9 de octubre de 2009

Lazos de Sangre

.
Hola a todos, buenas tardes, espero que estuvieseis esperando con ilusión este momento, estos breves minutillos hablando de una clase de literatura que cada vez es menos minoritaria y que cada vez mira menos al público juvenil, buscando también al adulto, aunque la literatura juvenil está dando pasos de gigante, colándose como invitada de privilegio en todos los sitios, programas, revistas, periódicos, cine… y es que ¿es mala la literatura juvenil? ¿De dónde saldrían los lectores adultos si los chavales no tuviesen sus libros?, esos libros de juventud tan divertidos y sencillos de leer, pero en los que se ocultan todos los sentimientos humanos que aún no hemos experimentado pero que experimentaremos en el futuro… en fin, creo que los libros no deberían estar clasificados por edades, todos los libros son buenos para cualquier edad, y esa es su magia… o una parte esencial de su magia. En fin, no me enrollo más y nos ponemos enseguida con el libro de esta semana en la sección fantástica de El bosque de las palabras.

Por cierto, Francisco, antes de empezar. Como sé que tú no lo vas a decir, pero estas cosas del Internet consiguen que uno se entere de todo… bueno, pues felicidades por adelantado, porque el jueves es tu cumpleaños ¿verdad? Felicidades.

Bueno, y ahora sí, empezamos nuestra sección. Esta semana os traigo un libro que me ha encantado y cautivado, pero que me ha costado leer, no porque sea aburrido o esté mal escrito, no, simplemente he tenido que ir leyéndolo muy de poco en poco por una serie de motivos, lo que me ha permitido saborearlo de una manera especial y apreciar de verdad a algunos de sus personajes principales, porque es una historia coral en la que no tenemos una única vía argumental, sino varias, que además van sufriendo cortes repentinos para encontrarnos con historias que hablan sobre las vidas de algunos personajes secundarios, lo que nos permite entender por qué las cosas pasan como pasan en la novela o por qué un personaje es como es.

El libro en cuestión es Lazos de Sangre, publicado en España por la Editorial Vía Magna y escrito por una escritora australiana, Pamela Freeman, que ha sido galardonada con varios premios de literatura infantil y juvenil por algunos de sus libros o sagas y que en esta ocasión se adentra en la extraordinaria aventura de escribir fantasía para adultos.

Lazos de Sangre no es la típica novela de fantasía en la que un joven comienza un viaje que le convertirá en un héroe, es mucho más que eso. Nos cuenta la historia de un pueblo masacrado, humillado y expulsado de sus tierras por unos invasores en la antigüedad, un pueblo que continúa desperdigado por el mundo y que sufre los abusos continuos de la población llegada de tierras lejanas, a pesar de que los Dioses no estén de acuerdo y de que algo no vaya como es debido, o al menos es lo que creo yo, porque de momento Pamela no da ninguna clave en esta primera novela de una trilogía que nos diga por qué cuando la gente muere, en muchos casos, sus espíritus regresan al mundo y pululan por él como si nada, ante la mirada de la mayoría de las personas, que no sólo son capaces de verlos, sino que en algunos casos pueden incluso saludarles.

La historia es un poco rara, es cierto y en algunos momentos parece que uno está en medio de un capítulo de la serie de televisión Entre fantasmas, aunque sin la melosidad de esa producción ni los encantos de una Jennifer Love Hewitt saludando a la cámara, aunque luego te das cuenta de que es algo más profundo, algo que está mal en esa tierra, algo que los Dioses quieren mostrar a los humanos, pero que nadie es aún capaz de ver.

Estamos en la Tierra de los Once Dominios, que hace mil años sufrió la invasión de los humanos comandados por el legendario rey Acton, expulsando a sus habitantes ancestrales y relegándolos a una vida nómada que les otorgará en el futuro el nombre de Errantes, además fácilmente visibles pues mientras los invasores son de tez clara y pelo rubio, ellos son morenos y con los ojos oscuros. Desde la invasión los Errantes tuvieron que amoldarse a una vida en continuo Camino y a ser objeto de las burlas, las injusticias y los abusos del pueblo de Acton.

Los Dominios pasaron a ser gobernados por Caudillos con mano de hierro, capaces de abrasar a un hombre o degollar a un niño por no pagar los impuestos o por cometer un presunto crimen. Sin embargo, hay fuerzas capaces de evitar el poder de los Caudillos y convertir ese mundo en un caos, sin contar con las luchas entre reyezuelos, que se saldaron en el pasado con la creación de las Ciudades Libres, que sirven como frontera natural entre reinos y en las que los Caudillos no tienen ningún poder. Están los espíritus de la propia tierra, del agua, del fuego, del aire… los de los antiguos habitantes del mundo, los Dioses… y los protagonistas de la historia que nos ocupa y que cambiará para siempre la historia de los Once Dominios.

Como os he dicho al principio, no hay un protagonista principal, pero podríamos establecer tres protagonistas. Bramble, Ash y Saker. Tres Errantes a los que acompañaremos en su propio viaje hasta que sus vidas se entrecrucen al final de esta novela, con la que, por cierto, nos quedamos a medias, pues no es más que el inicio de una historia. Por lo que he podido averiguar, no hay, de momento, intención de publicar en España las dos novelas que la siguen, espero que nuestros amigos de Vía Magna se pongan a ello y completen esta estupenda trilogía de Fantasía.

No os quiero contar mucho más acerca de esta novela de 490 páginas, porque os tendría que desgranar el viaje de cada uno de sus protagonistas y estaríamos demasiado tiempo aquí. Lo que sí que os digo es que uno de los tres protagonistas busca venganza, resarcir a su pueblo por la invasión y expulsar al pueblo de Acton de los Once Dominios, mientras que los otros dos sólo buscan sobrevivir y durante su viaje han ido coincidiendo con gente que les ha respetado y querido… por lo que auguro que lucharán porque haya paz en la Tierra…

Uno de los protagonistas es capaz de hacer que los muertos se levanten, y no sólo en espíritu para reclamar lo suyo y vengarse de sus muertes… ¿qué ocurre cuando los muertos pueden empuñar un arma? Da escalofríos sólo de pensarlo. Os recomiendo este libro de Fantasía, vais a toparos con algo totalmente nuevo y muy interesante, espero que Vía Magna publique los otros dos títulos de la saga de Pamela Freeman.

Espero que disfrutéis de una buena semana. Hasta el martes que viene.











1 comentarios :

Anónimo dijo...

A mi también me encantó este libro. Aunque debo admitir que cuando comenzé la lectura me pareció un poco aburrido, porque no lo entendía, pero rápidamente la misma historia me fue atrapando y no lo pude dejar de leer hasta llegar al final. Aún no he podido leer el segundo libro pero espero que sea muy pronto.