#MalditaGuerra

Porque la Guerra es una mierda, se mire como se mire

"La gran aventura de Sir Wilfredo - El asedio de las sombras"

Una novela para disfrutar de las princesas y de los caballeros.

Microrrelatos en 3 Capítulos

Disfruta de más de cien historias cortas

La importancia de las librerías

Artículo publicado en Diábolo Magazine

18 de junio de 2010

No quiero repetirme en mis escritos


No quiero repetirme en mis escritos,
lanzar al viento palabras huecas
sin sentido,
vacías de vida, inanimadas,
no quiero gritar sin decir nada,
teñir mis horizontes de lo mismo,
usar la misma idea y reciclarla,
amortiguarme…
saberme preparado en la caída.

A veces me pregunto por qué escribo
y por qué no lo hago cada día,
por qué me callo
por qué me dejo en mí lo que no cuento
pudiéndolo gritar sin artificio,
¿por qué lo hago?
Y por qué otras veces me descargo sin descanso
en líneas infinitas, retorcidas
ancladas en el aire cual raíles
que se pierden a lo lejos,
cual carreteras o autopistas
sin límites de velocidad,
sin sobresaltos,
sin señales que refrenen mi huída hacia delante,
mi búsqueda infructuosa de una meta,
de un final,
de un destino…

A veces me pregunto…
no quiero repetirme en mis escritos,
no quiero que mis versos se uniformen
dirigidos por un solo pensamiento…
una idea,
quiero horizontes de colores
gozar de abismos,
temblar ante la nada que me empuja,
quiero amaneceres inauditos
soledades acompañadas de mil voces
un café humeante
una promesa,
un murmullo,
una nube repleta de congojas,
quiero verte cristalina, u opaca, sin distingos,
no quiero repetirme en mis borrones,
quiero contar,
quiero sangrar y dejarlo todo por escrito
pero quiero hacerlo sin prisas,
sin anclajes,
es así como yo lo necesito,
sé que para contarte dispongo de lo largo de una vida
¿por qué correr si no hay prisa aunque
la Ingrata nos pise siempre los talones?

Sabemos bien donde hollaremos,
donde acabaremos nuestros días…
yo quiero ser polvo dibujado
contenido en las hojas de un cuaderno,
pero no quiero correr
no hoy,
ni mañana
ni nunca…

quiero beberte entera y retratarte,
gustar de tus licores y manjares
complacerme en ti
ilusionarte
y dejarte para siempre entre mis cuadros
garabateada en azules,
dibujada.

Quiero retratarte
sin repetirme nunca en mis escritos
por eso espero
y no te escribo cada día,
porque sé que hoy ya no soy quien fui
y mañana…

mañana seré solo un recuerdo,
un recuerdo que apenas sepa
que no quería repetirse en sus escritos.




10 de junio de 2010

15 de junio de 2010

La Espada del Destino

Hace un par de meses recibí en el correo electrónico la ficha de un libro que me llamó mucho la atención, la ficha venía avalada con una afirmación categórica, el autor de ese libro era un nuevo referente en la literatura fantástica mundial y un revolucionario del género (más o menos)... tengo que decir que la imagen de la cubierta fue lo que más me impactó, tenía muchísima curiosidad por saber quién leches era la mujer de la foto, cubierta con capa, un tatuaje incitador en la muñeca, piel pálida, ojos relucientes y milana en el brazo... después leí la sinopsis y me terminó de embrujar.

Hablaba de un brujo cazador de monstruos, uno que lo hacía por dinero, capaz de meterse en cualquier problema por sacar unas pelillas y que si se enfrascaba en la caza de un dragón (por poner un ejemplo) éste no sería el mayor ni más peligroso de sus problemas, ya que estos vendrían tras la caza, cuando se tuviese que repartir el botín con otros cazadores de dragones...

El nombre de su autor también tiene tintes exóticos que invitan a querer leerlo Andrzej Sapkowski "el gran renovador de la literatura fantástica de nuestro tiempos", ¿no os invita a querer saber cómo escribe?

Según Alamut la prosa de Sapkowski es brillante e irónica... no puedo estar más de acuerdo con ellos. El autor y su manera de escribir no sólo me han parecido brillantes, sino envolventes, abrumadores a veces. El toque mundano que da a las historias me ha parecido innovador y sugerente, nunca la fantasía me resultó tan cercana, extravagante y oscura al mismo tiempo.

No había leído antes a Sapkowski ni otras aventuras del Brujo Peloblanco, Geralt de Rivia, pero he disfrutado como un enano de sus aventuras. El libro está trazado en seis aventuras diferentes escritas a modo de cuentos largos o novelas cortas entrelazadas entre sí y siguiendo el hilo del tiempo sucesivamente (como debe de ser), si bien las historias comienzan con la cotidianidad, los vulgarismos y la normalización de la fantasía hasta límites insospechados (la aventura de la caza del dragón y de todos los tipos que se juntan para cazarlo es impagable, irónica, genial), la trama se va oscureciendo a medida que transcurren las hojas.

Geralt de Rivia me ha sorprendido gratamente, no sé si pasarle ya a la lista de mis héroes o de mis antihéroes, si hago caso al personaje en cuestión en sus palabras y sus planteamientos no dudaría en subirle al pedestal de los antihéroes, casi incluso de los villanos, pero si me ciño a su modo de actuar, a su heroicidad velada, me lo tendría que llevar al panteón de los caballeros andantes, tendré que leer más sobre él para opinar, porque quiero leer más, mucho más sobre este brujo tan siniestro de un corazón tan grande (aunque él jure y perjure que no lo tiene, o que está vacío).

Os recomiendo esta lectura para aquellos que busquen algo más en la fantasía que princesas que salvar o demonios que matar o vampiros y hombres lobo... tampoco hay grandes guerras ni batallas increíbles entre ejércitos... sólo hay un hombre (bueno... un brujo drogado y entrenado desde pequeño) enfrentado al mundo, a situaciones imposibles, al destino y a sí mismo... sobre todo a sí mismo.

Geralt de Rivia es un personaje tremendo, trazado con irregularidades y controversias personales que lo convierten en uno de esos grises tan aclamados por los lectores... podría compararse a Raistlin Majere (aunque Raistlin, en su ambición, no resulte tan oscuro como Geralt en su bondad oculta). Si os adentráis en esta saga lo vais a pasar muy bien y hasta os podréis enamorar de una joven cuentacuentos enamorada o de una hechicera mortífera.

Para mí, si tuviese que ceñirme a un par de palabras lo tendría claro: sencillamente genial.

Sólo una cosa, Geralt me recuerda muchísimo a Elric de Melniboné, ¿no será uno de esos guerreros místicos del Multiverso del que nos hablaba Moorcok? Puede ser, drogas, pelo blanco, brujería, incluso en una parte del libro le llama Lobo Blanco... semejanzas que no logran borrar la originalidad de este autor ni de este personaje tan apabullante.


12 de junio de 2010

El Don


Hoy vamos a recomendar una nueva saga literaria que he leído en los últimos días y que considero más que recomendable para nuestros oyentes aficionados a la literatura fantástica, se trata de “Los Libros de Pellinor”, una aventura fascinante escrita por la sudafricana Alison Croggon y publicada en España por Editorial Ámbar.

Aunque hoy sólo vamos a tratar de uno de sus títulos, considero que toda la saga tiene un regusto a esa épica romántica que tanto nos gusta a los lectores de fantasía, así que la recomiendo entera. El libro del que vamos a hablar hoy es “El Don” y con él comienza un viaje alucinante en compañía de una chica llamada Maerad, que empieza la novela siendo una esclava en un fuerte cochambroso y a lo largo de las páginas va descubriendo que en realidad forma parte de un mundo muy diferente al que conoce… ya que pertenece al pueblo de los Bardos, poseedores de conocimientos y poderes que los humanos ni siquiera podemos imaginar… aunque con este aprendizaje también llegará el peligro y una huida de las fuerzas maléficas que pretenden dominar el mundo.

La cubierta de este libro ya incita a sumergirse entre sus páginas, algún día alguien debería contar la importancia de las buenas cubiertas en el éxito comercial de algunos libros. Aquí nos encontramos con una joven vestida de negro, con un arco apuntando al lector y acompañada de un lobo y una lechuza… sin duda una portada excelente que capta la atención al momento.

Como me pasa siempre que me embarco en aventuras fantásticas variopintas ni conocía ni había leído con anterioridad a Alison, pero la sinopsis del libro y las reseñas en internet afirmaban que leyendo “El Don” rememoraría la literatura de Tolkien tanto en el fondo como en la forma… y tras leer sus 623 páginas puedo afirmar con conocimiento de causa que es así, leyendo esta libro uno recuerda aquellas tardes infinitas en compañía de Frodo y la Comunidad del Anillo, atravesando bosques o parajes infranqueables, luchando por la vida de tanto en tanto pero, sobre todo, haciendo un viaje a través de la Tierra Media.

El mundo de Annar y la manera en la que nos lo decribe Alison Croggon nos recuerda mucho a la Tierra Media, con sus leyendas, sus nombres, sus paisajes... pero sobre todo en la nostalgia que destilan las palabras de la autora al hablarnos de esos esplendorosos pasados que ya nunca regresarán al mundo. "Los libros de Pellinor" es un eco hermoso de "El Señor de los Anillos"... contiene descripciones tan largas y detalladas como las usadas por Tolkien, personajes muy bien trazados, recuerdos del pasado, desasosiego por el desarrollo imparable del progreso...

Presupongo que la segunda parte seguirá en la misma línea de este "El Don" que tanto me ha cautivado, a pesar de que la cubierta deje bastante más que desear que la de la primera parte. Creo que Ediciones Ámbar ha acertado de lleno con la publicación de esta apasionante novela de Fantasía Heróica, aunque los más jóvenes puedan tener reticencias debido a su grosor, estoy seguro de que será una obra indispensable en cualquier biblioteca de los aficionados al género.

Pero os voy a contar a grandes rasgos de qué va la novela: Maerad es una esclava que vive en un poblado miserable, no tiene recuerdos de antes de su llegada al fuerte, aunque conserva recuerdos de su madre y una lira con la que entretiene al caudillo y a su apestosa tropa... a sus dieciséis años sólo logra mantenerse con vida gracias al miedo que destila en casi todo el mundo, que la considera una bruja desde que un intento de violación acabó con un hombre gravemente enfermo.

Pero como en toda aventura la vida de Maerad cambiará cuando un desconocido se presente en el fuerte... alguien a quien sólo Maerad puede ver. Se trata de Cadvan, uno de los grandes Bardos de Lirigon... un Buscador de la Verdad. Cadvan descubrirá que Maerad también es un Bardo, mucho más que un humano, ya que posee en su interior "El Don", aunque éste aún no haya despertado.

El Don recuerda muchísimo a la "Fuerza" de la Guerra de las Galaxias, aunque si leéis la novela veréis que hay muchas más cosas que recuerdan al poder poseído entre otros por Luke Skywalker, pero eso no evita que tenga un punto de originalidad que suene muy bien y recuerde a las novelas clásicas de aventuras, en serio... una civilización maravillosa mancillándose poco a poco y desde dentro... recuerda a algo, pero no por ello deja de estar la mar de bien.

El viaje de Maerar y Cadvan serán largo y tortuoso, repleto de peligros y aventuras maravillosas, atravesando lugares que rememorar de la mejor de las maneras a la Tierra Media, pero adentrándose en otros sacados de la chistera propia de la autora. Además, el uso de los grises en los protagonistas es notable... sí, hay buenos muy buenos y malos malísimos, pero una extensa línea de claroscuros consigue que la trama resulte aún más entretenida.

Si os adentráis en Annar encontraréis un mundo a punto de ser engullido por la Oscuridad que ya estuvo a punto de devorarlo en una ocasión y que nos hará vibrar con grandes dosis de acción, magia y aventuras.

Con la excusa de hallarse traduciendo un texto antiguo encontrado en algún lugar ignoto, Alison Croggon ya ha conseguido un admirador de su obra, yo mismo. Os aseguro que volveremos a hablar, y mucho, de "Los Libros de Pellinor". Si os gusta la fantasía de verdad tenéis que leer este libro.


Alison Croggon (Sudáfrica, 1962) ha vivido en Australia toda su vida, país en el que se le considera una de las mejores autoras de poesía dentro de la generación que emergió en la década de los 90, pero ha cultivado todos los géneros, incluyendo la crítica, el teatro y la prosa. Su incursión en el mundo del Fantasy con la serie de «Los libros de Pellinor» la ha convertido en una de las autoras con más éxito internacional en su género, como lo demuestran las listas de más vendidos en USA, Gran Bretaña y Alemania entre otros muchos países y los innumerables galardones que ha merecido por la saga, como el Top 10 de Amazon.com en el 2005 y el premio al mejor libro de Fantasy de la prestigiosa revista «Kirkus Reviews».

10 de junio de 2010

Amante Infatigable



Me duermo arrullado en tu regazo
y despierto planeando desvestirte en la mañana
solamente abrir los ojos te deseo,
y mecerte entre mis manos
abrazarte,
se convierte en cada encuentro en mi tortura y movimiento,
y te encuentro ardiente
palpitante
esperándome gustosa
reclinada ante la almohada de mis besos,
con la piel desnuda ante mis labios
sabiéndome a canela y miel y terciopelo…
y me acerco lento en el acecho,
cauteloso
frágil ante ti
sinuoso
desarmado
como un niño en la penumbra
acobardado,
sintiéndome arena en el desierto
gota de agua en un océano repleto
zarandeado por tus ojos
tus deseos,
preso en tus pestañas
incapaz de contenerte o poseerte o tocarte…
yermo,
maldito,
perdido a través de tus neblinas,
ingrávido,
inconsistente
por no poder abarcarte por completo,
por no tenerte siempre entre mis sábanas rugosas,
entre mis dedos…

incapaz soy de amarte para siempre aunque lo haga
y caigo en ti una vez más
atrapado en las sedas que has tejido
como un alcohólico necesitado de su droga
en cada espacio
en cada nuevo mundo
en cada trazo entregado por mis tintas,
por mi sangre derramada ante tu embrujo

y me dejo caer de nuevo en tu regazo
y deslizo mis sentidos por tus piernas
te desnudo
encontrándote en un contoneo incierto de condenas,
por mil veces he intentado desentrañarte en la negrura
sin resultado,
sin rumbo,
me aferro a ti en la tormenta despertada en mi cuaderno
dejando que mi alma te idolatre…
te amo con mesura,
con sosiego,
intermitente,
aunque a veces me desate en huracanes
cuando te muestras por completo ante mis ojos
sugerente,
abierta de par en par entre mis dedos,
entonces me dejo en mis recursos
abandonado en los regalos de tu carne
en tus placeres…
y te recorro dichoso
y te retazo
y te busco sin mapa que me ampare
disfrutando de ti sin barreras ni fronteras ni equipajes,
largamente
hasta que la madrugada me atrapa entre sus garras
y me lleva
y me entrega a Morfeo cada noche
para que sueñe contigo y con tu fuego
y me recree en ensueños con tus juegos
y te quiera,
y me encadenes
para que muera en ti tal cual te vivo
para que siempre seas

mi vida
mi camino
mi último e incierto bastión de mi destino.


10 de junio de 2010

8 de junio de 2010

La Noche del Cetrero 14

Desde una de las torres más elevadas del castillo Margall oteaba el triste espectáculo de la partida de su mejor aprendiz, lo que adivinó más que vio desde arriba le provocó un profundo malestar, aquella gente despedía al chico como si fuese un héroe, todos y cada uno de ellos sabía que el joven moriría atrozmente en el bosque y nadie intentaba evitar que se marchara. El anciano sabía que esa chusma, rey incluido, sólo estaban limpiando sus conciencias, enviar al mensajero era como afirmarse que se había hecho todo lo posible por defender la aldea, pero en realidad nadie quería que se salvara, ni el chico ni Bidem. Cada vez quedaba más claro para todo el mundo que Sarberk sufriría un largo asedio y aunque tanto las bodegas como los almacenes estaban repletos y había reservas para casi un año entero de sitio, todos calculaban, todos hacían cábalas para saber cómo podrían vivir más holgadamente en caso de verse sitiados por los demonios. Y en esos casos, contra menos gente hubiese dentro de las murallas, mejor.

Salomón se retorció en sus manos y Margall se sorprendió, pues el diminuto halcón peregrino jamás se había comportado de un modo semejante, levantó la capucha con la que cubría su cabeza y le miró a los ojos, preguntando al animal qué le sucedía tal y como lo haría con una persona. Otros animales no respondían a estímulos semejantes, pero Salomón era especial, se hacía entender mejor que muchos hombres sin necesidad de emitir una sola palabra.

El halcón dirigió su mirada hacia el bosque, después volvió a mirar a los ojos de Margall y una vez más se retorció mientras miraba de nuevo al bosque. Al anciano cetrero no le cupo ninguna duda de lo que el ave quería.

-Ha sido un placer –susurró con un suspiro mientras desataba los correajes que sujetaban las patas del halcón a su guantelete de cuero arañado y viejo.

Una vez se vio en libertad y despojado de cualquier atadura humana, el halcón se elevó por los aires y dedicó un último picado vertiginoso a su viejo amo, después sobrevoló veloz la torre, describiendo veloces círculos a su alrededor y se marchó como un relámpago, atravesando las puertas abiertas de muralla y barbacana antes de que éstas se cerrasen aguardando el alba. Salomón trazó el camino que seguía el caballo de Roland y en unos minutos se encontró volando a pocos metros del aprendiz, aunque ni este ni su montura se percataron de ello.

Los cascos acolchados de su montura levantaban ecos acuosos del profundo foso semivacío, de aguas oscuras y siniestras donde se reflejaba la redondez de la luna, que rodeaba la muralla, el rastrillo de la barbacana estaba subido, con las cadenas que lo sostenían en tensión, preparadas para cerrarse en cuanto él las hubiese atravesado. Los puños levantados y los jaleos de ánimo que le dedicó la guarnición encargada de defender ese primer baluarte de Sarberk, sus gestos acerados y sus ojos adheridos a su figura embozada le indicaron que por mucho que uno sea un cobarde o un inútil siempre será un héroe para aquéllos que te consideren como tal. Roland era un héroe a su pesar, un símbolo frente a los Drauks y el terror que impregnaba los ánimos de toda la fortaleza, un mártir con el que espolear a los soldados.

Una vez a la intemperie, alejado ya de castillo, muralla, foso y barbacana, fuera del alcance la vista de los uyos, ajeno a toda protección e iluminado por la luna el aprendiz de cetrero supo que su error ya no tenía marcha atrás. Ahí comenzó su pesadilla.