3 de febrero de 2011

Enganchado

Estaba tan enganchado a Internet que no se percató de su propio infarto hasta que la mismísima Muerte le arrancó las manos del teclado y los ojos de la pantalla...