6 de enero de 2010

Apocalipsis Z. Los días oscuros

.
Dicen que en tiempos de crisis se hace más notable la presencia en nuestra vida cotidiana de películas o libros que hablen sobre catástrofes naturales, fines del mundo y asuntos por el estilo. El mundo de la ciencia ficción y la fantasía es el refugio necesario para ucronías y desastres apocalípticos y desde que somos civilización hemos pensado que nuestro mundo, tarde o temprano, desaparecería de algún modo.

El género zombi es un subgénero de la ciencia ficción, que muchos consideran de clase B, que cada vez está cogiendo más fuerza entre un número muy abultado de espectadores y lectores, cada vez más jóvenes gracias al mundo del videojuego, que parece estar convirtiéndose en un aliado indispensable para los editores de literatura fantástica. Cada vez hay más libros basados en videojuegos de éxito o sagas fundamentadas en personajes impulsados por los botoncitos de un mando de juego.

Ya hablamos hace unos meses por aquí de la saga literaria Resident Evil, creada según los argumentos de los videojuegos donde nacieron estos muertos vivientes y los que intentan sobrevivir a ellos en un mundo plagado y ruinoso. Una saga que tiene incluso tres títulos cinematográficos. Y es que en el mundo en el que nos movemos es casi imposible separar ya las grandes y pequeñas pantallas de las páginas de un libro, por lo menos en terrenos fantásticos.

El género zombi surgió en los años 30, justo después del asunto del 29… como reflejo de las leyendas haitianas sobre el vudú y la magia negra. Fue el periodista y escritor William Buehler Seabrook quien escribió La isla mágica, donde reflejaba algunas de sus experiencias en Haití, entre las que se encontraba la de un hechicero capaz de revivir a los muertos y ponerlos bajo su voluntad. La mayoría de los títulos zombis que se sucedieron desde la fecha reflejaban historias donde un malo malísimo se dedicaba a levantar muertos para ponerlos bajo y mandato y acometer mil felonías. No fue hasta que George A. Romero realizó La noche de los muertos vivientes en 1968 que el género no quedó como lo que nos solemos encontrar a día de hoy, con millones de muertos deambulantes recorriendo el mundo en busca de supervivientes con las que engrosar sus filas de muertos sin alma y en las que los vivos no sólo tienen que pelear con estos seres agresivos e irracionales, sino con otros vivos que con pretensiones variopintas.

Pero voy a dejar de daros esta conferencia zombil para ponerme con el libro que tengo entre las manos y con el que comencé el año. Tengo que decir en su favor que me lo acabé en el mismo día 1 de enero y eso es algo complicado, pues entre que uno se levanta tarde, come con la familia y demás historias de año nuevo, leerse un libro de trescientas setenta y siete páginas dice mucho a favor de esas páginas.

Se trata del libro que os he comentado estos días atrás. Apocalipsis Z, los días oscuros, la segunda novela de Manel Loureiro, que ya publicó en 2007 la primera parte de este fin del mundo descrito desde España y desde los recuerdos de un abogado pontevedrés, como el mismo Manel, que también es abogado. La novela será puesta a la venta el próximo día 15 y creo que va a ser un éxito entre los aficionados al género.

La historia nos cuenta las peripecias de este abogado gallego en un peligroso viaje en helicóptero iniciado en la novela anterior, a la que hace constantes referencias que vienen bastante bien a la historia. Aunque se ve que Manel ha bebido de películas del género y utiliza casi todos los tópicos sobre zombis, la novela tiene muchos puntos de originalidad que la hacen altamente recomendable, al menos para mi gusto. Para empezar lo que dijimos el otro día, está ambientada en España. El viaje que el abogado y sus tres variopintos compañeros realizan recorre la costa de Portugal, el norte de África y por último las Islas Canarias, donde sus dos grandes islas son los únicos puntos sin infección de toda Europa, o al menos eso es lo que predican desde las Islas. Allí nuestros protagonistas serán puestos en una cuarentena rigurosa antes de ser insertados en la precaria sociedad instaurada en Tenerife.

Más tarde nos enteraremos de que entre Gran Canaria y Tenerife hay una guerra civil, que parece acompañar a los españoles incluso después de un holocausto, entre republicanos y monárquicos, ya que parte de la familia real ha logrado sobrevivir al desastre y llegar a salvo a las islas, cosa que la mayoría de los políticos no ha conseguido.

Dos de nuestros protagonistas, tomados por su hazaña de escapar de Europa como supervivientes experimentados y expertos en asuntos zombis, son enviados a la fuerza de regreso a la península ibérica en busca de medicamentos al Hospital de la Paz, en Madrid, lo que les llevará a recorrer una urbe infestada de no muertos que nos hará estremecer a los que conozcamos la capital española. En fin, un libro muy inquietante el que nos presenta Manel.

Además, tiene la particularidad de que comenzó el 30 de diciembre de 2005 como un blog en el que un abogado contaba su historia día a día en la ciudad de Vigo. Manel escribía entradas de vez en cuando como si acabase de empezar un diario, se tiraba días sin escribir o escribía varias veces en un mismo día. En aquellas primeras notas hablaba de una extraña noticia que se estaba dando desde Dargestán y que poco a poco hacía que la prensa y los gobiernos mundiales empezaran a preocuparse realmente por un asunto que una vez encendido, era casi imposible de apagar.

Como si de zombis hambrientos se tratasen, los fans del blog del superviviente, que podéis leer en mundocadaver.livejournal.com, fueron siendo más y más, hasta que una editorial se decidió a publicar las aventuras de este abogado en un mundo zombi. Ya veis que no es un héroe, aunque en estas historias los héroes suelen ser siempre bastante atípicos. El superviviente que nos relata sus experiencias desde su confortable y segura casa repleta de alimentos, bebidas y de placas solares, termina por verse obligado por huir de allí y para ello se equipa con un arpón y un traje de neopreno, surrealista sí, pero muy eficaz. Os recomiendo Los Días Oscuros, aunque sólo a los que les gusten los apocalipsis y los zombis.

Por cierto, buceando por la red, he encontrado una excelente entrada sobre los diez libros de zombis imprescindibles para vivir, no soy mucho de listas, pero voy a daros los títulos de los diez, por si a alguien le interesa. Por cierto, el blog del que he sacado los títulos es El bibliófilo enmascarado. A ver, os digo los títulos.

Guerra mundial Z. El libro de los Zombies. Cell (Stephen King). Apocalipsis Z. Saga Resident Evil. El camino de la Cabra. Zombie Island. Autumn. La noche de los muertos vivientes. The Rising.