#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

30 de julio de 2009

El señor de los Anillos

.
La verdad es que hablar de El Señor de los Anillos es una pasada y cualquier cosa que diga sería escasa. Así que me limito a hacerlos una reseña muy breve y muy escueta para animaros a emprender este extraordinario viaje a través de la Tierra Media ¿quién dijo que este año no iba a poder viajar? Coge un libro y vete donde quieras. Bueno, os recomiendo El Señor de los Anillos, probablemente, el mejor libro de fantasía épica de todos los tiempos.

Bueno, ¿qué tal Francisco? Espero que las vacaciones te hayan sentado bien, aunque imagino que a los oyentes que se quedasen en casa se les habrán hecho interminables estas tardes de martes si tu Bosque de las Palabras, en fin, imagino que todos tenemos que descansar de vez en cuando y que viene realmente bien hacerlo… digo que imagino porque a mí hasta septiembre nada de nada. En fin, vamos a retomar nuestra sección fantástica con un libro bueno, pero de los buenos de verdad.

Cuando empecé a colaborar contigo hace ya algunos meses me guardé desde el principio algunos títulos bajo la manga, comodines para cuando no tuviese tiempo de leer un libro o recomendaciones especiales para ocasiones especiales. Bien, pues ahora que mucha gente empieza o está de vacaciones, vamos a animar a leer El señor de los anillos, la obra cumbre de Tolkien y, para mí, la obra cumbre de la literatura fantástica mundial, porque el Señor de los Anillos parece el gran antecesor de toda la fantasía moderna.



Hombre, preferiría que nuestros amigos leyesen esta novela de mil páginas aproximadas en otoño o en invierno, con la lluvia y el viento azotando los cristales de su casa y con una buena chimenea crepitando a su lado y calentándoles el cuerpo, pero creo que eso es mucho pedir, porque ahora hay poca gente que tenga chimenea y porque embarcarse en una narración como la del Señor de los Anillos es una lectura ardua y requiere de bastante tiempo libre. Quizás ahora, en veranito, entre baño y baño, pueda ser un momento idóneo para emprender una lectura que considero indispensable, seas aficionado al género fantástico o no.

Porque el Señor de los Anillos habla de la eterna guerra entre el bien y el mal, utilizando para ello una estructura semejante a las epopeyas clásicas, con protagonistas épicos y con continuas referencias a las mitologías escandinavas, con criaturas increíbles y con un apego muy insistente hacia las tradiciones y las costumbres de siempre. Sí, es el típico libro de fantasía… o fue el libro que hizo que luego se considerasen típicos los libros como este. Pero además guarda en sus páginas referencias a las guerras entre los hombres, no hay que olvidar que se escribió después de la participación de su creador en la Gran Guerra, muchas de las aventuras recogidas en El Señor de los Anillos, muchas de sus leyendas y muchos de sus personajes nacieron en las trincheras de primera línea de batalla, entre muertes y escenas cruentas, por eso el odio está tan reflejado en sus líneas, el odio y la irracionalidad de la guerra, y no sólo en el bando enemigo.

El Señor de los Anillos habla de amistad y de amor intercultural, es una novela que encierra mil novelas más y que forja un imaginario colectivo que nos ha hecho a muchas generaciones soñar con orcos, trasgos, trolls o elfos. Sí, en los últimos tiempos recibió el inestimable empujoncito de la industria del cine, que convirtió la historia ideada por Tolkien en un fenómeno de proporciones colosales, pero no nos engañemos, El Señor de los Anillos siempre fue un símbolo, un libro referencia que todo lector aficionado a la fantasía tenía que leer. Creo que pocos escritores fantásticos habrán pasado por alto la obra de Tolkien y que muchos de los jóvenes escritores de fantasía que inundan hoy el mercado llegaron a los mundos de la imaginación de sus propios escritos de la mano de este británico de apariencia afable y bondadosa que suele aparecer en fotografías con una gran pipa, como lo hacen en algún momento el propio Gandalf o Bilbo, el primero de sus héroes medianos.


Nadie que haya deambulado por la Tierra Media olvidará nunca a Gandalf, Aragorn, Gimly, Légolas, Merry, Pippin, Sam, Boromir o Frodo. La Comunidad del Anillo por sí misma es una enciclopedia de productos fantásticos de los que muchos nos hemos aprovechado. Humanos, Elfos, Enanos, Magos… e incluso seres menos valiosos en apariencia, pero al final tan bravos o más como los que aparentan serlo, los Hobbits.

Para aquel que aún no sepa de qué va el Señor de los Anillos haré un brevísimo resumen, aunque no imagino a nadie en las tierras de occidente que no sepan de qué va este magnífico libro de aventuras, pasión, solidaridad y guerra, entre otras muchas cosas.

Hace mucho tiempo se libró una batalla frente al Señor Oscuro, Sauron, en la que, milagrosamente la alianza entre los hombres y los elfos lograron derrotarle y desterrarle de la Tierra Media. Isildur, rey de los hombres se hizo con el Anillo de Poder que el Oscuro usaba para gobernar a sus esclavos. Pero el Anillo sólo tenía un amo y traicionó a Isildur, que murió en una emboscada. El anillo se perdió y cayó en manos de un pobre desgraciado, Smeagol, que tras matar a su amigo se refugió en una oscura cueva con lo que decidió llamar su tesoro. Pero otro hobbit dio por casualidad con el Anillo y se lo llevó a la apacible tierra de los hobbits, La Comarca.

El Señor Oscuro despierta una vez más y clama venganza, pero esta vez apenas hay nadie capaz de retenerle, Gandalf, un mago que ha estado vigilante, sospecha que el anillo que guarda su amigo Bilbo es el Único, el anillo en el que reside el poder de Sauron para gobernar a los pueblos libres. Y es entonces cuando se organiza una compañía que recorra la Tierra Media y libre al mundo del poder del Anillo, para destruirlo sólo pueden hacer una cosa, lanzarlo al cráter de los Montes del Destino, aunque para ello tengan que atravesar todos los ejércitos de Sauron e incluso adentrarse en sus dominios, donde es prácticamente omnipotente.

En resumen ese sería el argumento de El Señor de los Anillos, un resumen muy básico pero que habla de un viaje iniciático, de encuentros fortuitos con aliados y enemigos, de batallas… no sé, creo que El señor de los anillos cuenta con todos los ingredientes y además está escrito de una manera impecable por un erudito en filología inglesa que cursó durante muchos años clases de literatura inglesa en Oxford.

En El Señor de los Anillos se critica el progreso desmesurado y se encuentran muchas añoranzas del pasado. Tolkien era un amante de su mundo y de su tierra natal, por eso muchos de los paisajes de su gran novela fueron extraídos de la realidad, como el molino descrito al hablar de la comarca y que estaba junto a la granja en la que pasaba los veranos de su niñez. Hay quien incluso ha creído ver muchas semejanzas con las guerras mundiales. No sé hasta qué punto las habrá, lo cierto es que esos momentos en los que describe las batallas son tremendos.

Os recomiendo a todos la lectura de El Señor de los Anillos con una única pega, por poner alguna, las primeras páginas, en las que se habla de la comarca, los hobbits y tal es una criba para lectores espontáneos, si pasáis de allí no podréis dejar de leer hasta no llegar con el anillo al Monte del Destino, después, lanzarlo al vacío o no dependerá de vosotros mismos y de vuestras ganas de seguir leyendo.

Hasta la semana que viene.

No lo digo en la reseña, pero El señor de los anillos cuenta además con uno de los villanos más conseguidos en la historia de la literatura, el bueno de Smeagol, que al ser corrompido por el Anillo se convierte en el sanguinario Gollum, sin duda un personaje del que han bebido muchos de los villanos del cine y la literatura del sigla XX y XXI. Aunque como dijo el mismo Tolkien, a Gollum no hay que temerle u odiarle, sólo sentir lástima por él. Es algo así como un drogadicto que no puede contener el mono... bueno, así acaba el pobre ¿no?

20 de julio de 2009

Mañana vuelve a haber reseña

.
Sí, se han acabado las vacaciones para El bosque de las palabras y voy a sacar uno de esos comodines que tenía reservados para ocasiones como esta... ¿habéis leído El señor de los anillos? ¿No? Pues no tenéis perdón de Dios, si os gusta la Fantasía tenéis que leer el libro de los libros.

Mañana reseñaremos este pedazo de libro (en todos los sentidos). Si estáis de vacaciones, usad un ratejo de cada día en leer esta alucinante novela de Fantasía épica.

7 de julio de 2009

Esta tarde no hay reseña

.
No, porque El Bosque de las palabras está de vacaciones, algo que mis neuronas agradecerán, porque necesito un poco de relax. Ayer, a las 3 de la mañana, terminé de leer Infected... y bueno, todavía estoy defraudado con el libro y con su final, qué se le va a hacer. No todos los libros son iguales o buenos, también los hay menos buenos y menos entretenidos...

Ahora, me estoy dando un respiro leyendo un cuentito para niños, el premio Edebé de literatura infantil, Sopa de Cola de Lagartija... claro, que este no vale para El Bosque, pero sí para rejuvenecer mis pensamientos y refrescarme. En cuanto lo acabe me voy a leer La magia de una noche de verano y mañana me compraré Los demonios de Berlín. Ya os contaré.

6 de julio de 2009

Resident Evil

.
Buenas tardes, ¿cómo habéis empezado el verano? Espero que bien, o al menos tan bien como yo, pero es que después de los últimos libros fantásticos que estoy leyendo creo que lo mejor que uno puede hacer es vivir lo más feliz posible y pensando sólo en el día de hoy… nunca se sabe qué puede pasar mañana.

Aunque estemos ya en 2009, hemos vivido recientemente un cambio que históricamente a la humanidad le ha servido para hablar de la destrucción del mundo, la llegada del Apocalipsis y todo tipo de males extraños capaces de borrar de un plumazo toda clase de vida de la faz de la Tierra. Sí, porque el cambio de siglo suele provocar en los profetas y agoreros cientos de pensamientos destructivos varios, pero encima un cambio de milenio como el nuestro… buf.

Si en el último año de la década de los 90 nos amenazaba el temido efecto 2000, que iba a provocar el derrumbe de la civilización y nos iba a llevar a todos a una nueva Edad de Piedra, ahora son los mayas, los míticos mayas los que anunciaron hace siglos el fin del mundo y así lo predican libros, profecías, ensayos y, por supuesto, los mentideros más catastrofistas o filosóficos de Internet. Como ocurrió un año antes de la llegada de la década que está a medio año de concluir, hay grupos formándose para irse a vivir al campo, a lugares protegidos y fortificados, repletos de conservas para varios meses o años de existencia, de armas y con una comunidad formada por personas capaces de los más diversos trabajos. Yo no sé si llegará el fin del mundo o no, si volveremos a la Edad de Piedra y nos quedaremos sin electricidad o simplemente acabaremos abrasados por el impacto de una de esas bombas de destrucción masiva que sólo pueden tener los buenos, entre comillas, de la película… aunque… no sé, me empiezo a preocupar el que tanta gente lo repita y me planteo el ser más feliz hoy y pensar en serlo mañana cuando llegue.

Y diréis, vaya rollo nos está soltando éste hoy. Puede ser, pero es que los libros de los que voy a hablar hoy, publicados por Timun Mas, hablan de un fin del mundo muy particular, el de un mundo repleto de hombres y mujeres sin mente, movidos por unos terribles instintos de cazar al que no es como ellos para alimentarse, el de los zombies.

Ya de pequeño me planteé qué haría yo en el caso de que mi mundo fuese de pronto invadido por esos seres putrefactos y asquerosos que sólo quieren comer y matar por encima de todo y fue después de ver una malísima película en la que un cometa era la causa de la conversión de los hombres en criaturas sin sentido. No sé si os habéis fijado, pero abundan las películas, las historias, videojuegos y libros sobre una posibilidad así.

Ya la grandísima escritora Mary Shelley escribió en su día El último hombre en la Tierra, en el que se hablaba de la posibilidad de que los hombres, debido a un virus mortal se transformasen en esas criaturas de la noche. Después hay toda una suerte de libros y películas semejantes, aunque creo que una de las causas del auge presente de los zombies, que nada tienen que ver (o muy poco) con los que se dice que es capaz de levantar el vudú en tierras latinas, es la aparición de un videojuego. Un videojuego que no sólo nos enseñó a temer a estas criaturas de la noche, sino a defendernos de ellos, a matarnos y a sobrevivir en una ciudad o un pueblo infestado.

Y como a los jóvenes no se llega fácilmente, algunos editores han debido pensar, si no puedes enfrentarte a ellos, únete. Y no me refiero a esa masa informe de carnes putrefactas y miembros caídos, no, me refiero a los videojuegos. Así, por ejemplo, Timun Mas recrea de forma novelada algunos de los videojuegos más famosos del mercado y tengo que reconocer de un modo más que divertido y estimulante, logrando que chicos y chicas que apenas son capaces de pasar una página en sus libros de texto devoren estas novelas cortas, con una extensión de aproximadamente 200 páginas.



Esta semana, después de todo este rollo os quiero recomendar los siete títulos publicados de la colección Resident Evil. Código Verónica, Némesis, Inframundo, La ciudad de los muertos, La ensenada Calibán, La conspiración Umbrella y Hora Cero. Estos son los siete títulos de la colección. Unas novelas muy entretenidas, con muchos detalles cinematográficos y mucha acción en el que un grupo de héroes, algunos por vocación y la mayoría por necesidad tendrá que sobrevivir a un brote de un virus que ha convertido a la mayor parte de una pequeña ciudad norteamericana en sanguinarios asesinos capaces de comer a cualquiera que pillen por delante.

La compañía farmacéutica Umbrella es la que está detrás de este brote accidental ¿o es una prueba más de sus científicos sin escrúpulos? No lo sabremos hasta el final e incluso entonces nos preguntaremos el por qué de tanta destrucción y tanto dolor. Los miembros de un agencia paramilitar contratada para averiguar qué ha sucedido serán los únicos que puedan luchar contra una plaga tan mortífera como aterradora. Los Stars serán los que procuren proteger a la humanidad no sólo de esta plaga desatada en una ciudad cerrada a cal y canto, sino de una expansión a escala mundial capaz de acabar con la humanidad tal y como la conocemos.

Una aparente colección poco ambiciosa que critica el egoísmo humano en todos los sentidos y ensalza el compañerismo y la amistad por encima de cualquier otra cosa. Acción sin límites, aventura, misterios y enigmas a montones y un ambiente oscuro que nos acompañará durante toda la serie hacen de Resident Evil, de Timun Mas una colección a recomendar desde nuestra sección fantástica.

Y antes de que se acabe el mundo os cuento que en Scyla ya tenéis disponibles las bases para la edición del Premio Minotauro del 2010. El concurso de literatura fantástica, ciencia ficción y terror mejor dotado económicamente en castellano, con 10.000 euros. La admisión de originales se cerrará el 5 de noviembre del año 2009. El fallo del jurado se hará público durante el primer trimestre del año 2010. El ganador de la edición de este año fue Fernando J. López del Oso, con su novela "El templo de la Luna".

Hombre, si el mundo no se acaba antes, 10.000 euros no están nada mal, ¿verdad?

Bueno, me despido por esta semana, no sin antes deciros que estoy leyendo otra catastrófica novela que nos amenaza con destruir de una vez por todas. Infected, de Minotauro.

Adios. Por cierto, una cosa, si os topáis por casualidad con un zombi... en fin, no tratéis de dialogar y si podéis, disparad a la cabeza.