8 de octubre de 2011

No hay más sordo que el que no quiere escuchar...


Siempre daba consejos de cómo se debía vivir la vida y cuando quiso vivirla él mismo, se dio cuenta de que había malgastado el tiempo dando consejos a los demás.