25 de enero de 2011

La mala noticia

Al terminar de leer la noticia me estremecí... mis ojos pretendieron llorar, mi cuerpo me pidió un gemido... pero hice lo que casi todos hacemos casi siempre, me olvidé al instante, me encogí de hombros y seguí como si aquello no hubiese existido nunca.