15 de enero de 2010

Bienvenidos a La noche del Cetrero

.

Hola a todos, el otro día, casi con el comienzo del año, empecé a escribir un relato en el que quería hecérselo pasar muy mal a un joven aprendiz de cetrería... el caso es que el relato se está alargando y me gustaría haceros partícipes de la historia de Roland. No sé si os gustará o no lo que le ocurre a este pobre chico en una aterradora noche en un Bosque embrujado del que no sé todavía muy bien si va a salir con vida o no o si incluso su alma será condenada para toda la eternidad por entre los tallos de sus árboles... en fin, que si os apetece os invito a viajar a través de esa terrorífica (espero) arboleda en compañía de Roland y la mía, claro está.

La historia está más o menos trenzada y ya llevo 30 páginas escritas, así que, si os apetece acompañarnos, tendréis lectura para rato porque no creo que suba una página diaria, o sí... bueno, ya veré el ritmo, os comunico que suelo ser muy inconstante, pero espero llevar a buen, o mal, término la "aventura" de Roland, que yo prefiero llamar Pesadilla.

En fin, antes de empezar os presento a Roland. Es un chico joven, entre los 15 y los 18 años, nadie lo sabe demasiado bien. Es muy delgado y esmirriado, nunca ha destacado en nada. Es huérfano y fue criado en el hospicio de la Catedral de Sarberk antes de ser enviado como aprendiz de cetrero al castillo, donde quedó en manos de Margall, el anciano cuidador de rapaces del rey. Allí fue donde empezó a destacar en algo, aunque no por su pericia, sino porque los animales a su cargo parecían guardarle un cariño especial y estaban siempre dispuestos a obedecerle, incluido Salomón, el misterioso halcón peregrino que llegó al castillo en una noche de luna llena.

Por lo demás, el pobre Roland es torpe y muy feo, viste de manera descuidada y tiene un defecto más, es incapaz de permanecer callado aunque le vaya la vida en ello, lo que le hubiese llevado a la horca por hereje de no ser muy conocida en la Ciudad Fronteriza su devoción por Dios y por la Iglesia.

Presentado nuestro "héroe", sólo me queda poneros en antecedentes. El mundo de Roland no tiene nombre, pero está dividido en reinos y es gobernado por los humanos, regidos por un modelo feudal muy religioso, casi fanático. La Iglesia tiene un poder casi infinito, incluso en casos mayor que el de muchos reyes y quema herejes por doquier, mientras trata de convertir a su dogma a los seres no humanos que pueblan el mundo, sobre todo en los bosques y las zonas montañosas... y los que se niegan a ser convertidos son ejecutados, sin más.

El mundo de nuestro aprendiz de cetrero no es fácil y además está acosado por una extraña raza de seres monstruosos surgida de la noche a la mañana, los Drauks, que ponen en peligro la civilización al completo sin que nadie parezca lo suficientemente poderoso como para detenerlos... Sarberk es una Ciudad de Frontera entre los Reinos Creyentes y los Oscuros, está rodeado por un bosque inmenso de imposible acceso a los humanos en noches de luna llena, pues es en esas noches cuando el poder de los seres no humanos del mundo es casi infinito.

Es precisamente en luna llena cuando Salomón alcanza el guantelete de cuero de Roland con un mensaje de socorro que advierte sobre la inminente llegada de los Drauks y la segura destrucción de una lejana aldea antes del alba... y sin darse cuenta de ello Roland se convertirá en el mensajero que tendrá que advertir a la aldea de Bidem de la terrible noticia, pues los halcones se niegan a atravesar el Bosque durante la noche.

Pero mientras cabalga hacia la espesura y se lamenta de tener una lengua tan larga Roland estará casi convencido de que no llegará con vida al alba y que sus pasos nunca le llevarán a Bidem, ¿lo logrará?

Os invito a embarcaros con Roland y conmigo en esta pesadilla a través de un bosque embrujado, a ver si os gusta. Está escrito sin apenas tiempo y sin correcciones, así que si esncontráis cualquier cosita os pido por favor que me lo digáis. Acepto consejos, críticas y mensajes de cualquier tipo (siempre que no sean insultos y cosas semejantes). Bueno, espero que os guste La noche del Cetrero.

3 comentarios :

María Jesús Almendro dijo...

Pues me parece muy bien que nos regales un relato, lo que he leído de este me ha gustado. Si hay faltas o no, pues no me he dado cuenta... tal vez sea porque yo seguro que tengo muchas más que tu. O porque te leo con el cariño propio de una amiga y, en estos casos la faltas pasan desapercibidas. En global, creo que eres un escritor fantástico.

Un beso!

Anónimo dijo...

Dices: "Acepto consejos, críticas
y mensajes de cualquier tipo(siempre que no sean insultos y cosas semejantes). Bueno, espero que os guste..."

Pero si no se más,palabras de esta que parece ser interesante historia, ¡no se como te lías en asuntos de brujos, elgos, zotes, lotófagos, driamontes, trolls, escrújulos, anillos nibelungos,
lobotómicos y otros seres tan fantasmales,.. Tú has estudiado bien ELBosco en El Prado y has soñado con la pluma en las manos y así cualquiera, la imaginación te pilla siempre traBajando a esos mundos subterraráneos, subttropicales, subsumidos en la negrumbe y tinieblas del infierno de Dante/Barceló y Lovecraft..... Bueno, dime como te corrijo y te mando tanta literatura al tribunal del Santo Oficio de Escritores..., nos vas a dejar sin temas a los demás, y eso es dumping, huelga japonesa, o eres el tintero del propio Balzac....bueno, dime como te corrijo y aberro de tanta fantasmagoria, porque lo cojo y me da miedo seguir....saLÚDICOS,Javi
(j&A)

Javi dijo...

María Jesús, muchas gracias por considerarme un amigo y por leer el relato de Roland, espero que disfrutes con este viaje de pesadilla.


Y colega anónimo, este relato es una pequeña gamberrada fantástica con la que me estoy divirtiendo mucho haciéndoselo pasar muy mal a un pobre personaje con el que espero no encontrarme cara a cara, porque seguramente me partiría la cara. Por cierto, muchas gracias por el listado de criaturas fantásticas, algunas me han venido bien para el relato.


Lo dicho, espero que os guste y sigáis comentando.