6 de enero de 2011

Mi carta a los Reyes Magos


Queridos Reyes Magos:

Este año he sido regular, porque bueno, bueno, lo que se dice bueno... tampoco lo he sido, pero bueno, podría haber sido mucho peor también... en fin, mejor me callo ¿verdad?

Os escribo esta carta para pediros un par de cosillas sin importancia, nada del otro mundo, pero ahora que llega 2011 y eso... pues que me apetece pediros algo, como todo hijo de vecino. La verdad es que son las tantas de la madrugada y ya estaréis al llegar a mi casa, ahora me voy a dormir, no vaya a ser que os encontréis conmigo en el salón y no me dejéis nada... bueno, tampoco es que esté demasiado lúcido a estas horas, así que, perdonad mi torpeza al redactar.

Bueno, como lo de la Paz Mundial y el Hambre sé que es imposible, porque con tantas veces como os la hemos pedido unos cuantos, si aún no lo habéis conseguido es que sois magos, pero no dioses omnipotentes... pues eso que no os lo pido otra vez, aunque no estaría de más un nuevo intento. Me voy a limitar a pediros salud para todos los míos, con eso casi me basta y me sobra. Pero además, quiero... bueno, quiero muchas cosas y si me pusiera aquí a pediros todo no terminamos. No, me quedo con lo de la salud y con vuestro intento de conseguir que mañana sonrían la mayor parte de niños posible en todo el mundo.

Bueno, ahora que he calentado, también quiero que la musa que me susurra versos y escritos no me abandone nunca, sin ella... bueno, ella mueve una parte muy extensa de mi mundo, así que eso, espero que no se vaya y que esté siempre cerca de mí, aunque no pueda atraparla del todo. Que mi inconstancia me permita acabar una nueva novela y corregir las que tengo aún pendientes.

Y muchas cosa que no os voy a pedir, pero que me dedicaré a soñar. Gracias por vuestra atención, espero que vuestro viaje sea leve y tranquilo. Podría pediros mucho, pero lo iré pidiendo durante años y años, así que (vaya deseo subliminal ¿eh?).

Muchas gracias por leer mi carta, espero que me traigáis algo de lo que os he pedido, yo prometo portarme mucho mejor el año que acaba de empezar.

Hasta otra.