30 de julio de 2009

El señor de los Anillos

.
La verdad es que hablar de El Señor de los Anillos es una pasada y cualquier cosa que diga sería escasa. Así que me limito a hacerlos una reseña muy breve y muy escueta para animaros a emprender este extraordinario viaje a través de la Tierra Media ¿quién dijo que este año no iba a poder viajar? Coge un libro y vete donde quieras. Bueno, os recomiendo El Señor de los Anillos, probablemente, el mejor libro de fantasía épica de todos los tiempos.

Bueno, ¿qué tal Francisco? Espero que las vacaciones te hayan sentado bien, aunque imagino que a los oyentes que se quedasen en casa se les habrán hecho interminables estas tardes de martes si tu Bosque de las Palabras, en fin, imagino que todos tenemos que descansar de vez en cuando y que viene realmente bien hacerlo… digo que imagino porque a mí hasta septiembre nada de nada. En fin, vamos a retomar nuestra sección fantástica con un libro bueno, pero de los buenos de verdad.

Cuando empecé a colaborar contigo hace ya algunos meses me guardé desde el principio algunos títulos bajo la manga, comodines para cuando no tuviese tiempo de leer un libro o recomendaciones especiales para ocasiones especiales. Bien, pues ahora que mucha gente empieza o está de vacaciones, vamos a animar a leer El señor de los anillos, la obra cumbre de Tolkien y, para mí, la obra cumbre de la literatura fantástica mundial, porque el Señor de los Anillos parece el gran antecesor de toda la fantasía moderna.



Hombre, preferiría que nuestros amigos leyesen esta novela de mil páginas aproximadas en otoño o en invierno, con la lluvia y el viento azotando los cristales de su casa y con una buena chimenea crepitando a su lado y calentándoles el cuerpo, pero creo que eso es mucho pedir, porque ahora hay poca gente que tenga chimenea y porque embarcarse en una narración como la del Señor de los Anillos es una lectura ardua y requiere de bastante tiempo libre. Quizás ahora, en veranito, entre baño y baño, pueda ser un momento idóneo para emprender una lectura que considero indispensable, seas aficionado al género fantástico o no.

Porque el Señor de los Anillos habla de la eterna guerra entre el bien y el mal, utilizando para ello una estructura semejante a las epopeyas clásicas, con protagonistas épicos y con continuas referencias a las mitologías escandinavas, con criaturas increíbles y con un apego muy insistente hacia las tradiciones y las costumbres de siempre. Sí, es el típico libro de fantasía… o fue el libro que hizo que luego se considerasen típicos los libros como este. Pero además guarda en sus páginas referencias a las guerras entre los hombres, no hay que olvidar que se escribió después de la participación de su creador en la Gran Guerra, muchas de las aventuras recogidas en El Señor de los Anillos, muchas de sus leyendas y muchos de sus personajes nacieron en las trincheras de primera línea de batalla, entre muertes y escenas cruentas, por eso el odio está tan reflejado en sus líneas, el odio y la irracionalidad de la guerra, y no sólo en el bando enemigo.

El Señor de los Anillos habla de amistad y de amor intercultural, es una novela que encierra mil novelas más y que forja un imaginario colectivo que nos ha hecho a muchas generaciones soñar con orcos, trasgos, trolls o elfos. Sí, en los últimos tiempos recibió el inestimable empujoncito de la industria del cine, que convirtió la historia ideada por Tolkien en un fenómeno de proporciones colosales, pero no nos engañemos, El Señor de los Anillos siempre fue un símbolo, un libro referencia que todo lector aficionado a la fantasía tenía que leer. Creo que pocos escritores fantásticos habrán pasado por alto la obra de Tolkien y que muchos de los jóvenes escritores de fantasía que inundan hoy el mercado llegaron a los mundos de la imaginación de sus propios escritos de la mano de este británico de apariencia afable y bondadosa que suele aparecer en fotografías con una gran pipa, como lo hacen en algún momento el propio Gandalf o Bilbo, el primero de sus héroes medianos.


Nadie que haya deambulado por la Tierra Media olvidará nunca a Gandalf, Aragorn, Gimly, Légolas, Merry, Pippin, Sam, Boromir o Frodo. La Comunidad del Anillo por sí misma es una enciclopedia de productos fantásticos de los que muchos nos hemos aprovechado. Humanos, Elfos, Enanos, Magos… e incluso seres menos valiosos en apariencia, pero al final tan bravos o más como los que aparentan serlo, los Hobbits.

Para aquel que aún no sepa de qué va el Señor de los Anillos haré un brevísimo resumen, aunque no imagino a nadie en las tierras de occidente que no sepan de qué va este magnífico libro de aventuras, pasión, solidaridad y guerra, entre otras muchas cosas.

Hace mucho tiempo se libró una batalla frente al Señor Oscuro, Sauron, en la que, milagrosamente la alianza entre los hombres y los elfos lograron derrotarle y desterrarle de la Tierra Media. Isildur, rey de los hombres se hizo con el Anillo de Poder que el Oscuro usaba para gobernar a sus esclavos. Pero el Anillo sólo tenía un amo y traicionó a Isildur, que murió en una emboscada. El anillo se perdió y cayó en manos de un pobre desgraciado, Smeagol, que tras matar a su amigo se refugió en una oscura cueva con lo que decidió llamar su tesoro. Pero otro hobbit dio por casualidad con el Anillo y se lo llevó a la apacible tierra de los hobbits, La Comarca.

El Señor Oscuro despierta una vez más y clama venganza, pero esta vez apenas hay nadie capaz de retenerle, Gandalf, un mago que ha estado vigilante, sospecha que el anillo que guarda su amigo Bilbo es el Único, el anillo en el que reside el poder de Sauron para gobernar a los pueblos libres. Y es entonces cuando se organiza una compañía que recorra la Tierra Media y libre al mundo del poder del Anillo, para destruirlo sólo pueden hacer una cosa, lanzarlo al cráter de los Montes del Destino, aunque para ello tengan que atravesar todos los ejércitos de Sauron e incluso adentrarse en sus dominios, donde es prácticamente omnipotente.

En resumen ese sería el argumento de El Señor de los Anillos, un resumen muy básico pero que habla de un viaje iniciático, de encuentros fortuitos con aliados y enemigos, de batallas… no sé, creo que El señor de los anillos cuenta con todos los ingredientes y además está escrito de una manera impecable por un erudito en filología inglesa que cursó durante muchos años clases de literatura inglesa en Oxford.

En El Señor de los Anillos se critica el progreso desmesurado y se encuentran muchas añoranzas del pasado. Tolkien era un amante de su mundo y de su tierra natal, por eso muchos de los paisajes de su gran novela fueron extraídos de la realidad, como el molino descrito al hablar de la comarca y que estaba junto a la granja en la que pasaba los veranos de su niñez. Hay quien incluso ha creído ver muchas semejanzas con las guerras mundiales. No sé hasta qué punto las habrá, lo cierto es que esos momentos en los que describe las batallas son tremendos.

Os recomiendo a todos la lectura de El Señor de los Anillos con una única pega, por poner alguna, las primeras páginas, en las que se habla de la comarca, los hobbits y tal es una criba para lectores espontáneos, si pasáis de allí no podréis dejar de leer hasta no llegar con el anillo al Monte del Destino, después, lanzarlo al vacío o no dependerá de vosotros mismos y de vuestras ganas de seguir leyendo.

Hasta la semana que viene.

No lo digo en la reseña, pero El señor de los anillos cuenta además con uno de los villanos más conseguidos en la historia de la literatura, el bueno de Smeagol, que al ser corrompido por el Anillo se convierte en el sanguinario Gollum, sin duda un personaje del que han bebido muchos de los villanos del cine y la literatura del sigla XX y XXI. Aunque como dijo el mismo Tolkien, a Gollum no hay que temerle u odiarle, sólo sentir lástima por él. Es algo así como un drogadicto que no puede contener el mono... bueno, así acaba el pobre ¿no?

6 comentarios :

Charo dijo...

UF! No me atrevería yo a resumir el libro en pocas palabras, porque enseguida pienso en miles de cosas importantes que pasan y que no se pueden pasar por alto. Hay que leer el libro para hacerse una idea. Además Tolkien también era un ecologista, sabía que los bosques estaban despareciendo y en parte su obra está dedicada a ello.

Un saludo

George dijo...

pues es cierto, el señor de los anillos habla sobre la amistad, se nota clarísimo, al menos en las pelicilas... me creerás que no he leido el libro, pese a tenerlo sobre la mesa... ne fin, espero darme tiempo para hacerlo...
te contaré que luego de ver la pelicula, comprender más o menos de qé va (y luego de leer algunos otros libros) se me dió por escribir una novela... he comenzado, pero no sé... ¿cómo se hace para escribir una novela?

Javi dijo...

Tienes razón en el ecologismo de Tolkien Charo, se ve clarísimamente en todos sus libros, su amor por los bosques y la apacible tranquilidad de la Comarca es indudable, se ve que añoraba sus veranos de niñez, como todos, supongo...

Y George, cómo se escribe una novela... uf, no pides nada. Jeje, pero creo que te puedo dar dos consejos, uno: con mucho empeño y tesón y dos: leyendo mucho. tengo un amigo escritor que dice que escribe una página a razón de mil páginas leídas. Hay que leer mucho para ser un buen escritor, eso es seguro.

Un saludo a los dos.

Sakura dijo...

El Señor de los Anillos es un libro impresionante por la grandeza tanto de la historia como por la forma narrativa. La literatura actual fantástica, principalmente pero que también abarcaría otros géneros, no se puede entender sin esta gran obra.
La he leído varias veces, y es una lectura que retomaré con frecuencia.

Cohen dijo...

--ssssmeagol essss bueno, Sssssmeagol nunca dañaría a ssssu amo.

Dulce Gomez dijo...

Es cierto que Smeagol es de los mejores villanos porque tiene dos partes contradictorias en sí mismo, yo vi en las películas online la de Las Dos Torres y creo que es la mejor de la trilogía, me gusta mucho y es porque Smeagol-Gollum sale más.