7 de agosto de 2014

De ojos y escotes


En un arrebato, la chica le dio una sonora bofetada al chaval, ¿pues no le miraba a los ojos el muy idiota?, ¿para qué narices se había ella ajustado el escote con tanto cuidado y tanto esfuerzo? ¡El mundo estaba lleno de imbéciles!