11 de diciembre de 2010

No te olvido, poesía


No te olvido,
no te olvido, poesía
no me olvido de tus ojos
aunque creas que lo hago,
aunque no te invoque en mis silencios
ni te cuente, ni te llame
ni te escriba
aunque parezca que no te anhelo cada día,
no me olvido de ti
ni de tus pestañas
ni de tus sonrisas,
nunca me olvido de ti,
nunca te dejo
no te olvido,
nunca podría olvidarte
amada poesía.

Me es imposible olvidarte
aunque no te pasee por mis cuadernos
aunque siempre te sonría
y no me ampare en los dictados de mi musa
ni en cielos grises
ni en nublados
que me cubran de pesares o agonía,
aunque te parezca frío y lejano
y distante,

no te olvido,
no te olvido, poesía,
no me dejan hacerlo tus canelas
ni el candor que enrojece tus mejillas
ni tus juegos más mundanos
ni tus sabores y promesas
y delicias,

no te olvido,
nunca te olvido, amada poesía,
nunca podría olvidarte,
poesía amada,
no soy de esos que olvidan,
por mucho que me esfuerce en alejarte
aunque me muera y te odie y te mate,
te quiero tanto
que prefiero, antes que hacerte daño
manteniéndome a tu lado,
abandonarte.

No te olvido,
no te olvido, poesía
y siempre
viviré recordando los deliciosos sabores
que en mis sueños y deseos ofrecías
y de los que nunca podrás saciarme
siendo para siempre mi delicioso
suplicio aderezado de agonía
y mientras me quede un resquicio de aliento
seguiré derramándome en los versos que te escribo
y seguirán siendo para ti
para siempre
querida y amada poesía.