22 de febrero de 2014

Caver


No me llamaron aquel día
tampoco me habían escrito antes
aunque se lo pedí, aunque lo prometieron…

entonces no le di mucha importancia
más tarde supe que la tenía,
yo era, soy, mucho más que una camiseta desgastada de Brasil
que unos chistes repetidos
que unas risas…
no lo supieron ver entonces,
creo que muy pocos lo ven ahora…

gracias a ellos, en parte, emborrono este cuaderno
con garabatos azulados
(aunque en el ordenador o en estas páginas no puedan verse),
gracias a ellos, en parte,
sigo buscando en mis recuerdos
algo más que unos colegas…