25 de marzo de 2011

Asco de Mundo


¿Podría ser peor de lo que veía? ¿Podía todo acabar siendo peor? No era posible. El mundo había sido destruido de una manera brutal, atroz. Los escasos supervivientes se arracimaban en casas mugrientas y oscuras, intentando ocultarse de los "Otros", la mayoría de las veces sin lograrlo. No había electricidad, ni agua corriente, ni comodidad alguna. Encontrar el sustento diario era una hazaña...

‎...y cuando se hallaba siempre era escaso. La Tierra era una ruina y los caminantes que llegaban de lugares lejanos, exhaustos y moribundos, siempre contaban que habíamos tenido suerte, que nosotros al menos disponíamos de bazofia que llevarnos a la boca, ¿cómo podría ser peor? Ya no había prensa ni información, ya no había entretenimiento, los hombres éramos una manada más a la búsqueda de la supervivencia...

¿Podría ser aún peor? Era evidente que no. El mundo era un completo desastre y los hombres no sobreviviríamos al próximo invierno. O moriríamos de hambre o de inanición... y sin embargo, cuando un tipo alto y desgreñado vestido con una camiseta de Iron Maidem me empujó levemente y me dijo con su aliento a cerveza caliente que me moviese, supe que sí, que podía ser aún peor... el mundo seguía igual que siempre, pero el que estaba en la cola del Paro era yo... ¡vaya una mierda!

¡Asco de mundo!