2 de marzo de 2010

El Violín Negro

El violín negro es un libro entretenido y escrito con una prosa que invita a continuar con su lectura, no te cansa. Pero además contiene entre sus páginas la esencia de ese personaje que tanto cautiva a Sandra desde que leyó su historia a los 13 años, ese romántico y desgraciado Fantasma de la Ópera, un ser excepcional, con unas dotes para la música y una sabiduría excelsas, pero cuyo rostro desfigurado de nacimiento mantiene oculto a los ojos del mundo, escondido detrás de una fría máscara con la que procura protegerse. Y que lo logra hasta que el amor por una mujer logra deshacer esa protección… la verdad es que se nota al momento el amor que Sandra tiene a este personaje que ella asegura fue una persona real, de hecho conoce a la bisnieta del propio Gaston Leroux y ella le ha confirmado que buena parte de la obra de su bisabuelo está basada en hechos reales, por lo que su certeza de la existencia de Erik es total y la admiración que siente por él y su obra palpable en cada línea escrita.

He dicho antes que estamos hablando de un libro entretenido, pero es mucho más que eso. En El violín negro se nota todo un gran trabajo de investigación llevado a cabo por Sandra, un trabajo que la ha llevado a visitar parajes a los que muy pocos privilegiados logran acceder y de los que somos testigos gracias a su pericia como escritora, tan vívidamente como si de verdad hubiésemos estado allí… en las galerías subterráneas recorridas por los catas o en los subterráneos de la Ópera Garnier… se nota que este libro está escrito por alguien con una capacidad de descripción tremenda. Alguien capaz de hacernos ver París como si en realidad estuviésemos recorriendo sus calles y sus edificios. A destacar sus descripciones sobre la Ópera y los detalles musicales de los que está repleto el libro.

Como ejemplo te puedo hablar de un capítulo en el que se nos describe la ciudad de Delfos, donde según los griegos se encontraba el centro del mundo. Bien, pues servidor ha recorrido este paisaje en realidad y por segunda vez gracias a Sandra, tan nítidamente como la primera.

Y además lo he pasado genial en compañía de Christelle, la joven protagonista, un reflejo difuminado de la propia autora, una virtuosa estudiante del violín enamorada de una leyenda, apegada a un libro sin apenas darse cuenta de ello. Una huérfana cuya vida cambiará radicalmente a raíz de la irrupción en su cotidianidad de un misterioso violín negro que su tío procura que no vea y por supuesto, que no toque. Pero ya sabemos cómo son los libros, Christelle terminará tocando el violín y ahí se desencadenará esta aventura repleta de acción, aventuras, romanticismo y misterio.

Además de la historia de Christelle, que transcurre en el París contemporáneo, nos topamos con la de un Gaston Leroux a punto de escribir la novela que le dio fama universal y de la que Sandra es una auténtica experta, El fantasma de la ópera. Así que tenemos dos argumentos divididos por los años y relacionados entre sí… bueno, o mejor dicho, tres, porque también nos topamos con las aventuras de Erik, el Fantasma, que Sandra considera un ser tan real como la propia ópera que dice la leyenda que ocupó y ayudo a construir.

Si lo que Sandra pretendía al escribir esta novela era que nos entrasen ganas de leer la novela clásica de Leroux, lo consigue holgadamente. No seré ni el primero ni, probablemente el único que lea El fantasma de la ópera gracias a El violín negro. Y si lo que pretendía era simplemente el crear un ambiente misterioso y una novela que pudiesen disfrutar lectores de todas las edades también lo ha hecho. Es una recomendación segura y un libro del que disfrutará cualquiera.

Y diréis, sí, está muy bien, pero ¿dónde está la fantasía? Pues la hay y mucha. Pero prefiero no desvelaros nada más, sólo que estéis muy atentos, porque hay un punto en la novela donde su realismo se trastoca de repente y donde comienza la magia y la fantasía que describen nuestra sección semanal.

Sin temor a equivocarme os recomiendo El violín negro, de Sandra Andrés Belenguer y publicado por Ediciones del Laberinto. Un libro romántico, eso sí, pero que a la vez es bastante oscuro, con tintes incluso de novela negra. Espero que os guste.

2 comentarios :

Anónimo dijo...

Excelente descripción. Yo me leí hace unos días el libro y, la verdad, me enganchó en la primera página. Seguí leyendo sin poder parar... y, al final, incluso lloré. ¡Es tan bonito! Y me encana la escena final cuando besa la rosa en el palco número 5...
Y sí, como bien dices, ahora quiero leer El Fantasma de la Ópera.

Anónimo dijo...

este libro es exquisito en literatura,ya eh leido el primer capitulo, y deceo continuar le leyéndolo.
muchas felicitaciones a sandra
exelente libro.