22 de abril de 2011

Arkham Renacido

En el mundo de la literatura hay lugares que cualquiera podría conocer con tan solo oírlos nombrar. Algunos de esos lugares son acogedores y emanan cierto aire de protección, son cercanos y amables, hermosos por naturaleza... otros son oscuros y tenebrosos, ardientes o gélidos, siniestros... hay nombres que te hacen temblar con su mero recuerdo literario.

Arkham es uno de esos lugares. Es uno de esos edificios que uno nunca olvida y que cualquier buen aficionado a los tebeos recuerda a la perfección con todo lujo de detalles. Es el manicomino de Gotham City, donde Batman lleva a los villanos perturbados con los que se enfrenta día tras día en su ciudad vestida de traje gótico y siniestro. Arkham es un manicomio, pero además es una cárcel de máxima seguridad donde terminan todos los enemigos de Batman, porque todos están desquiciados. Sin embargo, su diseño y gestión parecen sacados de una novela de Lovecraft, no es un lugar agradable, ni siquiera tras la protección de las hojas de un tebeo del murciélago detective.

En uno de los últimos tebeos de la serie regular, Batman sufrió lo indecible a causa de una organización criminal que intentó hacerle enloquecer y que llegó a conseguir que Bruce Wayne se cuestionase eso de dejar el manto de su alter ego... de hecho, lo dejó por un tiempo y todo el Universo DC pensó que Bruce había pasado a mejor vida... bien, uno de los primeros sitios en ser utilizados por esa organización para enfrentarse a Batman fue Arkham... que acabó destruido.

Sin embargo, el asilo más famoso del mundo del tebeo acaba de renacer de sus cenizas, erigido (con fondos de la Fundación Wayne y con los planos de su fundador original) por un descendiente directo del primer director del manicomio, Jeremiah Arkham. Un renacimiento que no será como todo el mundo espera.

Creo que no digo nada nuevo si os cuento que las historias de Batman son de mis favoritas, su oscuridad, esa relación odio-comprensión del héroe frente a los villanos, esa delicada frontera de la locura y esos malos tan currados son lo que hacen de este personaje de la DC Cómics, uno de los más divertidos de leer y de seguir. Con Arkham Renacido tenemos los mismos ingredientes que de costumbre, aunque esta vez, traspasaremos esa delgada línea que separa locura de realidad. Un estupendo tebeo que nos devuelve uno de los lugares míticos del mundo de los tebeos, un sitio en el que a nadie le gustaría estar, ni dentro de las celdas... ni fuera.

No os lo perdáis, es buenísimo.