12 de abril de 2014

Dibujos y letras


Él era escritor, ella ilustradora… se conocieron en una cafetería donde él había pedido un café con leche y ella un vaso de leche con café. A él le gustaba escribir historias tristes y grises, a ella le gustaba dibujar colores muy vivos y caritas siempre sonrientes. Estuvieron hablando durante horas y horas, tantas que a cada uno se le pegó un poquito de los gustos del otro –hay quien dice que eso fue porque al final de esa tarde, al despedirse, se dieron un largo beso-, el caso es que desde ese día las historias de él eran un poco menos grises y tenían algunas sonrisas y las ilustraciones de ella eran menos coloridas y a veces menos sonrientes… muy pronto se hicieron novios y contaron muchas cosas juntos, aunque esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.