10 de junio de 2010

Amante Infatigable



Me duermo arrullado en tu regazo
y despierto planeando desvestirte en la mañana
solamente abrir los ojos te deseo,
y mecerte entre mis manos
abrazarte,
se convierte en cada encuentro en mi tortura y movimiento,
y te encuentro ardiente
palpitante
esperándome gustosa
reclinada ante la almohada de mis besos,
con la piel desnuda ante mis labios
sabiéndome a canela y miel y terciopelo…
y me acerco lento en el acecho,
cauteloso
frágil ante ti
sinuoso
desarmado
como un niño en la penumbra
acobardado,
sintiéndome arena en el desierto
gota de agua en un océano repleto
zarandeado por tus ojos
tus deseos,
preso en tus pestañas
incapaz de contenerte o poseerte o tocarte…
yermo,
maldito,
perdido a través de tus neblinas,
ingrávido,
inconsistente
por no poder abarcarte por completo,
por no tenerte siempre entre mis sábanas rugosas,
entre mis dedos…

incapaz soy de amarte para siempre aunque lo haga
y caigo en ti una vez más
atrapado en las sedas que has tejido
como un alcohólico necesitado de su droga
en cada espacio
en cada nuevo mundo
en cada trazo entregado por mis tintas,
por mi sangre derramada ante tu embrujo

y me dejo caer de nuevo en tu regazo
y deslizo mis sentidos por tus piernas
te desnudo
encontrándote en un contoneo incierto de condenas,
por mil veces he intentado desentrañarte en la negrura
sin resultado,
sin rumbo,
me aferro a ti en la tormenta despertada en mi cuaderno
dejando que mi alma te idolatre…
te amo con mesura,
con sosiego,
intermitente,
aunque a veces me desate en huracanes
cuando te muestras por completo ante mis ojos
sugerente,
abierta de par en par entre mis dedos,
entonces me dejo en mis recursos
abandonado en los regalos de tu carne
en tus placeres…
y te recorro dichoso
y te retazo
y te busco sin mapa que me ampare
disfrutando de ti sin barreras ni fronteras ni equipajes,
largamente
hasta que la madrugada me atrapa entre sus garras
y me lleva
y me entrega a Morfeo cada noche
para que sueñe contigo y con tu fuego
y me recree en ensueños con tus juegos
y te quiera,
y me encadenes
para que muera en ti tal cual te vivo
para que siempre seas

mi vida
mi camino
mi último e incierto bastión de mi destino.


10 de junio de 2010