12 de febrero de 2012

El Turista

Quiso viajar por el mundo, correr a través de tierras inhóspitas e inexploradas, transitar por desiertos, subir las más altas montañas, atravesar mares y océanos... pero siempre buscaba hoteles occidentales, fuese donde fuese. Nunca trataba con los habitantes de los países que visitaba, tampoco se preocupaba por lo que ocurría allí, se limitaba a seguir los circuitos establecidos, sin impregnarse nunca de los olores ni los sabores de las tierras que pisaba.

Y recorrió millares de kilómetros, hasta dar varias vueltas a la Tierra en sus viajes... pero en realidad nunca salió de su hogar.

Siempre estuvo en el mismo sitio.