30 de septiembre de 2010

La Casa de Bernarda Alba


No soy un lector habitual de teatro, pero tratándose de Lorca lo de las excepciones ni se cuentan, simplemente se hacen. Gracias a una colección de El País me he decidido por fin a leer este clásico del teatro español y he alucinado con todo lo que cuenta en las pocas páginas que tiene.

Se puede decir que, a pesar de la tragedia que nos cuenta y que, en algunos puntos, puede resultar de gran actualidad a pesar del tiempo, he disfrutado con esta lectura. Sobre todo con las dos discusiones entre la agria Bernarda y la resabiada Poncia. María Josefa es un personaje que consigue que a uno se le pongan los pelos de punta y en general, la historia consigue agobiarte y presentir en todo momento que va a ocurrir lo peor...

Es una historia sin esperanza, sin salida, que te aprisiona entre sus rejas y sus calores asfixiantes de verano y te hace entender mucho de lo que ocurría en la España profunda de antes de la guerra civil.

Sinceramente me alegro de haberla leído y me arrepiento de no haberlo hecho antes. Es impresionante. Os la recomiendo a todos, estoy seguro que la vais a disfrutar tanto como lo he hecho yo, ya lo veréis.