18 de julio de 2011

Prima de Riesgo

Yo tenía una prima de riesgo, por desgracia ambos crecimos... ella se casó con un abogado con muy malas pulgas y yo con una profesora de ciencias con la que ya no me hablo. Nuna conseguí besarla. Ahora solo coincidimos en las reuniones familiares. Nunca pasamos de las miradas y las hormonas revueltas.

¡Qué lástima!