de todo menos prosperidad… en fin).

Llevaba varios días con esta entrada en la cabeza, de hecho, quería haberla colgado (y escrito) antes de fin de año. No sé, el día 30 o 31. También pensé en hacerla después de las uvas, en la confortabilidad del salón de mi casa después del huracán de la cena (que no logró devastar completamente mi nevera), incluso me planteé escribirla ayer tranquilamente, en el día de año nuevo, para cumplir con uno de mis propósitos de 2009 (sí, tengo “un” propósito de año nuevo, que seguramente dejaré de cumplir en una o dos semanas, si llego. De momento empecé faltando a mi promesa el primer día del año, porque no escribí nada).

Pues eso, que he decidido escribir todos los días del año, aunque sólo sea una frase o un párrafo. Algo. Como podéis apreciar sólo con mirar la fecha de esto que escribo, ya he faltado a la promesa el primer día, así que…
Bueno, voy al grano, que me enrollo. Sólo le he pedido una cosa a este año que empieza. Virgencita, virgencita, que me quede como estoy. Sí, porque me parece que va a ser un año chungo y si logro pasarlo como 2008, ya iremos muy bien apañados.

El año 2008 ha sido genial para mí. No sólo he logrado superar un año más de matrimonio (lo que en los tiempos que corren ya es todo un logro), sino que además hemos celebrado el primer año de Moisés, sus segundas navidades… y se ha cumplido una de mis peticiones del año pasado, que mi hijo siga sonriendo casi siempre. Bueno, ahora está un poquito llorón porque está con anginas el pobre, pero incluso con 38,5 de fiebre el tío sabe sonreír y gastarte una de sus bromas (tengo un genio, como no se estropee va a ser la bomba el niño este, ya lo veréis, con menos de un año y medio ya es capaz de vacilar a su padre cuanto quiere y de hacer bromas y todo, ¡qué tío!).
También ha sido un año de explosión creativa.

Sí, ya sé que no he escrito ningún libro nuevo (aunque tengo seis o siete empezados), tampoco he escrito demasiados cuentos (aunque he hecho alguno) y que no me he prodigado demasiado literariamente hablando, pero es que no doy más de sí (a lo mejor sí, tendré que probar). Os cuento, porque hay tela que cortar.
En primer lugar ya he cumplido un año como redactor jefe de deportes de Almenara 21 y espero que siga muchos más, porque es una experiencia genial (aunque mi curro en el Super no me deje desarrollar mi labor periodística como Dios manda, porque no puedo ir ni a la mitad de los sitios que debería).

También, gracias a mi premiado amigo Francisco Legaz (su programa de radio ha sido galardonado con el premio al mejor programa cultural radiofónico de la Comunidad de Madrid, enhorabuena Francisco); lo que os decía, gracias a Francisco no sólo fui entrevistado en Radio Morata (y en la radio por primera vez en mi vida, una experiencia genial que os recomiendo a todos los que tengáis algo que decir), sino que además tengo mi propia sección en El bosque de las palabras (el programa premiado) sobre literatura fantástica, ¿qué más le puedo pedir a Francisco? Así que también salgo en la radio como “experto” literario (jejeje).


Pero es que además, gracias a Francisco me entró el gusanillo de hacer radio yo también y tras muchos dimes y diretes hace unos dos meses salió “on air” Castillos en el Aire, el programa de libros y escritores de Radio 21 (la radio de la Sierra Oeste de Madrid), emitido desde los estudios de Pelayos de la Presa.

Más que un programa, de momento es una sección del programa matinal de Radio 21, aunque espero que crezcamos tarde o temprano (porque si queremos quitarle el premio a Francisco en 2009, tenemos que crecer más…). Lo mejor del programa es que lo hago con Jose Luis y nos lo pasamos pipa haciéndolo (y nos sirve de excusa para irnos de pingo a Madrid, visitar librerías, conocer escritores, vamos, una pasada. En el proyecto también está incluida Silvia (mi cuñada, que ha sido elegida a dedo), pero de momento está en la reserva (es nuestra arma secreta).

Castillos en el aire también crece a través de Internet (esto de la Red es la leche). Ya tenemos un blog del programa (donde colgamos otras cosas que grabamos a nuestro aire, saludos, poesía, vídeos, de todo), una red social propia (tipo Facebook) y un montón de amigos de todo el mundo, ¿no es genial?


Sigo con los niños del fútbol sala, aunque creo que, o cambia la cosa, o este año va a ser el último de la escuela y del equipo del AD Encinar del Alberche, ya veremos, porque es un asunto espinoso y difícil.

También me he liado hasta el infinito con esto de los blogs. Ya rondaba por mi cabeza el hacer una web o algo así para mis cosas, pero lo de las bitácoras me ha enganchado (y de qué forma). Todas esas horas invertidas en la red son las que han hecho que no haya escrito tanto como acostumbro. Yo me pongo la excusa de que son para “hacer muñeca”, vamos coger más práctica a la hora de escribir (que puede ser), pero es que me tienen tan cautivado que no sé si algún día podré “desengancharme” de la droga del silicio. Empecé con este blog (No me cuentes más cuentos), para mis cosas y demás.

Después creé el blog de Ediciones JF2005, mi editorial ficticia, que en breve publicará el segundo volumen de Cuentos para leer debajo de una encina (un concurso que este año contó con el respaldo de Almenara 21 y Radio 21 y creció un 200%, teniendo participación de toda la Sierra Oeste y de allende sus fronteras), este año además el libro de cuentos tendrá beneficios que irán destinados a una ONG (creo). Después me propuse hacer un blog sobre el equipo de fútbol (¿por qué decimos fútbol si jugamos al fútbol sala?), que podrán tener un éxito enorme, pero que esta temporada tengo un pelín abandonado por falta de ganas y alicientes.


Pero luego vino la revolución, adopté a Plyngo (en realidad fue en diciembre de 2007, aunque ha sido en 2008 cuando se ha dado esta metástasis rosa y saludable por la red). Plyngo es un dinosaurio rosa de peluche que siempre va conmigo en la furgoneta (que también cambié este año pasado, antes tenía una Jumpy y ahora tengo unaTraffic, buen cambio). El caso es que hice un blog para comentar las noticias que me sorprendían y se me ocurrió que Plyngo podía ser un buen comentarista de la actualidad (di en el clavo, once mil visitas y pico así lo confirman), pero no me quedé ahí, después de Plyngo and Me, hice otro sobre deportes, cine, libros (en el que comento los libros que nos leemos en la Isla), escritores, niños y hasta uno sobre la Sierra Oeste Madrileña (que suele ser de las primeras que aparecen en Google sobre el lugar en cuestión).

La historia de Plyngo y sus amigos del CIPCOA (Asociación Internacional de Peluches) es un invento divertido con el que critico la sociedad a mi antojo (aunque os digo que cada peluche tiene personalidad propia y procuro que no digan algo contrario a sus ideas, a veces parecen tener vida propia, sobre todo Plyngo).
Por eso es por lo que digo que llevo un año perdido en las Cook, porque me paso horas y horas buscando noticias, fotos, entrando en foros, blogs… y no hago tras cosas que solía hacer. He hecho muchísimos amigos blogeros (y espero que en 2009 esto se multiplique aún más).

En este año también me ha dado tiempo para ganar dos concursos literarios, participar en dos más y ver cómo perdían mi cuento en otro (cosas que pasan).

Este 2009 espero escribir mucho más y participar en algún concurso allende las fronteras de la Sierra Oeste. Gané (por segundo año consecutivo) el concurso de relato de Navas del Rey y monté un circo en el premio literario de la Mancomunidad los Pinares (gané el de poesía y el de carta, quedando segundo en el de cuento). Bueno, también me han pasado muchas otras cosas más o menos agradables, aunque en general 2008 para mí ha sido un año bueno (por eso lo de quedarme como estoy en 2009).

Si alguien ha llegado hasta aquí enhorabuena, no creía que a nadie le interesaran tanto mis palabras.


Y antes de despedirme una promesa, este año sacaré un nuevo libro, por lo civil o por lo criminal, ya veremos cómo lo consigo.

3 comentarios :

Jose dijo...

Pues yo llegué, ya ves... jeje

Me apunto tu última frase, este año sacarás 1 o hasta 2 libros, lo estoy viendo xDD.

Cohen dijo...

--Ala ya llevas dos días de fallo.
--A ver si consigues al menos escribir el 50 % de los días, je je je.
--Y recuerda, lo importante no es conseguir el objetivo, sino el camino que se recorre para conseguirlo.

© Lilium - Lilith dijo...

Feliz 2009, que sea entonces igual o mejor que el 2008...si es mejor, mucho mejor...(juego de palabras...loco!!)...igual, felicidades por lo productivo y positivo del 2008, más aun, por saberle dar valor a todo aquello que la vida te brida, eso está fantástico.

Te dejo un beso re grande y gracias por seguir mis rinconcitos.