23 de noviembre de 2010

Reencuentro

Fue pura casualidad, trasteando con el Facebook a las tantas de la madrugada, mientras veía un programa en la televisión que no me interesaba nada, me topé en la pantalla con un antiguo compañero de colegio al que no veía desde los quince años.

A partir de ahí todo fue sencillo y más bien rápido, primero conectamos en el Facebook, después nos llamamos por teléfono y a los pocos días ya estábamos quedando en su casa para rememorar viejos tiempos.

Ahora, con los pantalones en los tobillos, las manos atadas al respaldo de la silla y amordazado, creo que no fue tan buena idea querer rememorar los viejos tiempos... ¿Quién me iba a decir que aquel amigo de la infancia se iba a convertir en un asesino en serie que disfrutaba torturando a sus víctimas hasta el extremo antes de matarlas?

1 comentarios :

Herly dijo...

este tipo de relatos son de los que mas me gustan.. que al principio esperas una cosa, y al final me dejan sorprendida..