25 de febrero de 2011

Rabia y Vergüenza



Antes de leer este artículo de opinión os recomiendo ver el vídeo que lo acompaña… o mejor aún a cerrar los ojos y escucharlo, solo escucharlo durante los 32 segundos que dura. Si después de eso no os sentís como yo en el titular, mejor no continuéis leyendo. No os merecerá la pena.

Estoy cabreado, estoy ofendido, me siento engañado, me siento humillado, estremecido, aterrado y carcomido por la rabia. Me siento vilmente estafado por nuestros presuntos gobernantes, por su ego infinito y su falta de cordura, me siento robado por este mundo egoísta en el que vivimos. Estoy tremendamente cabreado por lo que nos hacen pasar por algo natural y lógico sin serlo, estoy, definitivamente, indignado porque no haya nadie que haga nada con la velocidad y la contundencia necesarias.

Los pueblos subyugados por los tiranos despiertan, ¡por fin despiertan de la pesadilla en la que sus gobernantes corruptos, con nuestra complicidad, los han sometido a lo largo de los años! Europa se marchó de África y de Asia, liberó sus colonias, abandonó sus ansias imperialistas… pero nunca se marchó del todo de esos países que había gobernado. Las diplomacias continuaron funcionando, nosotros nos aprovechamos de la opresión de esos pueblos, de su malvivir. Gracias a esos tiranos que gobernaban con mano de hierro y ejércitos equipados por los occidentales, nosotros vivimos casi medio siglo mucho más seguros y tranquilos, vivimos en la opulencia, en la abundancia, mientras que ellos eran esclavos de regímenes dictatoriales. Parece que eso se está terminando, que internet ha logrado lo que no lograrían ni cincuenta mesías puestos en fila india, los pueblos oprimidos han degustado las mieles de la democracia desde lejos, han visto cómo vivimos en occidente… y quieren gozar del privilegio de vivir como nosotros, quieren vivir en libertad y comer y no tener miedo de decir una palabra equivocada, de enfadar a alguien equivocado…

Primero fue Túnez, luego Egipto, después Bahreim… todos ellos gobernados por déspotas y ladrones, por dictadores con el apoyo de nuestros gobiernos. Con nuestro apoyo, porque nos venden su petróleo y su gas, porque retienen la inmigración y el terrorismo, porque, supuestamente, contienen el integrismo islámico… porque esos dictadores nos venían de perlas y no nos importaba lo más mínimo cómo viviesen sus pueblos. Pero esto va a cambiar, nos guste o no va a hacerlo, porque ya ha cambiado, porque estos pueblos son capaces de ver, de sentir, de abrazar la libertad. Porque claman por el pan, por la justicia, por la libertad, por la democracia… los jóvenes egipcios que tanto hemos visto por la televisión quieren establecer un Egipto demócrata al estilo de Turquía, un país que está en negociaciones para ser europeo.

La libertad se abre paso a pedradas, llegará. La revolución está en marcha y a occidente le tiembla el pulso. No es capaz de gritar en alto que está con la revuelta, que apoyará la imposición de la democracia, que velará por esta juventud con ansias de libertad, que enviará cuanto haga falta. A occidente le tiemblan las piernas, al menos a sus gobernantes. ¿Por qué no se dice claramente que estamos con la democracia? ¿Que esos países serán apoyados en su transición? ¿Por qué no nos olvidamos por un momento del petróleo, la inmigración…? ¿Por qué no nos olvidamos del dinero y el poder y nos fijamos en las personas, en su padecimiento, en sus ansias?

Nuestro mundo es cruel y egoísta, injusto. Precisamente ahora tenemos la oportunidad de cambiar esto, de convertir nuestro hogar en un sitio mucho mejor, ¿por qué no lo hacemos? Ahora es nuestro tiempo, gritemos que queremos libertad para todos, posibilidades para todos, democracia para todos. Gritémoslo lo más alto posible, para que nos escuchen los tiranos y nuestros propios gobiernos.

Nuestros gobiernos occidentales continúan callados, amedrentados por las turbulencias económicas que podrían sacudir nuestras naciones… aquí, en occidente, ellos peleando por cortar nuestros derechos, por recortarlos todo lo posible y ahora les salen unos países respondones donde volver a empezar ¡no puede ser! Algunos tienen que estar desesperados.

Muchos temen una alianza islámica surgida de estos países, un bloque creado por los integrismos, pero creo que nosotros podemos sofocar ese integrismo aquí y ahora. Para ello necesitamos que todos esos países sepan que estamos con ellos, que defenderemos su lucha pacífica, que colaboraremos a levantar sus casas, que apoyaremos sus ansias de libertad. Es un gesto que deberían dar nuestros gobernantes, lo sé, pero si ellos no lo hacen, ¿para qué estamos nosotros? ¿Por qué no nos lanzamos a la calle para que esto se sepa? ¿Por qué no peleamos por un mundo mejor? ¿Acaso estamos demasiado obnubilados con nuestra placentera vida? ¿Nos tienen tan tremendamente aborregados que no somos capaces de ver esta posibilidad de cambiar las cosas para mejor?

No quiero un mundo en el que los poderosos se reúnan para ver si hacen algo, después de días de no hacer nada mientras un país se desangra. No quiero que nuestros gobiernos mantengan dictadores, quiero un mundo mejor. Quiero un mundo en el que mi hijo se pueda sentir orgulloso del legado que le estamos dejando y no un lugar en el que temer al prójimo.

Podemos hacerlo, lo presiento. Ahora es el momento de intentarlo al menos. ¿Te vas a quedar en casa o vas a gritar a todos estos luchadores pacíficos que en occidente cuentan con los mejores aliados posibles?

Me gustaría saber dónde están ahora los que nos metieron en Irak o Afganistán con la excusa de llevar la democracia a esas gentes, ¿por qué siguen callados? ¿Por qué nos callamos todos? ¿Por qué no exigimos a nuestros gobiernos que se muestren contundentes y que actúen? ¿Tan poco nos importa?

Mientras no nos movamos, mientras sigamos siendo borregos preocupados por el precio de su gasolina o por tener este o aquel capricho, en vez de pensar en la gente que lucha por su libertad, seguiremos escuchando sonidos tan desagradables como el del vídeo. Dará igual el país o el lugar del mundo, seguiremos escuchando gritos de terror que nos seguirán haciendo destilar rabia y vergüenza.

3 comentarios :

OSCURA FORASTERA dijo...

Y después de ver este vídeo y leer las imágenes, los habrá que se pregunten... ¿Y si lavo el coche mañana?
Indignante pero real.

Un corazón enamorado dijo...

Habría tan solo que agregar que Europa también se alejó de América donde dejó rastras de daños a los que hoy vira la espalda. pero eso es merecedor de otro buen artículo como este.

Javi dijo...

Gracias a las dos por vuestros comentarios. Y sí, América precisaría de otro artículo y otras protestas...