5 de febrero de 2009

La Orden de Santa Ceclina

.
El otro día te dije que si me daba tiempo de leerlo, te hablaría de un nuevo libro de Fantasía escrito por una escritora española. Bien, pues aquí traigo hoy mi comentario sobre el primer libro publicado de Susana Vallejo, una madrileña adoptada por Barcelona que fue finalista del premio Minotauro 2008 con una novela que se titula Switch in the Red, que es más que probable que se publique por Edebe en este 2009 y que yo me voy a leer, sin duda alguna.

Pero el libro que vamos a comentar no es ese relato de ciencia ficción con un toque de novela negra que Susana presentó al concurso de literatura fantástica por excelencia en España, al que, por cierto, se presentó como anónima. Porque parece que Edebe ha puesto sus ojos en esta escritora, que también ha sido finalista del premio de Jaen o el de literatura juvenil de la propia Edebe y en el último trimestre del año pasado publicaron la primera novela de una nueva saga fantástica escrita por una española, aunque tengo que admitir que es muy distinta a lo que estamos acostumbrados los aficionados al género.

La saga en cuestión, compuesta por una tetralogía, se llama Porta Coeli y trata sobre un mundo diferente al nuestro… bueno, o sobre los personajes que viven en él… o sobre criaturas extrañas que sólo pueden ver algunos… será mejor que empiece por el principio, que me estoy liando.

El primer título de la colección es La Hermandad de Santa Ceclina, un libro de 280 páginas que se lee en un par de agradables tardes, palabra y que te hace adentrarte en este extraño mundo al que nos quiere llevar Susana Vallejo, de la mano de personas normales que habitan en un mundo real. Las novelas de literatura fantástica suelen estar ambientadas en mundos lejanos o extraños, con razas desconocidas, dioses… incluso los dragones famosos de los que tanto hablamos aquí. Pues bien, en primer lugar y como primera sorpresa grande, nos encontramos en un mundo real, ambientado en nuestra España medieval, en campos del Reino de Aragón o de Galicia. Algo que, es de agradecer, porque representa, por lo menos, un toque original. Aunque yo más bien diría que es el primero de muchos toques más de originalidad, porque si de algo se puede tildar a este libro, es de original, además de ameno.


He estado conversando con la escritora a través del correo electrónico, cosa que es de agradecer, porque uno no está acostumbrado a cartearse, aunque sea por mail, con una escritora a la que acaba de leer y que le ha gustado y he estado husmeando por Google, como hago siempre antes de hablar contigo y contarles a los oyentes mis impresiones sobre cualquier libro que comento. Y me he topado con que los pueblos que salen en la novela son reales, con que existe una iglesia de Santa Ceclina, aunque no sea la del libro, con que muchos parajes son lugares que la escritora ha visitado, en fin, que es una novela fantástica muy verdadera, por lo menos en su entorno, porque la historia es otro cantar. Vamos con ella.

El relato comienza cuando Nuño acude a buscar a su amigo Bernardo para decirle que ha visto un unicornio, algo que ambos saben, o sabían, que no existe. Los dos protagonistas son hombres maduros que en su día estudiaron en el monasterio de Santa Ceclina, una Orden religiosa y militar que instruye a sus miembros en todos los saberes: botánica, matemáticas, literatura… La orden acumula en su monasterio y en muchos monasterios desperdigados por todo el mundo, todo el saber y el conocimiento que los hombres del Medievo podían atesorar, es una organización sumamente rica que ha prestado dinero a muchos nobles y reyes, al mismísimo Papa y que, gracias a sus favores, se ha granjeado la envidia de medio mundo cristiano. Ha combatido en las cruzadas y guarda en su biblioteca la mayor colección de libros que conozca la humanidad, incluso libros llegados de la propia biblioteca de Alejandría… ¿no te recuerdan a los templarios? A mí sí.

Tanto Bernardo como Nuño pertenecen a la Orden de Santa Ceclina, pero en su día prefirieron no ordenarse como monjes y vivir fuera del monasterio, Nuño como viajero incansable y juglar; Bernardo como consejero de un rey en su corte, sin embargo, a pesar de su libertad, viven para su Orden y deben obedecer si son llamados al monasterio para cumplir alguna misión.

Debido a sus saberes en medicina, botánica y mil cosas más, han tenido que sufrir en muchos casos el que fuesen llamados hechiceros o brujos, cuando sólo son eruditos consagrados a Dios. Y claro, en la Edad Media… todos sabemos lo que les solía pasar a los brujos. Por eso, cuando Nuño afirma haber visto un unicornio, un ser mítico que se supone que no puede existir y que nadie más puede ver, decide acudir en busca de su amigo Bernardo, para que le ayude.

Juntos acuden al lugar en el que Nuño afirma haber visto al unicornio y se dan cuenta de que hay muchas más criaturas extrañas que sólo ellos pueden ver. Una serie de circunstancias les hacen conocer a Yebra, una joven de cabellos blancos y ojos negros que también puede ver a esas criaturas. Una muchacha considerada una bruja por los vecinos de un pueblo, que intentan matarla.

Yebra no es una bruja, pero claro, cualquiera explica eso en la Edad Media a un pueblo encolerizado. Nuño, Bernardo y Yebra atrapan al unicornio y deciden llevarlo al único lugar en el mundo donde no les quemarán por brujos o les tomarán por locos, al monasterio de Santa Ceclina, donde pronto comprenderán que está el secreto de la extraña aparición de esas criaturas, una aparición en la que la propia Yebra parece tener algo que ver también.

Así comienza la saga fantástica Porta Coeli, que abarcará un milenio de historia en sus cuatro tomos. Comenzando en la Edad Media y concluyendo en un cuarto volumen que se adentrará en la Ciencia Ficción. Yo os recomiendo este libro y que estéis muy atentos a esta joven escritora española que acabo de descubrir, pero que lleva toda la vida escribiendo, anotando en una pequeña libreta todas las historias que se la iban ocurriendo en momentos de su vida en los que no tenía tiempo para escribir, una libreta que ella misma asegura, está repleta de buenas historias.

De momento leeros La hermandad de Santa Ceclina y disfrutad de una excelente novela de fantasía ambientada en España.


Vídeo de La página web Porta Coeli






Mi intervención en El Bosque de las Palabras