5 de julio de 2011

El palacio de los espejos

Peter V. Brett

El hombre tatuado y sus compañeros tendrán que enfrentarse a una nueva raza de demonio, más inteligente y mortífero de lo que jamás habían conocido.

Durante cientos de años los demonios han sido dueños de la noche. Sin embargo, ahora los hombres han recuperado los antiguos grafos de combate para enfrentarse a los abismales.

Pero los demonios también juegan sus cartas y vigilan de cerca a Jardir de Krasia y Arlen del norte; uno autoproclamado Liberador; el otro elegido, contra su voluntad, por su propia gente.

Tras la conquista de Fuerte Rizón por parte de los krasianos, Arlen y sus compañeros deberán unir a las fuerzas del norte para enfrentarse a un enemigo común: el ejército de Jardir. Mientras, los príncipes abismales preparan el terreno para la gran batalla y la extinción de la raza humana.


Opinión personal


Hace poco que hemos hablado de "La lanza del desierto", la segunda parte de esta genial saga fantástica que me está haciendo descubrir nuevos horizontes en el mundo de la literatura que más me gusta. Así que no tengo mucho que decir salvo que estoy gratamente impresionado Si alguien me preguntase en el futuro por qué me gusta la fantasía, le remitiré a esta saga literaria para que sepa por qué me gusta. Es un placer leer cuando tienes a tu alcance libros como este.

Al hablar de "La lanza del desierto" comenté que la historia se había detenido relativamente para presentarnos a un nuevo personaje y que creía que la tercera parte retomaría la acción desorbitada y la emoción del primer tomo (El hombre marcado", que son sinónimos de esta "Saga de los demonios" tan espectacular, pensaba también que la saga concluiría con este tercer volumen del que hablamos hoy. Pues bien, la historia vuelve por sus fueros. Nos emociona, nos devuelve a personajes y escenarios de los que nos enamoramos en el primer tomo y no solo eso, sino que regresa a esa acción tan espectacular y nos presenta nuevos peligros, nuevas aventuras y nuevas perspectivas de la historia. No me equivocaba, la historia vuelve a coger velocidad y se vuelve vertiginosa por momentos, siempre espectacular y está repleta de grandes dosis de acción que nos obligan a seguir leyendo hasta el final sin descanso... casi a uno le entran ganas de coger un arma y salir por ahí a matar demonios... porque cualquier persona les vendrá bien a los valientes que se enfrentan a la noche sin descanso, algo que veremos en los siguientes números. Sí, porque en esto sí que me equivoqué (lo que me ha encantado), "La saga de los demonios" no concluye en esta tercera parte y sin miedo a equivocarme, creo que se le puede sacar varios números más sin desgastarlo, porque es de un tamaño y una magnitud impresionantes.

En este número, Arlen (el prota) vuelve a sus orígenes, regresa a casa y aunque reniegue de su pasado, terminará descubriendo que solo siendo él mismo será capaz de vencer a los demonios, si es que eso es posible algún día. Por otro lado, la guerra sigue en Thesa, los krasianos, bajo las órdenes de Jardir siguen desafiando tanto a demonios como a humanos, sin que haya nadie capaz de detener su avance sin freno... salvo el propio Arlen.

Este libro vuelve a ser tan espectacular como el primero y aún más, porque ya conocemos y queremos a sus personajes, porque ya hemos tomado partido, porque ya sabemos qué se juega cada uno de los protagonistas de la serie y porque empezamos a descubrir que el poder de los demonios es muy superior al que nadie sospechaba... ¡qué gran saga se ha sacado de la manga Peter V. Brett! 


Sin duda, estamos ante una de las series de fantasía épica más grandes e impresionantes de la última década, un futuro clásico de la literaura fantástica que no os podéis perder, porque tiene trazas de serie de éxito enorme.

Yo, sencillamente, soy fan de esta saga literaria y espero leer todos y cada uno de sus títulos. No os la perdáis, porque es de lo más impresionante que he leído en años. En serio.