26 de febrero de 2009

El viaje en las novelas de Fantasía


La Comunidad del Anillo.

La verdad es que me encanta disponer de este espacio en un programa que, cada vez, se convierte en más y más seguido y, por supuesto, más reconocido. Creo que es interesante esta exploración que hacemos semanalmente por los reinos de la Fantasía y creo que, aunque a veces me ponga un poco pesado o repetitivo, suelo hablar de cosas que a los no iniciados, o incluso a algunos de los que ya han visitado ciertos lugares, pueden sonarles más o menos interesantes. Lo que pasa es que quiero hacerlo mejor, pretendo mejorar semana a semana y me estrujo el cerebro pensando en qué nuevo tema tratar… incluso me estoy planteando iniciar una especie de catálogo sobre seres fantásticos con los que me he topado en mis viajes a través de las novelas o relatos que tratamos aquí… aunque eso será otro día.

Ahora mismo estoy embarcado en la lectura de Desde Dos Ríos, la primera novela de la exitosa saga de Robert Jordan, La Rueda del Tiempo, y como aún no la he terminado de leer, he pensado que sería mejor esperar a terminarla para hacer un comentario adecuado sobre ella. Así que, pensando en qué podríamos tratar aquí, se me vino a la cabeza, de pronto, que no contábamos con una buena banda sonora que acompañase mis palabras semanales en El Bosque de las Palabras.

He preferido no decirte nada, ni a ti ni a los oyentes, con la intención de sorprenderos a todos y hacer que esto suene algo más entretenido o mejor acompañado. No es una decisión pensada o estudiada, no, simplemente estaba escuchando una canción y de pronto, me vino la inspiración sobre el tema a tratar esta semana, espero que os guste a todos.

Esta música pertenece a la Banda Sonora Original de la película El señor de los anillos y creo que me sirve muy bien de base, para hablar de fantasía. No sé a vosotros, pero a mí esta música, compuesta por Howard Stone, me lleva a pensar en un largo viaje, no sé, quizás estoy recordando en mi subconsciente el iniciado por Frodo allá en la lejana Comarca, aquél que le llevó hasta el mismo corazón del mal para destruir el Anillo…

La novela fantástica trata, aunque de una manera algo diferente, sobre los mismos temas sobre los que versan el resto de las novelas: el amor, la intriga, el poder… cualquier tema que pienses, puede estar usado para narrar una buena novela fantástica. Pero, si hay algo que fascine y enganche a las personas de un modo inevitable, es un viaje. Quizá, porque nuestra propia vida no deja de ser un viaje largo, repleto de obstáculos y de aprendizajes varios, que nos lleva de la cuna a la mortaja, como decía cierto poema.

He leído muchos libros fantásticos y casi todos comienzan con un viaje, ya sea a través del mundo o a través de una persona, sobre su propio entrenamiento, aprendizaje o manera de sentir. Todos viajamos día a día, a través del tiempo y a través de nuestras propias experiencias, entonces ¿cómo no íbamos a escribir los humanos sobre los viajes? Ya en El poema de Gilgamesh, del que hablamos aquí hace unas semanas, se nos relata el viaje realizado por Enkidu para encontrar a Gilgamesh, príncipe de Uruk, un viaje en el que el primero deja de ser una semi bestia para tornarse un humano y acompañar al príncipe de la ciudad cercada en otro largo viaje que les lleva al Bosque de los Cedros o incluso más allá.

Pero claro, si nos ponemos trascendentales o metafísicos, podríamos decir que casi cualquier empresa que nos proponemos en esta vida es un largo viaje. Ya lo dijo el filósofo, “Cuando vayas a Ítaca, procura que el viaje sea largo…”. Largo fue el viaje de Ulises para regresar a casa o extraño el del descenso a los infiernos descrito por Dante en La divina comedia, también lo fue la extraña transformación del protagonista de La Metamorfosis, un viaje diferente, pero un viaje más.

Ya me estoy yendo de mi propósito, que es hablar de libros de Fantasía. Bien, pues vamos a enumerar varios de los viajes más importantes y extraordinarios descritos por el hombre, muchos de ellos menos extraordinarios e importantes que viajes verdaderos realizados por personas de verdad. Dicen que la realidad supera muchas veces a la ficción y yo creo que es cierto.

Ya hemos hablado del viaje que la Comunidad del Anillo realiza a través de la Tierra Media para destruir el arma esgrimida por Mordor, que no es más que un anillo capaz de gobernar a cualquiera que lo crea poseer a él. Algún día os contaré con qué se ha comparado en ocasiones el anillo, disgustando incluso al propio Tolkien en su día. Pero hay muchos viajes más. Tenemos el viaje interno que realiza el alma de Drizzt Do Urden en El elfo oscuro, que no sólo le lleva a escapar de Menzoberranzan para salir a la superficie, sino que también lo hace renegar de buena parte de sus enseñanzas o creencias. Por supuesto, ahí está el Endiano viaje que Atreyu realiza a través de los reinos descritos en La Historia Interminable, o el más fantástico todavía, realizado por Bastian, ése que le lleva desde la buhardilla de su colegio, a la que ha llegado al ser expulsado de clase por realizar una pregunta inconveniente, hasta Fantasía o Fantasia.

Pero hay tantos viajes como novelas. Recuerdo, por ejemplo, a los compañeros de la lanza, Caramon, Sturm, Flint, Tanis y demás, recorriendo Ansalón en busca de las lanzas capaces de acabar con los dragones. O, en el mismo libro, el viaje realizado por el alma del personaje más completo de la saga, Raistlin Majere, que le lleva, en sólo tres libros, a llevar el manto de las tres Órdenes de la magia del mundo Dragonlance, en una corrupción de un alma como no he leído otra igual.

El viaje de Harry Potter es, a través de los siete cursos que dura la serie, dispuestos en otros tantos libros, el paso de la inocencia, la sonrisa y la niñez desbordante de los primeros libros de la serie, a la oscuridad, la guerra y la muerte, descritos en los últimos, en lo que yo creo que es uno de los grandes aciertos de su autora, el acompañar con su prosa el crecimiento de sus personajes y, por supuesto, de sus lectores. Convirtiendo cada nuevo libro en algo más siniestro y serio que el anterior. Un detalle que sus críticos no han sabido apreciar.

Estamos de acuerdo en que nuestra propia vida no deja de ser un largo viaje y creo que es obligado que los escritores contemos viajes en nuestros escritos, sean estos, de la categoría que sean, porque no tienes por qué ir a ningún sitio para viajar, eso lo sabemos muy bien los aficionados a la lectura o la escritura.

Espero que el viaje de todos los que nos acompañan semana tras semana, sea largo y repleto de experiencias que poder recordar al calor de un buen fuego en la posada de nuestra vejez, aquélla que suele ser visitada con atención por nuestros descendientes.

Hasta la semana que viene.

5 comentarios :

MaRiLu dijo...

Ay Javi, como disfruto esta lectura!
Estoy recordando algunos personajes ... y esto lo del viaje me fascina!
La fantasía adorna nuestra existencia!
Y no me quedo... estoy de viaje!
Gracias por tu aporte!
Un abrazote!

AUTOR DE LA PIEDRA HABBAASSI dijo...

Rxiste una gran dificultad en escribir literatura de ciencia ficción en estos dias, yo he acabado una hace poco titulada LA PIEDRA HABBAASSI, en ella se funden conocimientos de culturas milenarias con avances científicos sobre el cerebro, presentando unas interesantes propuestas sobre hasta donde podríamos llegar con nuestras capaciades mentales.
El único inconveniente de este tipo de literatura es que pocas editoriales apuestan por ella, prefieren ir a lo seguro, autores consagrados o de la edad de oro de la ciencia ficción.

George dijo...

interesante lo que cuentas... aunque me queda una duda, una duda un tanto tonta pues las historias que has mencionado no sé si son cuento o novela... entonces, si son cuento, la historia será breve el viaje que mencionas no se apreciará, en cambio en una novela, será, como bien dices, más que un detalle, será la piedra angular, un descubrimiento.
saludos

Javi dijo...

Son todas novelas. De todas formas, creo que en un buen cuento también se podría narrar un largo viaje, estoy casi seguro de ello.

Muchas gracias por tu visita George.

Anónimo dijo...

hi, new to the site, thanks.