29 de marzo de 2014

Querubines

Un día se dieron cuenta en el Cielo de que hacían falta más ángeles, pero no ángeles adultos, de esos que son tan guapos y tan rubios… no, hacían falta ángeles de verdad: pequeños, regordetes, juguetones, sonrientes, traviesos… el día en el que se dieron cuenta supieron que en la Tierra habría gente que lloraría por esos niños que tenían que convertirse en ángeles, pero ellos no podían hacer nada, las cosas eran así y aquellos ángeles hacían falta… tampoco es que importara mucho, se decían los que mandaban en el Cielo, si al final todos se encontrarían tarde o temprano, porque nadie se quedaba para siempre en la Tierra, nunca ha habido nadie que se quede en ella para siempre. Y dicen que es verdad, que cuando tengamos que marcharnos de la Tierra nos encontraremos acompañados por un montón de ángeles risueños y traviesos que nos llevarán de la mano con una sonrisa… aunque esa, amigos, es una historia que os será contada en otra ocasión.