6 de agosto de 2009

Magia de una noche de verano

.
Hola a todos, ¿cómo estáis? Imagino que tan asados como yo, pero bueno, es lo que tiene el verano, seguro que en un par de meses nos quejamos del frío y de la lluvia. En fin, vamos ya con la sección fantástica de El bosque de las Palabras.

¿Vosotros sois de los que leéis menos en verano? Yo creo que es un mal común, pero que no se puede evitar, yo soy de los que me quedo en el sillón hasta las tantas, devorando páginas de papel como un loco hasta que las líneas se entrecruzan y desaparecen como por arte de magia ante mis ojos y me encuentro a las tantas de la madrugada tirado en el sillón con el libro en cuestión por los suelos o en mi regazo, casi siempre con el marcapáginas perdido.

El caso es que en verano intento leer, pero me duermo sin remisión, qué se le va a hacer. Soy de los que pienso que hay lecturas apropiadas para verano y para invierno, es como todo.

Ya os decía el otro día que os recomendaba leer el Señor de los Anillos en invierno u otoño. Pues bien, el libro que os traigo hoy es mejor leerlo precisamente en esta época estival, porque es como un chorro de agua fresca, como una alegre brisilla refrescante.

El libro en cuestión se titula Magia de una noche de verano, publicado por EDEBÉ y os puedo asegurar que es de lo más ocurrente y divertido. Está escrito por la catalana Maite Carranza, autora de cuarenta libros más, que también es la autora de la trilogía La guerra de las brujas, que tengo también en la recámara para cuando el calor me permita leer con más rapidez que ahora, que estoy de lo más vago.

Para que os hagáis una idea de qué va el libro, aunque luego os lo cuente yo con mis propias palabras, os voy a leer lo que la propia Maite dice de él. Os lo leo textual. Es una comedia de hadas y jóvenes. O de jóvenes y hadas. Es mágica, pero también es realista. Habla de temas serios, pero en clave de humor. Es una historia de amores equivocados (como la mayoría) Y de confusiones. Nadie es quien parece (como ocurre a menudo) Y de odios, de malentendidos, de deseos inconfesables y sueños imposibles. De dobles vidas y secretos ocultos. De hermanas perfectas y comparaciones odiosas. De padres estrictos e hijos adictos a la red. De frikis y jetas. De cursos de inglés y clases soporíferas. ¿Quién no ha odiado, ha soñado, ha tenido un secreto, ha fingido ser quien no es o no ha entendido un pimiento cuando le hablaban en inglés? Marina, protagonista discutible de esta novela, pasará por esas peripecias y mil más. Pero no os cansaré por hoy. Habrá tiempo para ir desvelando poco a poco los entresijos de la aventura.

Un lío ¿verdad? El libro está destinado a un público juvenil, aunque os puedo asegurar que un adulto se reirá mucho con todos los líos que transcurren a lo largo de sus quinientas páginas, que no está mal para una novela juvenil. Como dice la propia Maite la discutible protagonista de la novela es Marina, que tendrá que suplantar a su hermana perfecta, Ángela, en un viaje de estudios de inglés a Dublín.

A ella no es que la importe mucho el hacerlo, porque resulta que está secretamente enamorada del novio irlandés de su hermana, así que… ya que va para ayudar a su hermana, que ha caído repentinamente enferma, de paso intentará ligarse a Patrick, el irlandés buenorro.
Pero estamos hablando de una novela de fantasía. Ángela… digo Marina, descubre de pronto que su hermana, rubia, guapa, estudiosa, educada, inteligente, amena, sociable… vamos, todo lo contrario a ella que es… bueno, todo lo contrario. Además de todo, mantiene tratos con las hadas, o al menos con una Liliam, lo que ha provocado en realidad su extraña enfermedad. Así, empujada por sus padres, que ya han pagado el viaje a Dublín y por la propia Liliam, Marina viaja a Irlanda.

Además, el hada asegura que sólo Marina puede desembrujar a su hermana, porque no está enferma, está embrujada por las hadas. Marina no tiene ni idea de inglés, aunque su hermana es una experta. Disfrazada de un modo un tanto peculiar para pasar por el bombón de su hermana la guapa, Marina viaja a Irlanda, donde conocerá a sus compañeros de viaje de estudios, que no son para nada como se los imaginaba y pasará por mil y una aventuras, casi todas desafortunadas. Una heroína algo incierta que tendrá que tratar con un grupo de personas muy extrañas, con hadas, duendes, países míticos, armas legendarias y con el mismísimo señor oscuro para liberar a su hermana y cabalgar junto al rey de las hadas en la mítica cabalgata de que se celebra anualmente y que la reina se empeña en estropear a toda costa.

De algún modo misterioso Marina no sólo logra llevar a cabo su misión, sino solucionar mil y un conflictos peligrosos y muy divertidos para el lector. La verdad es que me he reído mucho leyendo Magia de una noche de verano, de Maite Carranza, una extraña historia de hadas y cuentos, mezclados con juegos en red, internet y friquismo a más no poder.
Indispensable el capítulo del centro comercial en el que una de las “amigas” de Marina roba un ordenador portátil y lo mete en la mochila de otro de los protagonistas, un aficionado a los juegos en red de rol que conoce al dedillo los mundos fantásticos gracias a sus paseos virtuales. La verdad es que esta novela es una locura, aunque una locura muy divertida.

Ya sabéis, leed este verano Magia de una noche de verano, de Maite Carranza. Un libro la mar de divertido en el que nada es lo que debería ser.

2 comentarios :

Charo dijo...

Vaya, qué ganas de leerlo. Aunque de momento estoy con Septimus.

Yo soy de las que leen mucho más en verano, me encanta pasarme las tardes soporíferas libro en ristre, y al contrario que en invierno que solo leo por las noches.

Venga, ánimo que ya queda menos, aunque no sé para qué. ;D

María Jesús Almendro (Ladymacbeth) dijo...

Menudo post trabajado, la autora del libro estará encantada. Cierto es como dice Charo, que dan ganas de ir corrindo a buscarlo para leerlo.

Un beso!