16 de diciembre de 2009

Cuentos del Lobo Blanco

.
Hola a todos. Bienvenidos una semana más a la sección fantástica de El bosque de las palabras.

De pequeño me encantaba echar un vistazo a la revista del Círculo de Lectores, ahora tampoco me disgusta, pero como suelo tener en casa más libros de los que puedo leer y me gusta comprar muchos más, prefiero no mirar el interior de una revista que todavía me incitaría a comprar más libros aún. Recuerdo una ocasión en la que convencí a mi madre para que me comprase una colección de literatura fantástica que anunciaban, aunque había algunos títulos que no me llegaban a convencer del todo… aun así no tuve problema con esos libros que no me gustaban, porque la crisis de entonces logró que a mi casa sólo llegasen dos de los libros que quería comprar, los dos volúmenes de las Nieblas de Avalon, de la estadounidense Marion Zimmer Bradley.

Uno de los títulos que no me llenaban del todo era uno que se llamaba Elric de Melniboné, nunca supe por qué, pero me parecía un título rimbombante y demasiado sonoro como para pertenecer a un buen libro. Por cierto, es una novela que aún no he comprado ni leído. Años más tarde sí que compré un libro de cuentos más o menos cortos, Cuentos del Lobo Blanco, que estuvo en mis estanterías perdido hasta que hace un par de meses decidí desempolvarlo y empezar a leerlo. Por cierto, aún no he conseguido leer todos los cuentos y relatos que hay en sus cerca de 400 páginas, la verdad es que algunos son una locura.

Elric de Melniboné es un personaje creado por Michael Moorcock allá por finales de la década de los sesenta, de estética muy dura y con filiaciones con el heavy metal. De hecho, algunos grupos de rock duro homenajean a este antihéroe del Multiverso creado por Moorcock. La verdad es que un personaje de lo más raro que me he encontrado hasta la fecha y os puedo decir que los relatos que he leído hasta ahora son, al menos, tan raros como él.


Según la sinopsis de Cuentos del Lobo Blanco, Elric de Melniboné, trágico antihéroe de la literatura moderna, es una pieza fundamental de la literatura fantástica desde su primera aparición hace más de 40 años. Según la propia sinopsis Elric ha influido en todo el género de la espada y brujería, además su extraña y torturada historia ha inspirado innumerables representaciones de artistas afamados y desconocidos, además su leyenda ha inspirado canciones de grupos muy diversos entre sí.

Un escritor suele guardar con celo todo lo que guarde referencia con uno de sus personajes y por supuesto Moorcock no ha sido una excepción, pues ha escrito sobre Elric muchas historias. Sin embargo, para esta antología de homenaje al príncipe albino Michael Moorcok permitió a otros escritores coger prestado a su creación para protagonizar un relato. El universo creado por este escritor londinense habla de un Multiverso, un universo con diferentes planos gobernado por una lucha eterna entre los Dioses y los Demonios del Caos. Además, según su filosofía existe un Campeón Eterno que sólo cambia de nombre por cada universo diferente, así que, no hay problema para que un personaje como Elric pueda visitar en estos relatos la Inglaterra del Rey Arturo, el Milán del siglo XV que incluye una conversación con Leonardo Da Vinci, la Alemania Nazi o incluso nuestro presente de hoy. En fin, el multiverso es así.



Os he comentado antes que el personaje es un poco raro. A ver… voy a describiros a Elric, aunque si leéis el libro del que hablamos hoy encontraréis mil y una descripciones del mismo, ya que cada uno de los autores que lo toman prestado le dan su propio enfoque a su descripción eterna. Elric es un príncipe albino, con los ojos rojos como dos rubíes, perteneciente a una raza ancestral asociada a uno de los demonios del Caos, así pues es un noble, de hecho es el emperador de un antiguo imperio ahora en decadencia. Elric es frágil y su salud es muy delicada, por lo que se ve obligado a consumir drogas para subsistir e incluso para realizar cualquier mínimo esfuerzo. Sus ropas suelen ser descritas muy oscuras, de cuero y ajustadas, muy modernas para ser un personaje ambientado inspirado por la edad media o los imperios griego o romano, podríamos decir de Elric que pertenece a esa literatura pulp. Además parece sacado de una tragedia de Shakespeare. Su conciencia siempre parece estar atormentada, se debe a unas obligaciones y tradiciones que su propia mente se niega a acometer, pero que termina acometiendo quiera o no.

En los relatos no deja de añorar a su amada Cymoril, que también es su prima y a la que ha dejado en manos de su hermano Yirkoon, que anhela el trono de Elric y que también pretende los amores de su hermana, vamos… un lío a lo clásico ¿no? Primos, hermanos, tronos, deberes…

Elric de Melniboné ha inspirado muchos juegos de rol, películas, libros y videojuegos, sin volver a mencionar la estética de algunos grupos heavys o letras de ciertas canciones de rock. En internet he encontrado tanto fervientes admiradores del príncipe albino como detractores en toda regla de las historias de Moorcock, que no obstante es un prolífico autor de literatura fantástica, que ha usado muchos pseudónimos para publicar y que es ganador de algunos de los premios literarios más importantes del género fantástico.

La saga de Elric de Melniboné, que para colmo de males es poseedor de Portadora de Tormentas, una espada mágica con vida propia que suele acabar con la vida de todos los que se acercan a su portador, sobre todo a aquéllos a los que éste quiere, es la verdad bastante atrayente, sobre todo después de leer estos Cuentos del Lobo Blanco. Si a alguno de nuestros oyentes le interesa leer los títulos que componen esta saga le diré que son: Elric de Melniboné, Marinero de los mares del destino, El misterio del lobo blanco, La torre evanescente, La maldición de la espada negra y Portadora de Tormentas.

Además hay otros libros relacionados con Elric, como son La fortaleza de la perla, La venganza de la rosa o Elric at the end of time. Y como os he dicho antes Elric ha protagonizado videojuegos, novelas gráficas, tebeos y juegos de rol.

Bueno, y por esta semana vamos a dejarlo ¿no te parece? Hasta la semana que viene.


Puedes escuchar ésta y muchas recomendaciones literarias más, noticias interesantes y curiosidades "escritoriles" en El Bosque de las Palabras, de Francisco Legaz, los martes, de 19.00 a 21.00 en Radio Morata.