13 de abril de 2012

El Planeta Oidem

En el planeta Oidem el clima y la naturaleza eran crueles y bondadosos al mismo tiempo. El año completo duraba 300 días. Durante 150 días, la lluvia, el calor y el clima contribuían a que el hemisferio norte viviese cómodamente, con toda clase de alimentos entregados por la propia tierra. En esa mitad del año, los habitantes del hemisferio sur vivían en un árido desierto en el que apenas se podía subsistir.

Sin embargo, al pasar esos primeros 150 días todo cambiaba de la noche a la mañana. El norte se secaba por completo y la naturaleza parecía desaparecer como por arte de magia para viajar al sur. Eran muchas las gentes del norte de Oidem que morían en aquellos días de penuria, acostumbrados como estaban a ser ricos y a vivir con toda suerte de comodidades y muchas las gentes del sur que no sabía qué hacer con tantos bienes recibidos de golpe.

Durante milenios esto fue así y nadie luchó por evitarlo. Si ocurría era que los dioses así lo estimaban oportuno. Fue un niño que vivía en la frontera entre ambos hemisferios quien tuvo la ocurrencia de llevar bienes del norte al sur o del sur al norte según crecían para que unos amigos de cada lado del mundo no sufriesen calamidades. Por suerte para Oidem, las autoridades se enteraron de estos hurtos y decidieron imitar al muchacho. Hoy, Oidem es un pueblo donde el norte trabaja en tiempo de bonanza para dar de comer al sur y el sur lo hace en su momento para dar de comer al norte. Un mundo feliz al fin y al cabo, donde todos se esfuerza por el bien de los demás.

1 comentarios :

La atalaya de la bruja dijo...

He estado leyendo tu blog y en mi humilde opinión te creo merecedor del premio Liebster Blog. Felicidades!

http://laatalayadelabruja.blogspot.com.es/2012/04/novedades-y-agradecimientos.html