El blog de Javier Fernández Jiménez

Microrrelatos en 3 Capítulos

Textos locos, sinuosos, extraños y aventureros surgidos de estados de Facebook

Poesía

Pues sí, también escribo algo de poesía...

Artículos de Opinión

A veces no está mal eso de reflexionar un poco y contar aquello que crees... ¿no?

#MalditaGuerra

Porque la guerra siempre es una equivocación

Una década en la prensa comarcal

Impulsando la Cultura de la Sierra Oeste de Madrid desde el Periódico A21

La Radio, un elemento de cambio

Trabajando desde la Radio para cambiar el mundo

La Noche del Cetrero

Disfruta de una gamberrada literaria con fantasía, sangre y criaturas monstruosas

La Gran Aventura de Sir Wilfredo

Adéntrate en Telluón y disfruta de una aventura de princesas y caballeros... diferente

El Solitario

El Oeste Americano puede resultar un lugar divertido... ¡y peligroso!

29 de enero de 2012

Junto al Támesis


Llueve. Siempre llueve junto al Támesis. Vuelvo a mojarme, a encogerme bajo mi capa, a caminar tambaleante, iluminado por la luz de los faroles que se asoma tras los jirones de niebla. Vuelvo a buscarla cada noche. Desde el día que la vi asomada tras la hiedra y los cristales. Triste, pálida, enferma… la mujer más hermosa que jamás he contemplado. Solo la vi aquella noche, pero sigo buscándola entre la niebla y la lluvia cada nueva medianoche. Con la esperanza de que ella me vea también a mí, con la esperanza de, esta vez, no ahogarme en la caída.

22 de enero de 2012

Sangre de Poeta

El poeta quiso desgarrarse en sus escritos, desangrarse lentamente en cada rima y puso tanto empeño en conseguirlo que sus hojas terminaron empapadas con su sangre. Al escribir el último verso, su alma abandonó por fin su coraza de piel y entrañas, como siempre había escrito que pasaría... Y por fin fue libre de las cadenas que durante años y años lo habían mantenido apresado en el papel.

12 de enero de 2012

Una sonrisa desconocida


Esta mañana he vivido una alegría.

Una mirada pizpireta y divertida
asomada sobre el arrebol de las mejillas
y bajo un cálido un gorro de lana
cabellos rubios iluminando la mañana
y más abajo
una aún más cálida sonrisa.

Una mujer desconocida en una calle,
su cuerpo, albergado en un abrigo,
caminando sonriente,
transitoria visión en la calleja
desafiando el gris invierno,
el hielo de un enero congelado.

Un rayo de sol parapetado
me ha dedicado una sonrisa
y en esta mañana gris un simple cabeceo,
no ha sido gran cosa
y sin embargo me he sentido en ese instante
extrañamente afortunado
receptor de un regalo largamente codiciado.