19 de agosto de 2009

Hijos de los Hombres

.
Una semana calurosa más, buenas tardes a todos, queridos amigos y amigas de El Bosque de las Palabras, después de faltar a la cita dos semanitas (aunque creo que Francisco ha usado recomendaciones pasadas), vuelvo con una buena recomendación literaria de este tipo de literatura que tanto nos gusta y en la que cada vez nos adentramos más y más, vamos por tanto a empezar la sección fantástica de El Bosque de las Palabras.

Y hoy os traigo un nuevo libro de Ciencia Ficción, uno de esos inquietantes libros en el que se nos cuenta un posible futuro de la humanidad más negro que el carbón o que el petróleo del que comen nuestros coches y fastidian nuestro aire. En fin, vamos a ver qué nos depara este nuevo futuro fantástico en el que una ditopía es la que rige nuestra sociedad.

No sé si os he comentado alguna vez, aunque supongo que sí lo he hecho, que suelo leer novelas que no lee casi nadie más, tengo esa extraña costumbre. Hombre, también leo best sellers de vez en cuando, clásicos, novelas aclamadas por los premios y las críticas… yo qué sé, un poco de todo, pero entre ese poco se incluyen casi siempre libros de autores noveles, novelas de saldo y libros viejos. Buscando en uno de esos montones en oferta de un gran centro comercial me topé con un libro que me llamó mucho la atención, no sé por qué. No me hagáis mucho caso porque lo perdí después de leerlo y lo leí hace mucho tiempo, pero creo que la portada era roja… no me acuerdo bien de ese detalle, lo que sí que recuerdo es que la historia me gustó, aunque se hacía algo pesada de leer y que no entendía por qué ese libro de ciencia ficción no estaba en una lista de los libros más conocidos o vendidos, aunque puede que para cuando lo encontré estuviese descatalogado y por eso no llegó a costarme las mil pesetas.

Hace unos días vi una película que me entusiasmó y entonces recordé ese libro que me había leído hace muchos años y que se perdió, para mi desgracia. El libro en cuestión era una versión en español de The children of the men, o lo que es lo mismo, Hijos de los Hombres, que el mexicano Alfonso Cuarón llevó a la gran pantalla en 2006 en una adaptación genial del libro de Phillis Dorothy James, una exitosa escritora de novela policiaca inglesa que escribió, sin demasiada fortuna en cuanto a ventas, este relato de ciencia ficción en el que la humanidad ha dejado de ser fértil y que, por tanto, está condenada a la desaparición.

Como he leído en páginas especializadas en la Ciencia Ficción, esta novela no es de las que se ajusta a los cánones del género, es más bien una novela casi policiaca, narrada en tercera persona y en primera a través del diario del protagonista y que no saca demasiado partido a asuntos típicos en la ciencia ficción, no nos habla apenas de las causas que llevaron a los hombres a dejar de tener niños, no alude demasiado a las catástrofes que han asolado el mundo entero y no extrema la violencia, aunque sí que nos describe un mundo en declive de una manera muy visible y certera.

Publicada en 1992 nos habla de un mundo en el que el último niño nació en 1995, el año Omega, desde el que el mundo ha ido sufriendo colapso tras colapso por la ausencia de niños. La población envejece sin remedio y todo el mundo sabe que la generación Omega, de niños violentos y malcriados, los dueños de la Tierra, será la última. Y para comenzar el libro PD James hace que el último niño que nació en 1995 muera en una pelea. La novela comienza así, golpeándonos de lleno e involucrándonos en un mundo que vive una pérdida continua, representada de una manera bestial en las mujeres que bautizan gatitos o en esas que llevan las muñecas que habrían llevado sus niñas de haberlas tenido: "En la madrugada de hoy, 1º de enero del año 2021, tres minutos después de las doce, murió en una pelea en un suburbio de Buenos Aires el último ser humano nacido sobre la faz de la tierra: tenía veinticinco años, dos meses y doce días."

La acción transcurre en Inglaterra en el año 2021 y el protagonista es Theo Faron, un historiador de Oxford que acaba de cumplir cincuenta años y empieza a llenar las hojas sueltas de un diario. A través de su diario, Faron se nos presenta como un hombre reflexivo, irónico hasta el sarcasmo, solitario y desengañado de su vida y de sus semejantes. Más tarde conoceremos las causas de su personalidad, que pasan por la pérdida de un hijo durante una impresionante pandemia que acabó con una gran cantidad de población. Además, en un mundo sin futuro el egoísmo parece ser tan necesario como el aire para poder respirar.

En esta Tierra de 2021 abocada al fin de los hombres, las ciudades y naciones han ido dejando de existir, la mayoría de la gente sólo piensa en vivir tranquila, pero la violencia y los disturbios han hecho acto de presencia y un grupo terrorista ataca la aparente vida normal de la única nación que ha logrado erigirse como un lugar fuerte, Gran Bretaña, que ha dejado el gobierno en manos de El Guardián, un tirano que lleva el poder con mano de hierro y que ha promulgado una ley para expulsar a todos los inmigrantes extranjeros… o masacrarlos, excepto a los Omegas. Este dictador resulta ser primo de Theo, nuestro atípico protagonista y eso da pie a que la jefa del grupo terrorista acuda en su ayuda y lo involucre en una carrera contrarreloj que nos hará correr junto a él en dirección a la costa.

Suicidios colectivos, preparados de veneno repartidos a toda la población, masificación, represión policial, violencia… esos son los ingredientes de esta novela que por otro lado termina resultando tierna en ciertos momentos. Cuando se nos describe el sentimiento de pérdida de las mujeres o cuando una comadrona habla de los bebés que ayudó en su día a traer al mundo.

La carrera de Theo, su huida, se debe a un milagro que nadie debe conocer. Una mujer, una emigrante que debería ser expulsada de Gran Bretaña, está embarazada y sólo el grupo terrorista lo sabe, un grupo terrorista liderado por Julia, ex mujer de Theo y a la que no ve desde hace veinte años. Sin embargo algunos miembros del grupo no quieren obedecer las órdenes de Julia de llevar a la chica y al bebé hasta la costa para que un barco legendario se la lleve a un lugar en el que se está investigando qué ha pasado y cómo se puede solucionar, el Amanecer, perteneciente a Proyecto Humano.


Así, perseguido por los terroristas, por la policía, el ejército y el gobierno Theo y la muchacha tendrán que viajar a través de un mundo en ruinas, sin valores y en el que nadie debe saber que la chica está embarazada. No es una novela trepidante y su protagonista es un hombre escéptico que no llega a caer bien del todo al principio, pero que al final resulta un personaje carismático y apreciado por el lector. La película es buenísima y recuerdo que el libro me gustó mucho. Os recomiendo para esta semana Hijos de los Hombres, novela que supongo que está reeditada por el éxito de la película.

Hasta la semana que viene.



2 comentarios :

macaorpe dijo...

Estoy leyendo la novela y buscando inrormación he llegado a tu blog y veo que lo que describes es la pelicula, la novela no es así,Julian no es la ex mujer de Theo y el mató a su hija (no hijo) sin querer, no murió en una pandemia, los suicidios no son con pastillas sino la gente es ahogada en el mar que es bastante mas fuerte...y no sé si habrá mas cosas pues todavia no la he terminado.
Un saludo y espero que no te moleste

Javi dijo...

Buenos días, no me puede molestar bajo ningún concepto Macaorpe, porque leí la novela hace muchos años y, seguro, mezclé conceptos e historias con la película.

Espero, al menos, que la sensación de que es una historia que me gustó bastante (tengo un grato recuerdo de la lectura del libro) sí que esté reflejada en la reseña.

Espero leer la tuya pronto.

Un saludo.